Almería

Multas desde 0,60 a 60.000 euros por conductas incívicas

  • El Consistorio ha aprobado una ordenanza que recoge las normas elementales para que los vecinos ejerciten sus derechos y cumplan sus obligaciones como ciudadanos

Ante el vandalismo, sanción. Convivir de forma cívica en el espacio público es algo que no debería recordarnos nadie, pero en ocasiones, a muchos ciudadanos se les olvida. En El Ejido existe una Ordenanza Reguladora de la Convivencia Ciudadana y de Prevención de Actos Incívicos que busca promocionar el civismo en el espacio público y sancionar aquellas conductas que alteren la convivencia ciudadana y la protección de los bienes públicos de titularidad municipal.

El incumplimiento de estas normas conlleva la imposición de sanciones, que pueden oscilar desde los 0,60 euros, apercibimiento, hasta los 60.000 euros, aunque esta última cuantía es en situaciones "extremas", ante infracciones tipificadas como muy graves; es decir, "cuando se trate de situaciones de grave riesgo para los bienes, la seguridad e integridad física de las personas o para la salud pública", tal y como recoge la ordenanza en su articulo 46. "La cuantía de 0,60 euros es para cuando el infractor, ante una infracción leve, la reconoce y antes de que sea comunicado el inicio del procedimiento hace pago de ella, es más como un apercibimiento. Lo normal es que cuando no lo reconoce que la sanción oscile entre los 30 euros las leves, los 300 euros las graves, y las muy graves, para casos de reincidencia, que puede alcanzar hasta los 1.500 euros", aseguraba el jefe de la Policía Local de El Ejido, Francisco Manzanares.

Las sanciones se rigen por el principio de proporcionalidad y se tiene en cuenta tanto la gravedad de la infracción, como la existencia de intencionalidad, la naturaleza de los perjuicios causados, la colaboración o no con los agentes en los requerimientos, si se colabora con el Ayuntamiento para reponer los daños causados, la reincidencia, reiteración, la capacidad económica de la persona responsable y el beneficio obtenido por el infractor con su conducta en relación con el importe de la sanción.

En la Ordenanza se describen las conductas antisociales que deterioran la pacífica convivencia, así como aquellas otras que atentan contra el mobiliario urbano y las instalaciones de los servicios destinados al uso público y, en general, todos los edificios, instalaciones y elementos que constituyen el paisaje urbano, independientemente de su titularidad pública o privada. Y aunque los ejidenses no conocen al "dedillo" los artículos de esta Ordenanza, recoge conductas que cualquier ciudadano sabe reconocer como incívicas si las comete, como tirar un papel al suelo, verter agua sucia sobre la vía pública, el incumplimiento en los horarios establecidos para depositar la basura en los contenedores, no recoger los excrementos de los animales de compañía, que suponen un problema importante a la hora de mantener calles y zonas verdes en perfecto estado o el mal uso de los parques, jardines y zonas verdes, entre otros. Por ello, "saben que están cometiendo un hecho que cuando menos no está dentro de las normas de conducta social. Se entiende que es conocedor de que está incumpliendo algo. Puede que no sepa donde está recogida la infracción pero sí que su comportamiento no está a acorde a una norma cívica", apostillaba Manzanares.

Entre las infracciones más habituales que se encuentran los agentes de la Policía Local están "las relativas a la tirada basura, consumo de bebidas alcohólicas en las vías públicas, y ocasionar daños en el patrimonio urbano, pintadas o graffities, que responden más a infractores de edades más jóvenes", sostenía el jefe de la Policía Local ejidense.

Al inicio de la aprobación de la ordenanza se llevó a cabo una campaña informativa en los distintos centros escolares de El Ejido a fin de darla a conocer entre los ejidenses más jóvenes, que son la base del futuro del municipio.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios