Almería

MULTADOS por miccionar y escupir en la vía

  • Es la infracción más repetida de la limpieza, por encima de no retirar los excrementos caninos y de sacar la basura fuera de horario

  • 76 personas han sido sancionadas

Un joven orina en una céntrica calle. Un joven orina en una céntrica calle.

Un joven orina en una céntrica calle.

Cuestiones de incontinencia ante la lejanía de un aseo íntimo donde poder aliviar los momentos de apuro o, simplemente, la ausencia de pudor combinada con la falta de educación cívica, le ha costado a más de 70 personas la llamada de atención de la Policía Local y la consiguiente imposición de una sanción económica por miccionar en plena calle.

Es una de las infracciones contempladas en la ordenanza municipal de la limpieza y, curiosamente, la más multada. Muy por encima de los propietarios, cada vez menos, que abandonan a su suerte los excrementos caninos depositados en los espacios públicos.

Hasta el propio Ayuntamiento se ha sorprendido por los resultados de la aplicación de la ordenanza de la limpieza, donde la infracción más repetida, desde el 1 de enero a fecha de 18 de octubre, es orinar en la vía pública. Los agentes de la Policía Local han abierto 71 expedientes sancionadores por esta infracción tipificada en la actual ordenanza como leve pero, cuidado, la cuantía de la multa oscila entre el mínimo de 150 euros y los 750 euros de máximo. Lo mismo que puede costar escupir en la callle, un gesto por el que, durante el mismo periodo de tiempo, han sido multadas cinco personas.

Después de casi dos años desde que el Ayuntamiento de Almería aprobara la actual ordenanza la limpieza, el balance que realiza el equipo de gobierno de su aplicación "es positivo". "La Policía Local está actuando y multando, haciendo su labor, por lo que aquellos incívicos, antes de hacer una trastada, que sepan que en cualquier momento pueden llegar los agentes". Ojo, también de paisano y como advierte el concejal de Servicios Municipales, Juan José Alonso, "les puede caer la correspondiente sanción económica".

Desde el área, cada año se están lanzando campañas de concienciación específicas para determinados gestos incívicos -como la última abordada sobre el vandalismo- pero cuyo objetivo conjunto no es otro que el de mejorar la implicación de los propios ciudadanos con la conservación y mantenimiento de la ciudad. Una de las campañas más repetidas es la dirigida a los propietarios de perros. El número de sanciones, con respecto a años anteriores, ha descendido de forma notable. En lo que va de año, son apenas 19 los expedientes tramitados por la Policía. "Los excrementos de los perros era una más quejas y demandas más repetidas por los vecinos, y que más nos preocupaba. Es verdad que, en los últimos años, ha mejorado mucho, si bien hay que seguir trabajando en este factor, la gente tiene que ser cívica y educada, y no ensuciar y recoger aquello que es su mascota".

A medio camino entre las micciones humanas y los excrementos caninos, se encuentran las sanciones por arrojar basura (39), sacar la bolsa fuera del horario estipulado (24), o dejarla fuera del contenedor (5). "Al principio sí había más ciudadanos que tiraban la basura a deshoras, pero tengo que reconocer -comenta el edil- que en los últimos ocho meses hemos visto a muy poquitas personas tirar la basura por la mañana cuando sale a trabajar. Los horarios en general se están cumpliendo."

En total son 176 las sanciones iniciadas, entre las que también se encuentran infracciones por pega de carteles, pintadas, vertido de condensados del aire acondicionado, escombros, limpiar la mascota en la calle o el uso inadecuado de las duchas de la playa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios