Almería

Un estudio identifica las especialidades formativas más demandadas en Almería

  • Entre las 241 ocupaciones y 50 especialidades altamente demandadas que se han localizado en el informe destacan el montaje de sistemas de automatización industrial, las ventas, la manipulación de alimentos, las actividades auxiliares en agricultura y jardinería y los servicios de bar y cafetería

Un estudio de Empleo identifica las especialidades formativas más demandadas en Almería

Un estudio de Empleo identifica las especialidades formativas más demandadas en Almería

El secretario general de Ordenación de la Formación, Javier Loscertales; la delegada de Gobierno, María Isabel Sánchez; y el delegado territorial de Empleo, Formación, Trabajo Autónomo, Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades, Emilio Ortiz, han presentado hoy el ‘Estudio de detección y análisis de necesidades formativas de Almería’, que identifica las principales especialidades formativas demandadas por el tejido productivo provincial y su relación con las ocupaciones con mayor capacidad de generación de empleo, así como las necesidades de formación transversal en los principales sectores económicos.

En la elaboración de este estudio, disponible en el enlace https://juntadeandalucia.es/export/drupaljda/necesidades_formativas_ALM.pdf, han participado 448 personas y 383 entidades de la provincia. Se han analizado los resultados de 426 encuestas a empresas, las conclusiones de 35 reuniones de trabajo y 46 entrevistas a informantes clave. El trabajo ha detectado 241 ocupaciones y 50 especialidades formativas consideradas como altamente demandadas por el mercado laboral almeriense, que van a centrar la próxima programación de Formación Profesional para el Empleo en Almería.

El secretario general de Ordenación de la Formación ha destacado que con los estudios de necesidades formativas regional y provinciales “instauramos un procedimiento de trabajo colaborativo con la sociedad, los empresarios, los sindicatos y todo tipo de agentes para tener información de primera mano sobre las demandas de cualificación, para ajustar las acciones de Formación Profesional para el Empleo y dar una respuesta más cercana a la realidad del mercado laboral”. Asimismo, ha destacado “la apuesta de la Consejería de Empleo por reactivar la formación, la política activa de empleo mas importante”, recordando que ha supuesto en Andalucía una inversión de 150 millones de euros en dos años frente a los 8 millones de 2018.

Acerca del estudio provincial, Javier Loscertales ha explicado que destacan las especialidades formativas relacionadas con los principales sectores económicos de Almería como la agricultura, el turismo y hostelería, la logística y el transporte. También ha señalado que “la pandemia ha dado un giro a las necesidades formativas de las empresas y ha surgido como materia transversal en prácticamente todas las actividades la digitalización”.

La delegada de Gobierno ha señalado que “este estudio permitirá saber hacia dónde dirigir la FPE para que ésta cumpla su doble objetivo: mejorar la empleabilidad de las personas en desempleo y el desarrollo profesional de los trabajadores y ocupados y aumentar la competitividad de las empresas al responder a sus necesidades de personal cualificado y con las competencias que hoy exige el tejido productivo”. El delegado territorial, quien ha presentado las conclusiones y metodología del estudio, ha agradecido a las personas y entidades participantes -especialistas sectoriales, informantes clave y expertos- su colaboración, así como “al equipo provincial que durante casi un año ha dado lo mejor de sí para hacer un estudio útil que sienta las bases de la nueva Formación Profesional para el Empleo en Almería”.

“Hemos desarrollado un método robusto, científico y riguroso, pero a la vez flexible para evolucionar en paralelo al mercado laboral y sus cambios, y que nos permitirá adelantarnos a las necesidades futuras y planificar la formación”, ha asegurado Emilio Ortiz, quien ha recordado que esta metodología arrancó en 2019 con el encuentro provincial ‘Potenciando el Binomio Formación-Empleo’, del cual se obtuvieron, a través de grupos de trabajo organizados en mesas sectoriales, “informes que ya nos dieron pistas para comenzar a ofertar, mediante licitación pública, acciones formativas que ya están respondiendo a las demandas de las empresas de Almería”.

En este sentido, ha recordado que en Almería se han programado 286 cursos, con una inversión superior a 5,2 millones de euros para formar en 226 especialidades distintas a 4.320 personas. Estas acciones formativas se centran en los principales sectores de la provincia, como la agricultura, la hostelería, el comercio, el turismo, la logística o la construcción, y en algunos emergentes como el 5G. Además, se han diseñado programas específicos para jóvenes desempleados; cursos de docencia de la Formación Profesional para el Empleo; de materias transversales necesarias para cada vez más puestos de trabajo, como idiomas y competencias digitales; y formación en competencias clave para facilitar que personas desempleadas con escaso nivel académico puedan acceder a los niveles formativos más altos.

Previamente a la elaboración del estudio de necesidades formativas, se han creado grupos de trabajo multidisciplinares a nivel regional y provincial, integrados por administraciones, entidades y agentes sociales. El equipo de Almería ha estado compuesto por personal técnico de la Delegación Territorial, la Dirección Provincial del SAE, Andalucía Emprende y representantes económicos y sociales de la provincia. El trabajo ha comenzado con el análisis del mercado laboral almeriense para identificar los sectores productivos más representativos y las tendencias actuales. A continuación, se ha trabajado en la detección y análisis de las necesidades formativas, para efectuar después una correspondencia entre las ocupaciones más demandadas y las especialidades formativas requeridas para ocupar esos puestos. También se ha analizado la percepción que se tiene de la FPE y las mejoras necesarias. El estudio ha pasado por dos procesos de validación, una interna y otra externa, con expertos a los que se ha consultado para verificar la información recabada.

El trabajo ha comenzado con el análisis del mercado laboral almeriense para identificar los sectores productivos más representativos y las tendencias actuales. A continuación, se ha trabajado en la detección y análisis de las necesidades formativas, para efectuar después una correspondencia entre las ocupaciones más demandadas y las especialidades formativas requeridas para ocupar esos puestos. También se ha analizado la percepción que se tiene de la FPE y las mejoras necesarias. El estudio ha pasado por dos procesos de validación, una interna y otra externa, con expertos a los que se ha consultado para verificar la información recabada.

Para identificar los sectores productivos más importantes de Almería se ha analizado la evolución de las contrataciones de 2017 a 2019 y su distribución territorial, teniendo en cuenta además los cambios que ha supuesto la pandemia. El estudio revela 22 actividades económicas generadoras de empleo en la provincia, entre las que destacan la agricultura, la hostelería, el comercio, la construcción, las actividades sanitarias y de servicios sociales, el transporte y almacenamiento, las actividades administrativas y servicios auxiliares, servicios educativos, las actividades recreativas, las energías renovables y las industrias de la piedra y auxiliar agrícola.

Ocupaciones con dificultades para encontrar a personal cualificado

Dentro de estos sectores se han detectado 241 ocupaciones, de las que 44 tienen buenas perspectivas de empleo a corto y medio plazo. Diez de ellas se han señalado como ocupaciones con dificultades para encontrar personal cualificado o que requieren formación: profesionales de la publicidad y la comercialización, agentes y representantes comerciales, empleados administrativos, vendedores en tiendas y almacenes, mecánicos ajustadores de vehículos y de maquinaria agrícola e industrial, profesionales de ventas técnicas y médicas, peones agrícolas, profesionales de la enseñanza y técnicos de control de calidad de ciencias físicas, químicas e ingenierías.

El 40% de las especialidades formativas detectadas se concentran en ocho áreas profesionales: agricultura, formación y educación, restauración, compraventa, sistemas y telemática, marketing y relaciones públicas, actividades físico deportivas y recreativas y gestión ambiental. Además, se ha detectado un proceso de industrialización y automatización en la agricultura y las industrias auxiliar agrícola y de la piedra natural, y otro proceso de digitalización en la administración y el comercio, por el auge del comercio online.

Especialidades formativas más relevantes

Por otra parte, se ha realizado una correspondencia entre las 275 especialidades formativas más relevantes en Almería y las ocupaciones con mayor capacidad generadora de empleo, destacando 50 especialidades que vienen a responder a necesidades detectadas en comercio, agricultura y hostelería, principalmente. Algunos ejemplos serían ‘Montaje y mantenimiento de sistemas de automatización industrial’, ‘Actividades de venta’, ‘Gestión comercial de ventas’, ‘Actividades auxiliares en agricultura’, ‘Actividades auxiliares en viveros y jardines’, ‘Servicios de bar y cafetería’, ’Automatismo con control programable’, o ‘Agricultura ecológica’. También está entre las diez primeras especialidades destacadas ‘Montaje y mantenimiento de instalaciones eléctricas de baja tensión’.

Asimismo, se han detectado especialidades de carácter transversal como ‘Manipulador de alimentos’, necesaria en ocupaciones relacionadas con hostelería, agricultura y comercio; ‘Diseño y modificación de planos en 2D y 3D’; ‘Actividades de gestión administrativa’, ‘Formación en competencias personales para el empleo’ y ‘Docencia de la Formación Profesional para el Empleo’, necesarias por la reactivación de la FPE.

Necesidad de profesionalización en los principales sectores

En general se ha encontrado una demanda de profesionalización de los perfiles en todos los niveles de los distintos sectores. Así, en agricultura se necesitan peones especializados, personal con conocimientos de agricultura ecológica o de economía circular, de viverismo, control de plagas o control de calidad. En el comercio se requiere a personal de atención al público con idiomas y conocimientos de comercio online, además de trabajadores de marketing y compraventa internacional o la ciberseguridad.

Esta necesidad de profesionalización se ha detectado también en hostelería y restauración, sectores que también demandan en sus trabajadores conocimientos de idiomas y donde la mayoría de especialidades más demandadas responden a certificados de profesionalidad. En el sector turístico destaca la tendencia hacia actividades de turismo activo, cultura y de aventura, con el auge de ocupaciones como instructor de actividades deportivas o monitor de actividades recreativas o guías de actividades tanto deportivas en el medio natural como culturales.

En transportes y logística, la ocupación más demandada es conductor de camiones. También se requieren empleados de oficina y de logística y transporte. En energías renovables, destaca el montaje y mantenimiento de instalaciones solares fotovoltaicas y térmicas. En el sector de la piedra natural, las especialidades relevantes son las de elaboración de piedra, programación y manejo de máquinas de control numérico y las relacionadas con la automatización y la mecánica de maquinaria industrial. Se han detectado también especialidades formativas transversales, requeridas por todos los sectores, como prevención de riesgos laborales, actividades de gestión administrativa y excel avanzado y Power BI.

El estudio también ha identificado 50 especialidades formativas de prioridad media, entre las que figuran empleados administrativos, programador informático, trabajadores de industrias cárnicas o de conservas, aplicación de economía circular a la construcción, técnicos en educación especial, gestión y mantenimiento de árboles y palmeras ornamentales, seguridad e higiene en industria alimentaria y especialidades relacionadas con la gestión empresarial y de recursos humanos.

Necesidades formativas de personas trabajadoras ocupadas

En este trabajo se han analizado también las especialidades formativas más demandadas para las personas trabajadoras ocupadas y se han revelado algunas que no están cubiertas. Por ejemplo, ecoturismo e inglés profesional para el turismo; I+D+i en la industria agroalimentaria; domótica y sensórica aplicada a la agricultura, o usuario profesional de productos fitosanitarios; operaciones de maquinaria autopropulsada de construcción; automatización en la gestión de agua y energía; transporte de mercancías peligrosas; envejecimiento saludable; o la especialidad transversal para implantar planes de igualdad en la empresa.

El estudio ofrece también una visión general de las competencias que tienen las personas desempleadas y trabajadoras ocupadas en Almería e identifica sus intereses. La Formación Profesional para el Empleo se considera útil para la inserción laboral y un complemento a la formación reglada, además de interesante para el reciclaje profesional y la formación continua. Se valora positivamente que la FPE aporte una acreditación oficial de las competencias mediante los certificados de profesionalidad. El nivel de motivación de las personas desempleadas para participar en acciones formativas es alto, aunque muchas de estas personas conocen poco la FPE, y el 61% tiene estudios básicos o carece de ellos, lo que apunta a la necesidad de reforzar la adquisición de competencias básicas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios