Tribunales

La Fiscalía de Almería ve un índice "muy elevado" de homicidios y agresiones sexuales pese a una disminución general de criminalidad

  • Señala también la tendencia al alza ya que cada vez "son más los enfrentamientos entre bandas organizadas, ajustes de cuentas, que acaban en asesinatos, homicidios o lesiones graves"

Antonio Pérez Gallegos, fiscal jefe de Almería.

Antonio Pérez Gallegos, fiscal jefe de Almería. / Javier Alonso (Almería)

La Fiscalía de Almería detectó en 2020 un "disminución" de la criminalidad general en la provincia que achaca a la pandemia de covid-19 y al estado de alarma, pero advierte de que los delitos más graves como homicidio y agresiones sexuales mantuvieron su incidencia, por lo que "siguen siendo muy elevados".

Pone el foco en la "preocupación", como ya reflejara en años anteriores en términos similares, por la trata de seres humanos con la finalidad de su explotación sexual y remarca que son delitos cometidos por grupos organizados "con víctimas muy vulnerables e indefensas" y con "frecuencia", menores de edad.

Según se recoge en la Memoria 2021 de la Fiscalía Superior de Andalucía, hecha pública este jueves, el fiscal jefe de Almería, Antonio Pérez Gallegos, significa como la "disminución" de la criminalidad se ha dado "fundamentalmente en delitos menos graves" y remarca como, por contra, los procedimientos por delitos más graves como los homicidios y las agresiones sexuales "se han mantenido en términos similares al año anterior".

Traslada que, "aunque se han reducido", los índices por delitos contra la vida e integridad en la provincia de Almería "siguen siendo muy elevados" y expresa la Fiscalía considera, "como es habitual en este territorio", que "al menos estos crímenes suelen esclarecerse y producir la detención de sus autores gracias a la buena labor policial".

Señala también la tendencia al alza ya que cada vez "son más los enfrentamientos entre bandas organizadas, ajustes de cuentas, que acaban en asesinatos, homicidios o lesiones graves".

Con respecto a los delitos contra la libertad sexual, el Ministerio Público apunta en la memoria que "apenas sí se han reducido" en el ejercicio 2020 y subraya que, en el caso de las redes de trata con fines de explotación sexual, "dadas las circunstancias de las víctimas", estas "raramente comparecen el día de la celebración del juicio, bien porque son extranjeras y ya no se encuentran en nuestro territorio o por tener el fundado temor a las represalias de los acusados y su entorno".

En una repaso general a grandes trazos, refiere una disminución "considerable en el número de pateras cargadas de personas que pretenden entrar irregularmente en nuestro país" y asegura que . "estas conductas siguen realizándose a través de bandas organizadas que utilizan embarcaciones precarias y sobrecargadas, sin útiles de salvamento y en muchas ocasiones en condiciones climatológicas muy adversas, generando situaciones de un intenso peligro".

La Fiscalía de Almería constata, por otro lado, que se han incrementado en la provincia "los delitos contra el orden público, atentados y desobediencias, fundamentalmente durante la vigencia del estado de alarma" y hace referencia al "incremento reseñable de plantaciones de marihuana tanto en viviendas, parcelas como en invernaderos, normalmente con enganches ilegales de electricidad y lo más preocupante es que habitualmente se custodian por personas armadas por las bandas organizadas que son los titulares de las plantaciones".

La memoria 2021 señala, asimismo, que se mantiene en Almería un "elevado número" de procedimientos por absentismo escolar y por impago de pensiones pero el fiscal jefe precisa que, este segundo caso, la explicación de este elevado porcentaje "tiene su causa principal en la grave crisis económica por la que atraviesa el país y que cada año que transcurre acentúa la difícil situación de las familias".

Subraya, en esta línea, "un alto porcentaje de sentencias absolutorias" al apreciarse que el acusado no puede hacer frente a la obligación de contribuir a las cargas familiares por carecer de ingresos y tener una situación económica muy precaria, "si bien es cierto --añade-- que en varios casos se sospecha que obtiene ingresos no declarados en la llamada economía sumergida".

La Fiscalía Provincial recoge que se han reducido "de forma generalizada" en Almería los robos en sus distintas modalidades, así como los hurtos y demás delitos contra el patrimonio, aunque se han incrementado, como en años anteriores, las estafas realizadas a través de internet, mientras tilda de "especialmente elevado el número de procedimientos tramitados por quebrantamiento de condena o medida cautelar, mayoritariamente por quebrantamiento de órdenes de alejamiento, y también en relación al cumplimiento de las penas de trabajos en beneficio de la comunidad".

Así, Pérez Gallegos indica que "sigue siendo muy elevado el número de procedimientos tramitados por delitos de denuncia falsa y especialmente las simulaciones de delito, en su mayoría de denuncias de sustracción de teléfonos móviles para cobrar el seguro, cuando realmente se han perdido o extraviado por los denunciantes".

VIOLENCIA DE GÉNERO Y DELITOS DE ODIO

Con respecto a la violencia de género, asegura la Fiscalía almeriense que, durante el tiempo que ha durado el estado de alarma "supuso un descenso de denuncias en materia de violencia de género en la provincia" y afirma que ello se produjo "sin que de manera excesiva una vez se levantó el mismo se haya notado un aumento desmesurado de denuncias".

"Esto ha permitido que no haya habido tanto atasco de juicios pendientes y suspendidos, pues el descenso de denuncias ha evitado que a los juicios que se suspendieron se acumulen los nuevos juicios rápidos no conformados durante el servicio de guardia", señala.

La Fiscalía subraya que el confinamiento y "la obediencia mayoritaria en el cumplimiento de las normas de confinamiento domiciliario en la provincia de Almería", denotó un "nivel de madurez ciudadana muy importante, que a nivel de menores denotó una disminución muy elevada a nivel delictivo".

No obstante, considera que el periodo de confinamiento domiciliario y el resto de restricciones impuestas tuvieron repercusión en la actividad judicial en general y redujeron la actividad criminal en determinadas tipologías penales, pero que, "lejos de servir de freno ha sido una oportunidad única para cometer infracciones cometidas a través de medios tecnológicos".

Con respecto a los delitos de odio, destaca que "sólo basta hacer consultas periódicas a las redes sociales para comprobar que, con motivo del virus, fenómenos como la xenofobia o el racismo siguen plenamente arraigados en grandes sectores de la sociedad e incluso han aumentado ante la situación de crisis sanitaria y económica".

"Los medios tecnológicos son idóneos para este discurso tóxico del odio y la incitación a la discriminación y desigualdad", ahonda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios