Almería

El Ayuntamiento de Almería pedirá auxilio judicial para desalojar y desbloquear la construcción de 328 viviendas en Los Molinos

  • El Plenario retoma el mayor desarrollo de Los Molinos de las últimas décadas con obras de urbanización paradas por la ocupación de una granja 

La anterior concejal de Urbanismo explicó sobre plano este proyecto.

La anterior concejal de Urbanismo explicó sobre plano este proyecto.

El Ayuntamiento de Almería vuelve a la carga para conseguir desbloquear el mayor crecimiento urbanístico de las últimas décadas del barrio de Los Molinos. Se trata de la construcción de más de 300 viviendas, medio centenar de ellas de protección oficial, que se vieron frenadas el pasado año por la negativa de un particular a abandonar las instalaciones agropecuarias que se encuentran en medio de esta bolsa de suelo. El Ayuntamiento solicitará el amparo judicial para contar con una orden desalojo.

La alcaldesa de la ciudad ha convocado a la nueva Corporación a reunirse el próximo lunes en el Salón de Plenos. En el punto número 7 del orden del día, y a instancias de la actual concejal de Urbanismo, Eloísa Cabrera, María Vázquez ha contemplado la desestimación del recurso de reposición presentado por el particular que se niega a abandonar el sector donde la empresa municipal de la vivienda, Almería XXI, interviene como agente urbanizador. Además, el equipo de gobierno le propone al Plenario solicitar la autorización judicial para proceder al desalojo de la granja, a derribar.

Cabrera retoma así la hoja de ruta abordada por su predecesora en el cargo, Ana Martínez Labella, hoy concejal de Presidencia y portavoz del Grupo Popular. De hecho, uno de los últimos plenos del pasado mandato, la Corporación ya acordaba por unanimidad proceder al desalojo de los terrenos, habiendo sido rechazados con anterioridad los requerimientos al particular que para ello se han realizado desde el Consistorio capitalino.

La bolsa de suelo, un sector amplio que se sitúa por encima de la Iglesia, es propiedad privada, si bien y después de muchos años de negociaciones, sus dueños se ponían de acuerdo y encomendaban las obras de urbanización a la empresa municipal Almería XXI. Con un coste de 3,2 millones de euros (IVA no incluido), las obras echaron a andar hasta que hace prácticamente un año se toparon con la negativa de abandonar la zona por parte del particular, quien ha rechazado el desalojo voluntario que le ha venido solicitando el Ayuntamiento de Almería al objeto de poder retomar la urbanización.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios