Almería

"¡La Mojaquera de papá!"

  • La hija de Miguel Cantón Checa, Maribel, reivindica que la obra de su padre esté en un sitio más visible como la de Fiñana

Un recuerdo de infancia pero que queda en la memoria de otros muchos visitantes y almerienses que cuando venían de Murcia por la carretera Nacional veían el monolito creado por el artista indaliano Miguel Cantón Checa. Al realizar la autovía, la visibilidad de esta obra quedaba regalada a las personas que casualmente pasan por allí. Su hija Maribel quiere que se ponga en valor y que se realice un traslado como pasó a finales de diciembre con la de Fiñana.

Maribel Cantón recuerda cuando venía de Murcia y señalaba: "¡La Mojaquera de Papá! Antes se pasaba muchas veces por esta carretera y era lo primero que se veía al cruzar hacia Almería".

La hija del artista se muestra entristecida porque "está deteriorado y abandonado. Me da una pena tremenda. Me preocupa porque se han perdido frescos y murales de mi padre. Me encantaría que se ubicara en el sitio que sea más visible y que sirva para lo que fue creada".

Desde la Concejalía de Cultura ya se apuntó en su día que se estaba trabajando para buscarle una nueva ubicación. El edil de Cultura del Ayuntamiento de Huércal-Overa, Antonio Lázaro, ya redactó una carta para remitirla al Ministerio de Fomento solicitando los permisos para poder trasladar a la Mojaquera, que actualmente se sitúa en la antigua carretera que comunicaba con Murcia, en un punto de difícil acceso y que se aleja en pleno siglo XXI del propósito que tenía cuando en los años 60 la construyó Cantón Checa tras el encargo de la Diputación Provincial.

Un año después, el Ayuntamiento de Huércal-Overa estudió la instalación de este monolito en alguna rotonda de la localidad aunque, según informaron fuentes municipales a este periódico, no se ha concretado en qué lugar y, menos aún, en la fecha que se podría realizar este traslado. "Lo que está claro es que sí hay intención de cambiarla de ubicación para que sea más visible", añadieron las fuentes consultadas. Pocos son los curiosos que detienen su coche para acercarse a este símbolo almeriense que siempre ha transmitido un sentimiento de llegada a la tierra para los almerienses e informativo para los turistas. El espacio donde está ubicado no es accesible para quien se quiera acercar y se aleja, de esta forma, el patrimonio a una parte importante de la población y de los visitantes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios