• Han sido detenidas siete personas e intervenidos también 6,4 kilos de cogollos, 1,8 gramos de hachís, 1,8 gramos de heroína y 1,5 gramos de cocaína

Sucesos

Golpe al cultivo de la marihuana con 1.727 plantas intervenidas en Roquetas de Mar

Agentes de la Guardia Civil durante uno de los registros desarrollados en la operación 'Chiron'. Agentes de la Guardia Civil durante uno de los registros desarrollados en la operación 'Chiron'.

Agentes de la Guardia Civil durante uno de los registros desarrollados en la operación 'Chiron'.

Carlos Barba/Efe (Almería)

Escrito por

M.M.-Efe

La marihuana se ha convertido en la principal fuente de ingresos de numerosas personas en la provincia almeriense, donde proliferan cultivos de interior como los descubiertos esta semana por la Guardia Civil en una operación en Roquetas de Mar en la que han sido intervenidas 1.727 plantas.

Más de 90 agentes de la Comandancia de Almería, según ha comprobado Efe, han desarrollado la última fase de la operación ‘Chiron’, en la que hay siete detenidos y arrancó en este municipio almeriense de madrugada, cuando un importante número de vehículos policiales coincidían en un punto de encuentro a unos kilómetros de los inmuebles a registrar.

Miembros de la Unidad de Seguridad Ciudadana (Usecic) y de la Usecia (Usecic a nivel de compañía), de Investigación y del Servicio Cinológico comprueban aquí junto a los letrados de la Administración de Justicia y los técnicos de Endesa el despliegue que se va a realizar en estos domicilios ubicados en puntos como las calles Centauro o Piscis.

La mayor parte de la superficie de algunas viviendas estaba ocupada por las plantaciones. La mayor parte de la superficie de algunas viviendas estaba ocupada por las plantaciones.

La mayor parte de la superficie de algunas viviendas estaba ocupada por las plantaciones. / Carlos Barba/Efe (Almería)

Tras repasar mapas, posibles puntos de entrada, objetivos prioritarios y riesgos, la comitiva se dirigió entonces a su destino, junto a la carretera de La Mojonera, para practicar un mínimo de 9 entradas simultáneas y simultáneas, autorizadas judicialmente. Finalmente serían 11 las viviendas de la barriada de Cortijos de Marín las registradas.

David Domínguez, portavoz de la Comandancia de Almería, destaca en declaraciones a Efe que durante los últimos años se producen “de forma permanente, todas las semanas”, operaciones de este tipo, en las que destacan el importante volumen de plantas intervenidas y la complejidad de las instalaciones de climatización e iluminación para maximizar el crecimiento de los cogollos.

Aún en el coche del Instituto Armado, con las mascarillas puestas, el olor a marihuana es inconfundible en la calle Centauro, dónde los agentes de la Usecic se disponen a practicar uno de los primeros registros cuando aún duermen todos los vecinos. Chalecos antibalas, escudos, cascos y arietes acompañan a los guardias.

Uno de los agentes carga la marihuana intervenida para su traslado como prueba judicial. Uno de los agentes carga la marihuana intervenida para su traslado como prueba judicial.

Uno de los agentes carga la marihuana intervenida para su traslado como prueba judicial. / Carlos Barba/Efe (Almería)

Al final de un pasillo en la planta baja se escucha el primer grito de “Guardia Civil” mientras los agentes golpean la puerta para acceder. Tras derribar este primer acceso, se encuentran con otra puerta metálica en una estructura del mismo material. “Hemos observado medidas de seguridad que se implementan cada vez más para evitar la entrada de los agentes”, advierte el portavoz Domínguez.

Comienzan las respuestas de los residentes y los llantos de los niños porque, tal y como apunta el portavoz de la Comandancia, “el escaso reproche penal de este tipo delictivo, hace que no haya un perfil de cultivador”. “Hay desde viviendas ocupadas dedicadas en exclusiva al cultivo y secado, a otras habitadas, en muchos casos con menores de edad que conviven con las plantaciones”, incide.

En este caso, los moradores de este domicilio hacen caso omiso a las instrucciones de los guardias, que hasta el último momento se ven abocados a golpear con el ariete para entrar. Algo que se repetirá en las horas siguientes en el resto de registros. Finalmente, sacan al pasillo al presunto responsable del cultivo, calmando a su familia ante la detención.

Los agentes de la Usecic preparan la entrada a una de las viviendas investigadas. Los agentes de la Usecic preparan la entrada a una de las viviendas investigadas.

Los agentes de la Usecic preparan la entrada a una de las viviendas investigadas. / Carlos Barba/Efe

En la puerta de enfrente, entre coches de juguete y un gran número de botes de fertilizante y otros productos químicos, se encuentran ocultas parte de las plantaciones. Sorprende la cantidad de material eléctrico, empalmes y conexiones que alimentan a bombillas de unos 600w, sistemas de aire acondicionado…

Algo que provoca “continuos cortes de luz” y otros problemas de seguridad añadidos, como cuadros de contadores que arden por la sobrecarga, señala el guardia Domínguez. Por ello, siempre es necesaria la presencia de los técnicos de Endesa, que son los responsables de realizar mediciones y asegurar estos sistemas mientras se desconectan.

A ello se suma el fraude eléctrico necesario para mantener estos cultivos, cuyo coste los haría poco rentables de tener que abonar el importe real del consumo diario de los mismos.

Los detenidos se suman conforme avanza el reloj y sus familias permanecen en la calle. “¿Puedo recoger la ropa de mis niños?” “¿Tienen que llevarse al perro a la perrera?”; son algunas de las preguntas que lanzan a los guardias que mantienen un perímetro de seguridad mientras portan las órdenes de registro en sus manos. Pocas de esas cuestiones tienen que ver con los detenidos en sí.

La Guardia Civil accede a uno de los inmuebles en los que se encontraba la marihuana. La Guardia Civil accede a uno de los inmuebles en los que se encontraba la marihuana.

La Guardia Civil accede a uno de los inmuebles en los que se encontraba la marihuana. / D.A. (Almería)

A la vez, los letrados de la Administración de Justicia llevan a cabo un recuento de la mano de los agentes, una suma que concluye con el desmantelamiento de ocho viviendas dedicadas al cultivo de cannabis, siete detenidos, 1.727 plantas intervenidas, la aprehensión de 6,4 kilos de cogollos, 1,8 gramos de hachís, 1,8 gramos de heroína y 1,5 gramos de cocaína.

Porque además de la marihuana destinada a su venta en el norte de Europa, suele haber otras drogas… Y armas como la escopeta recortada localizada en uno de los inmuebles. También dinero, en este caso 929,83 euros.

Los agentes también se hacen con joyas valoradas en más de 230.000 euros y seis vehículos, entre ellos un Mercedes Benz biturbo valorado en más de 200.000 euros, cinco teléfonos móviles, dos balanzas digitales, dos pinchos USB, 274 reflectores, 265 balastros, 37 equipos de aire acondicionado, 36 cuadros eléctricos…

Además, los técnicos de Endesa eliminan hasta 73 enganches ilegales a la red eléctrica y los de Hidralia otros 49 al suministro de agua.

Sin embargo, la operación ‘Chiron’ sigue abierta y no se descartan nuevas detenciones. Sea como sea, en este barrio de Roquetas de Mar o en otro rincón de la provincia, la lucha contra el cultivo y tráfico de marihuana no cesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios