Coronavirus en Almería Estudiantes de la UAL se quejan de la falta de distancia en los autobuses a la universidad

  • El Consejo de Estudiantes pide que se cumplan las medidas para evitar contagios

Estudiantes sin la suficiente distancia social en el autobús de la universidad. Estudiantes sin la suficiente distancia social en el autobús de la universidad.

Estudiantes sin la suficiente distancia social en el autobús de la universidad. / Aula Magna

El Consejo de Estudiantes de la Universidad de Almería (CEUAL) ha pedido al Ayuntamiento de Almería y a Surbús “que pongan los recursos que hagan falta para que se cumplan las medidas de seguridad para prevenir el contagio de COVID-19 en el transporte público de la capital”. Así lo ha expresado su presidente, José Ramón García Túñez, que se hace eco de una información publicada por Aula Magna en la que la Delegación de Estudiantes de Humanidades se quejaba de la falta de distancia en el autobús que une la ciudad con la universidad.

García Túñez pide que se actúe de inmediato pues “de nada sirve el esfuerzo tan grande que estamos haciendo toda la comunidad universitaria de la UAL si luego viajamos hacinados en los autobuses”.

La información publicada el pasado 7 de octubre por Aula Magna recoge el testimonio de una estudiante del Doble Grado de Filología Hispánica y Estudios Ingleses de la UAL que relata un viaje en uno de estos autobuses. Fue en torno a las 14:00 horas del 5 de octubre, cuando volvía a casa tras las clases coincidiendo con la hora punta de más afluencia de viajeros. Momento en el que en la parada de autobús del campus “se ha armado una locura, como si no hubiera COVID, con todo el mundo agolpado frente a la puerta del bus”, relata.

Aglomeración en la zona central del autobús de la Universidad. Aglomeración en la zona central del autobús de la Universidad.

Aglomeración en la zona central del autobús de la Universidad. / Aula Magna

M.R. consiguió un asiento dentro del autobús pero asegura que “la gente estaba encima mía; muchos iban agarrados a las barandillas e incluso en la puerta de salida”. Por ello cree que la distancia social era insuficiente por lo que había “poca seguridad”. “No sé el aforo que tendrán los autobuses, pero si no sobrepasaba lo dictaminado, la verdad que me da vergüenza”, señala M.R. a Aula Magna, apuntando que “el conductor pedía a las personas que se echasen para atrás”.

En este sentido, el periódico universitario señala que Surbús, la empresa concesionaria del servicio de transporte urbano de Almería, publicó a comienzos de septiembre un aviso señalando que “aunque pueden ocuparse todos los asientos, sigue activo un máximo de aforo” que limita a 45 usuarios los autobuses de 12 metros y a 70 los de 18 metros; los dos modelos que llegan al campus.

La Delegación de Estudiantes de Humanidades denunció la situación ante Surbús. La empresa afirma que contactó con el conductor en cuestión e indicó que el autobús “salió de la UAL con 42 pasajeros, bajándose y subiéndose usuarios sin llegar a completar el aforo”. Aseguran que el límite de aforo “es algo que los compañeros llevan de una manera muy rigurosa”.

No obstante, el colectivo estudiantil echa en falta gel hidroalcohólico en la entrada del bus (pues los usuarios tocan las barras y botones) y lamentan la falta de concienciación por parte de algunos estudiantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios