Catálogo de Bienes Protegidos

La Iglesia de las Salinas y otros veinte edificios emblemáticos, al resguardo de la pala

  • El Ayuntamiento retoma la protección de edificios insignia de la ciudad que no la tienen como la Ermita de Torregarcía, el Varadero o el Palacio de Marqueses de Cabra

La Iglesia de las Salinas La Iglesia de las Salinas

La Iglesia de las Salinas / D.A.

¿Se imaginan que un día la verticalidad de la Iglesia de Las Salinas desaparece del paisaje de Cabo de Gata? Legalmente, podría suceder, porque este emblemático templo carece aún de protección. Lo mismo ocurre con otros edificios a priori impensables, como el Preventorio desde donde despacha el alcalde, la Ermita de Torregarcía, el Palacio de Marqueses de Cabra o el Varadero del Puerto. Son inmuebles que no están en el actual Catálogo de Bienes Protegidos, pero por poco tiempo. La Gerencia de Urbanismo ha retomado la tramitación para extender su brazo protector mediante una modificación del Plan General de Ordenación Urbana vigente, el de 1998, que impedirá que 21 inmuebles con valor patrimonial puedan desaparecer de la noche al día.

Es la ampliación del Catálogo de Bienes Protegidos iniciada en 2017, después de la alarma suscitada por la Casa de Los Góngora. Ha corrido lo suyo el reloj debido a que el primer informe emitido por la Junta de Andalucía, a través de Cultura, durante la pasada legislatura, “supeditó” la inclusión de unos primeros 20 inmuebles a la protección de un listado de 300 que desde el departamento andaluz se hizo llegar al Consistorio.

Lo ha recordado así la concejal de Urbanismo e Infraestructuras, Ana Martínez Labella, que retoma ahora este expediente, después de una segunda respuesta de Cultura, favorable a aprobar la inclusión en el Catálogo de los 20 edificios iniciales, más el número 18 de Hernán Cortés –propuesta de Amigos de la Alcazaba–, mientras se avanza en el estudio “pormenorizado” de los restantes. “Supeditar la catalogación de estos 21 edificios a los 300 hubiera sido demorar todo en el tiempo, por lo que avanzaremos por fases”, ha explicado la edil.

Dentro de esta primera fase, la aprobación provisional del Catálogo será abordada en Pleno la próxima semana. El listado lo conforman, además de las edificaciones antes indicadas, el antiguo edificio de Protección Civil de Los Molinos, actualmente en obras de rehabilitación, y el chalé de López Rull situado junto a la desembocadura y expropiado por el Ayuntamiento dentro de la prolongación del paseo marítimo.

Estos siete inmuebles, de titularidad pública y eclesiástica, serán incorporados al Catálogo con el nivel 3 de protección, que obliga a respetar fachadas y elementos en función de cada ficha. Pero también la propuesta de ampliación se extiende a otras 14 edificaciones de propiedad privada, en su mayoría situados en el centro histórico, en el nivel 4, que protege la fachada. Entre los destacados, figura el edificio del Paseo con entrada desde la calle Poeta Villaespesa número 2 -frente al Teatro Cervantes-, el único de esta arteria principal con valor arquitectónico sin protección y sin desaparecer. O una vivienda de la circunvalación del Mercado Central con la que se completa la protección. Completan la relación el número 19 de San Francisco de Asís, el 31 de la calle Tiendas esquina con calle Real, los números 10 y 12 de la calle Romero, el 15 de plaza de Campomanes, los números 9 y 11 de Dolores Sopeña, el 47 de Alcalde Muñoz, el 85 de Restoy y el 45 de Terriza, más el 20 de la calle Hernán Cortés

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios