DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Coronavirus Almería

Fernández-Pacheco: "Se está produciendo un efecto llamada y no podemos atender a más personas sin hogar de otros lugares”

  • El Centro de Acogida colapsado y el recién habilitado Albergue Inturjoven está también completo. El alcalde de Almería explica la situación y reclama ayuda para habilitar centros en municipios estratégicos en esta entrevista

Ramón Fernández-Pacheco, alcalde de Almería Ramón Fernández-Pacheco, alcalde de Almería

Ramón Fernández-Pacheco, alcalde de Almería / Javier Alonso

Con su mujer, sus dos hijos pequeños, el perro y una gata. Confinado en su domicilio, como el resto del país, el alcalde de Almería accede a una entrevista atípica mediante videollamada, un paréntesis para Ramón Fernández-Pacheco en la gestión diaria de la ciudad, en una situación extrema, que afronta teletrabajando. Recarga el móvil. Lleva dos baterías consumidas.

–¿Cómo funciona un alcalde desde su domicilio?

-Me he preparado un pequeño despacho en casa y prácticamente no salgo de aquí. Hago videoconferencias por la mañana temprano todos los días: me reúno con los jefes de servicio, los jefes de personal, concejales y también con el equipo de comunicación del Ayuntamiento y resolvemos los asuntos que van surgiendo a lo largo del día, que no son pocos. Vamos saliendo bastante bien, la gente está muy implicada y estamos teniendo una respuesta, en líneas generales, muy positiva por parte de los trabajadores del Ayuntamiento, que entienden las circunstancias, tanto los propios del Consistorio como los de las empresas municipales.

 –Almería no está vacía: está llena de responsabilidad, es el bonito lema del vídeo que ha lanzado el Ayuntamiento, ¿para agradecer el comportamiento ciudadano o para apelar precisamente a las conciencias porque se haya detectado un exceso de movimiento en la calle?

-Llevo muchos días en mi casa, solo salgo con el perro a tirar la basura y ya está. Fui, sin embargo, a mi despacho porque me habían pedido realizar una entrevista de televisión desde allí y la imagen de las calles de Almería totalmente vacías es impresionante. En líneas generales, la gente está respetando el confinamiento. No sería justo decir que los almerienses no se lo están tomando en serio. 

-Estamos en el ecuador del confinamiento decretado, ¿le preocupa que los almerienses empiecen a desesperar y que aumenten las salidas en la calle?

-No podemos bajar la guardia. Por eso vídeos como el que hemos lanzado son importantes. Todos estamos hartos de esta situación. Yo el primero, que no le quepa duda. Tantas horas de trabajo en casa, con la familia, niños peleándose... Lo que le ha pasado ahora mismo a usted –una peineta del niño y risas se cruzan en la videollamada–... Es difícil. Por eso hay que ser machacones en la importancia de quedarse en casa. No hemos llegado al pico de la famosa curva de contagio, y es fundamental bajarla. Depende de los profesionales sanitarios y de las Fuerzas de Seguridad del Estado, y depende también de lo que se nos han pedido: quedarnos en casa.

–Los primeros días de la cuarentena la actitud de las Fuerzas de Seguridad fue pedagógica, ¿ha dado instrucciones a la Policía Local para multar sin excepciones en el caso de que no se respete el Real Decreto? ¿Cuántas multas contabiliza la capital ya?

-Cada día las actas que va levantando la Policía Local van disminuyendo. Por ejemplo, el martes se levantaron 50 y el miércoles solamente fueron 33, lo que significa que, poco a poco, va calando y ese pequeño porcentaje de almerienses que no estaba respetando el estado de alerta, o que no eran conscientes de la importancia que tiene el respetar las medidas, es menor. La Policía Local está haciendo su trabajo, con absoluta profesionalidad y coordinada con el resto de operativos. No está haciendo la vista gorda, está multando a todo el que tiene que multar, porque esto no es ninguna broma. Una persona irresponsable no solo está poniendo en riesgo su salud, sino también la de los demás. Si hay que levantar acta, se levanta. No hay más.

–Si un ciudadano tiene que hacer papeleo, por ejemplo, un certificado de empadronamiento por la defunción de un familiar, ¿le atiende el Ayuntamiento o la actividad actual está volcada en el conoravirus ?

-Los funcionarios no están de vacaciones, están operativos a través del teléfono y el ordenador. El Ayuntamiento sigue funcionando con una centralita que atiende las llamadas y las deriva al servicio adecuado. Cada uno está intentado ayudar de acuerdo a las posibilidades existentes. Estamos tramitando la dotación de todas las licencias necesarias para el teletrabajo. Lo teníamos implementado, pero no para toda la plantilla. Teníamos unas 50 licencias para todo el Ayuntamiento, como algo muy excepcional. ¿Quién iba a prever que nos íbamos a encontrar en esta situación de mandar a todo el Ayuntamiento a su casa? Los servicios municipales se siguen prestando y los plazos administrativos se han suspendido por el Real Decreto. No podemos licitar una obra, se ha paralizado, pero la administración rutinaria se sigue ofreciendo en la medida de lo posible.

–Las personas vulnerables, los mayores y aquellas sin recursos, ¿están recibiendo atención especial del Ayuntamiento?

 -El problema de Estado es ahora mismo frenar los contagios y curar a los enfermos. El Ayuntamiento de Almería no tiene competencias en materia sanitaria, pero sí podemos ayudar mucho en materia social. Esa es nuestra prioridad número uno. Sin duda. Hay personas que se encontraban en exclusión social y su situación se ha agravado y otras que tenían una situación normalizada y que, de repente, han dejado de facturar, o le han hecho un ERTE. Eso hay que detectarlo.

–¿Han sido solventados los problemas de la Ayuda a Domicilio?

-Le hemos exigido a la empresa que cumpla con la prevención de riesgos laborales. No es el Ayuntamiento el que tiene que dotar a las empresas de equipos de protección. Hemos mandado una notificación a todas las concesionarias, sin excepción, para que nos comuniquen cuáles son los medios implantados para proteger a trabajadores y a usuarios. Hemos decretado también en Ayuda Domicilio servicios mínimos para aquella atención personal que sea imprescindible.

El alcalde, en el pequeño despacho que ha improvisado en su domicilio y desde donde atendió a la entrevista. El alcalde, en el pequeño despacho que ha improvisado en su domicilio y desde donde atendió a la entrevista.

El alcalde, en el pequeño despacho que ha improvisado en su domicilio y desde donde atendió a la entrevista.

-El Centro de Acogida lleno ha obligado a habilitar un segundo espacio, ¿qué respuesta se les está dando a las personas sin hogar?

-La Junta nos ha cedido el espacio del Albergue Inturjoven y el Ayuntamiento lo ha dotado de personal y material. El centro está totalmente lleno ya. Hay 70 personas alojadas y lo peor es que se ha producido un efecto llamada y sigue llegando gente de otros municipios de Almería que no podemos atender, porque está completo. Reclamo al Gobierno de España y al resto de administraciones que, por favor, que se pongan manos a la obra. Si el Ayuntamiento ha sido capaz de crear un centro, ellos también. Uno en el poniente, otro en el levante, otro en el norte… Y que podamos atender a estas personas en toda la provincia. Hay una orden de confinamiento y no tienen dónde ir. El Ayuntamiento de Almería ha sido la única administración en toda la provincia en poner en marcha una medida así. Si nosotros podemos, los demás también. Hemos cerrado, además, una colaboración muy, muy potente con organizaciones como Cruz Roja y Cáritas para dotarlas de recursos económicos y que colaboren con los servicios sociales comunitarios para ayudar a todas las personas, desde familias que tienen problemas para adquirir alimentos, productos farmacéuticos y de higiene, personas mayores solas, menores en riesgo de exclusión… Todo el abanico de necesidades sociales que se puedan detectar.

-Ha dicho que la atención social es su mayor prioridad, ¿cuál es su mayor preocupación?

-Lo que más me preocupa son los equipos de protección. Estamos buscando de bajo de las piedras. Hablamos a diario con el Gobierno de España, que es quien tiene que suministrarlos, y con la Junta para que nos eche una mano. Hemos contactado con empresas en China por si el Ayuntamiento puede comprar directamente aunque no lo aconsejan. El Gobierno ha anunciado unos 430 millones para equipos de protección. Estamos deseando que lleguen ya. Aunque sean trabajadores de empresas concesionarios llevan un uniforme con el escudo del Ayuntamiento y a mí me preocupan que salgan a la calle o que estén trabajando en domicilios sin protección. Estoy reclamando constantemente al Gobierno, y lo exijo, que nos dé ya esos equipos.

 –¿Pero dispone el Ayuntamiento de equipos de protección, o le ha pasado como al partido judicial de Almería, que ha recibido dos botes de gel y tres cajas de guantes de la talla S?

-Nosotros tenemos a los trabajadores municipales, que son los policías locales, los bomberos y asuntos sociales. Están trabajando al pie del cañón y es necesario proveerles de equipos, que reclamo al Gobierno de España. Ahora mismo están protegidos. Hay muchas donaciones, por ejemplo, grupos de personas chinas nos han dado mascarillas, Briseis, geles… Vamos saliendo, pero necesitamos que lleguen cuanto antes. Y me preocupan los trabajadores de las empresas concesionarias, que tienen que cumplir con la prevención. Las mascarillas del Gobierno tienen que llegar cuanto antes y para todos.

–En materia de limpieza, se ha iniciado la contratación de emergencia de la fumigación con viricida, ¿cuándo va a comenzar?

-Estamos limpiando desde el primer momento con agua y lejía, pero esta fumigación es más específica. Vamos a invertir una gran cantidad de dinero en una desinfección cualificada, con personal especializado por ser de alto riesgo. Nos vamos a titubear y vamos a desinfectar hasta el último banco, columpio y losa de Almería. Queremos hacerlo cuanto antes, en cuestión de días estará el contrato.

–Le ha pedido al Gobierno central que paralice las obras, ¿cree que es posible sin poner en jaque el erario público por una avalancha posterior de reclamaciones de compensación por parte de las constructoras?

-El Gobierno se ha metido a regular todas las actividades económicas, ¿no? ¡Cuántos negocios han parado en España! Han parado todos y no entiendo por qué la obra no la ha regularizado. Ni han parado sus obras ni tampoco las privadas. Mi hermano es ingeniero en uno de los tramos del AVE y él continúa trabajando. Y a mí eso me parece una irresponsabilidad.

–Hay obras municipales que prosiguen...

-Nosotros desde el primer día paramos todas las obras salvo aquellas que fueran de emergencia. No entrar a regular esa actividad me parece –insiste– una irresponsabilidad. No es una opinión solamente mía. Es una opinión de muchos alcaldes de España, del Colegio de Ingenieros, del Colegio de Arquitectos, Aparejadores... De muchos constructores, trabajadores y familias de trabajadores que ven cómo se ha cerrado toda la actividad económica de nuestro país y, sin embargo, aquel que está en el tajo tiene que seguir yendo a la obra porque el promotor no ha querido pararla. Y si algo se puede retomar sin problemas es una obra. Fíjese, nosotros hemos parado la zona azul, un contrato que tiene un equilibrio económico. Yo ya sé que tendré que entenderme vía económica con esa empresa el día de mañana. Pero, por miedo a un problema económico, no voy a dejar que la gente tenga que salir a mover el coche y tocar esas máquinas cuando hay una emergencia nacional. Y el primero que lo tiene que tener claro es el Gobierno de España.

–El coronavirus ha obligado al Ayuntamiento a suspender multitud contratos culturales, esas obras públicas o la aludida zona azul, ¿qué puede acarrear a las arcas municipales?

-Hace días que estoy manteniendo reuniones con jefes de servicios y concejales para reestructurar el presupuesto del Ayuntamiento. La situación y las prioridades han cambiado. De la cultura come mucha gente y no digo que eso se tenga que paralizar. El Ayuntamiento va a seguir haciendo cultura, pero tendremos que darle una vuelta. Igual que en deportes, obras públicas y otras actividades.

–¿El presupuesto de 2020 ha entrado en vigor hace escasas semanas, ¿el coronavirus obligará a rehacer completamente los números ?

-Es el más alto de los últimos año e incluía muchos proyectos que a mí, personalmente, me hacían ilusión. Las instrucciones que hemos dado es que el presupuesto tendrá que tener una prioridad absoluta en lo social. No podemos dejar desatendidas a todas las familias que se van a quedar tocadas. Estamos hablando con Asempal para crear un grupo de trabajo y llegaremos a acuerdos con los sindicatos. Hay que pensar en inversiones productivas, que redunden en al creación de empleo, que inyecten liquidez y que hagan girar la economía de Almería, como las obras públicas. Hay otras inversiones, sin embargo, que no son tan productivas. Revisaremos también las subvenciones, puesto que habrá actividades que no requieran de la misma ayuda que el año pasado a favor de colectivos que más las necesiten. Lo estamos analizando de forma somera. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios