Almería

Lola, una almeriense en ETA

  • Trayectoria. Con eltiempo se convirtió en una de las activistas más destacadas de la banda. Está involucrada en el atentado contra la casa cuartel de Vich y en los secuestros de Aldaya y Declaux

Lola, una almeriense en ETA Lola, una almeriense en ETA

Lola, una almeriense en ETA

Queda la duda de saber, si Maria Dolores López Resino "Lola" una de las más activas integrantes de ETA durante la década de los años ochenta en el País Vasco y Cataluña, nacida en la localidad almeriense de Sierro ha tenido algo que ver con alguno de los atentados que mataron a una decena de policías, guardias civiles y paisanos de Almería y dejaron heridos a otros dieciocho con distintas y variadas secuela.

En Sierro, este pequeño pueblo enclavado en la zona norte de la provincia, apenas nadie la recuerda ni tampoco saben de sus sangrientas acciones. Su corta familia se extiende a otros municipios de la zona, concretamente a Fines donde aún viven unos tíos suyos y algunos primos lejanos. Jamás hubo ningún contacto entre la terrorista y sus familiares pese a que su infancia transcurrió en Sierro donde algunos vecinos la recuerdan como una niña rara y traviesa.

Su corta familia se extiende a Fines, donde aún viven algunos tíos y primos lejanos

Maria Dolores López Resino "Lola" nacida el 20 de febrero de 1951. formó parte del "comando Barcelona" en los años noventa responsable material del brutal atentado de la casa cuartel de la Guardia Civil de la localidad catalana de Vich en 1991 que causó nueve muertos, entre ellos cinco niños . La etarra almeriense está también involucrada en la participación del secuestro del abogado Cosme Delcaux y del empresario José María Aldaya a las ordenes de José Javier Arizcuren "Kantauri" jefe de este sangriento comando.

Maria Dolores López Resino, de 57 años de edad estaba considerada como una eficaz organizadora de logística de los comandos terroristas de ETA y según fuentes la lucha antiterrorista españolas fue la responsable de infraestructuras del "Comando Barcelona" dirigido por Joan Carles Monteagudo autor de la matanza de Vich.

En Cataluña contó con distintos apoyos de militantes de extrema izquierda y a los 18 años en Granollers se integró en varios grupos de izquierdas cuando cursaba estudios en la Universidad hasta que en el año 1971 dejó los estudios y empezó a trabajar en una fábrica textil ingresando posteriormente en las filas del Partido Comunista Internacional.

En el año 1980 fue detenida, acusada de colocar un artefacto explosivo en el monumento a los caídos en Barcelona por lo que pasó ocho años en la cárcel de "Yeserías", en Madrid. Allí fue cuando entró en contacto con reclusas de la organización terrorista. Ya en la calle desde 1988, la Policía le perdió la pista huida temporalmente a Francia hasta que cayó el segundo "Comando Barcelona" en 1991.

Siempre ha permanecido en tierras catalanas hasta que en 1992 con la celebración de las Olimpiadas de Barcelona y por motivos de seguridad, ante el gran despliegue policial activado en la ciudad condal "Lola" abandonó la región y al parecer logró pasarse al sur de Francia.

No obstante en aquellas fechas los Servicios de Información tanto de la Guardia Civil como de la Policía y el CESID intensificaron las labores de prevención antiterrorista al sopesarse la posibilidad de que la etarra tratase de buscar seguridad en la provincia de Almería, pero nunca llegó a ser detectada por estas tierras.

Desde 1991 antes de que se pasase al "Comando Barcelona" , Maria Dolores López Resino ya figuraba entre los objetivos policiales en materia antiterrorista. La almeriense formaba parte del comando que logró huir tras la detención por la Policía del máximo responsable del "comando Barcelona" Felipe San Epifanio "Pipe" en la ciudad condal el 28 de abril de 1994.

Dos años antes, el 19 de marzo de 1992 la Guardia Civil identificó a Maria Dolores López Resino como una de las personas que vivían en la calle Luis de Vicente de Santander, formando parte del denominado "Comando Mugarri "desarticulado por la Policía que logró huir del piso franco en el que se habían refugiado los terroristas, hasta poco antes de la llegada de la Policía, al ser detectado el comando en esta capital cuando preparaban atentados en Cantabria y Asturias.

En 1993 bajo el mando de Felipe San Epifanio, la almeriense Maria Dolores López Resino era lugarteniente del comando, junto a Gregorio Vicario, Rosario Ezquerra y Benjamín Ramos Vega a quienes se les atribuyen el 5 de agosto de 1993 la colocación de un coche bomba en la calle Vila Vilá de Barcelona que pudo ser desactivado sin incidentes graves por los agentes del Tedax de la Policía.

Días mas tarde, el 14 de agosto de 1993 colocaron otro artefacto explosivo en el restaurante "La Galera" en el puerto olímpico de Barcelona causando la deflagración varios heridos de diferentes pronósticos.

A Dolores López Resino y al "comando Barcelona al que pertenecía la terrorista almeriense se le adjudicó la autoría de explosionar un coche-bomba en la estación de Sants de Barcelona el 29 de octubre de 1993 originando importantes daños materiales.

El 7 de febrero de 1994 el comando "Barcelona" asesinó al coronel del ejército de tierra Leopoldo García Campos.

Finalmente a "Lola" y sus colaboradores de le imputó el atentado contra el Gobierno Militar de Barcelona el 19 de abril de 1994,en el que murió el transeúnte Vicente Beti Montesinos y otras seis personas más resultaron heridas.

Tras una corta desaparición de la escena del crimen, el comando en 1.995 se reconstituyó reapareciendo con el brutal atentado en los aparcamientos subterráneos de Hipercor de Barcelona que causó la muerte de 21 personas y más de treinta heridos aunque la etarra almeriense no intervino en esta acción

Maria Dolores López Resino pasó a Francia donde estuvo oculta y protegida por la organización terrorista durante cierto tiempo hasta que fue detenida en 2.001 y extraditada a España. El 10 de marzo de 2008 la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional la condenó a 19 años de cárcel por la colocación en octubre de 1993 de un coche bomba en la estación de Sants de la ciudad condal sin causar heridos.

Desde el pasado 1 de febrero de 2008 la etarra almeriense ya se ha sentado hasta cuatro veces en el banquillo por distintas causas por las que la Fiscalía solicita para ella un total de 212 años y medio de cárcel de los cuales ya ha sido condenada a 28 años. Meses después "Lola" volvió a enfrentarse a un tribunal ya que el ministerio fiscal solicitó otros 49 años y medio de prisión para ella por recabar información sobre posibles objetivos de la banda entre enero y febrero de 1992.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios