Almería

'Mandas' desde el corazón para agradecer las promesas cumplidas

  • Cientos de peregrinos han caminado los 9,5 kilómetros que distan hasta Dalías esta semana · Los impulsa la necesidad de dar gracias al Cristo de la Luz y de pedirle por la salud o los seres queridos

A lo largo de toda la semana cientos de peregrinos han desfilado por la carretera y los caminos que unen El Ejido y Dalías para honrar al Cristo de la Luz. Descalzos, de rodillas, apoyados en bastones o muletas e incluso corriendo, todos y cada uno de los viandantes portan consigo un secreto que solo ellos conocen y que les lleva a cumplir su particular trayecto.

Para el peregrino Francisco Javier Díaz, secretario de la Cofradía de las Angustias de El Ejido, éste es ya su tercer año de camino a pie. El pasado martes recorrió los poco más de 9 kilómetros que separan ambos municipios. Al preguntarle qué siente durante la hora y media que dura el viaje a pie, intenta buscar las palabras que conjuguen todos los sentimientos que se encuentran en él. "Es difícil de expresar. Siempre se dice que la fe no se puede medir, pero el arraigo a una imagen es algo que en este caso sí se puede ver y palpar observando toda la gente que se mueve por Él" (en referencia al Cristo).

Para cada peregrino el camino tiene un significado particular. "Supongo que al final es la necesidad de agradecerle todas las cosas en las que nos ayuda. En la vida lo mejor es agradecer. Y la verdad es que siempre nos acordamos de los santos en lo malo". Francisco no desvela cuál ha sido su promesa de este año. "Es algo muy personal. Cuando vamos con compañeros nos animamos unos a otros pero llevamos por dentro nuestra manda y no contamos el por qué subimos". Una vez se llega al destino, la emoción es incontenible. "Llegas a la iglesia y ves esa grandeza, el ambiente, la gente… es una pasada. Estamos un rato rezando y agradecemos y pedimos. ¡Pedimos más que un cura loco!".

En el día grande de peregrinaje, el sábado, tiene lugar la Misa del Peregrino, "muy emotiva" y hoy, en la procesión, se reunirán miles de personas en torno a la imagen. Como cada año, con el fragor de los cohetes se pone fin a un viaje al propio fuero interno.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios