Primera fase

El Museo de la Vega se rodea de una era, noria, corrales y huertas

  • Habrá también espacios para los cítricos o la apicultura, bancales de trigo, horno de pan y acequias que desembocan en juegos de agua

Plano de la reordenación de la parcela situada dentro del parque del Andarax, donde se recreará la vida de la antigua Vega. Plano de la reordenación de la parcela situada dentro del parque del Andarax, donde se recreará la vida de la antigua Vega.

Plano de la reordenación de la parcela situada dentro del parque del Andarax, donde se recreará la vida de la antigua Vega.

El Museo de la Vega sale del ente de proyectos sin concreción para contar ya con un diseño que convertirá el chalet, en estado de ruina, del parque del Andarax en un punto de interés cultural y turístico con actividades y talleres relacionados con la historia de la agricultura almeriense. La confección de la parcela rodea al futuro cortijo de elementos tan característicos como la era y la noria, corrales, aperos, una huerta, siembra de cereales o un camino de parras. Tampoco faltarán los cítricos típicos de la Vega de antaño, el horno de pan, ni la cafetería con terraza con gastronomía tradicional y la ineludible por las familias zona de columpios.

Después de haber sido consignado en los presupuestos municipales en varias ocasiones –se lleva hablando del Museo de la Vega desde hace varias legislaturas, desde aquella del ‘anillo museístico’ del desaparecido partido independiente Gial– el Ayuntamiento encargaba hace unos meses la redacción del proyecto correspondiente a la primera fase. Contempla el derribo de la actual casa (en un principio, se había planteado su rehabilitación), la edificación de un nuevo inmueble y su musealización, dejando para una segunda fase la actuación sobre el entorno en una parcela con una superficie total de 7.500 metros cuadrados.

El actual inmueble del parque del Andarax será demolido El actual inmueble del parque del Andarax será demolido

El actual inmueble del parque del Andarax será demolido / Javier Alonso

El alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, presentó hace escasos días a vecinos de La Vega el resultado de este primer encargo municipal a los proyectistas, que han tenido también que adelantar la reordenación de los espacios. No hay imágenes del diseño del edificio central, ya que está sujeto a posibles modificaciones. Al parecer, el diseño más moderno previsto no ha convencido a todos y hay quienes están inclinados por un cortijo más fiel al tradicional.

No obstante, según el pliego de condiciones, el edificio principal albergará cuatro zonas: la expositiva, otra para conferencias, administración y servicios generales. En el exterior, se contempla la creación de un camino elevado, en la zona norte y junto a Jaúl Bajo, con parras en paralelo a una acequia que desembocará en juegos de agua. Al lado, está prevista la huerta, donde se realizarán talleres.

Al frente, la plaza de los Naranjos, con talleres también, aunque cabe la posibilidad de sustituir los cítricos por colmenas y enfocar las actividades hacia la apicultura. La balsa, la noria y una placeta de juegos de niños, así como los corrales y el horno de pan rodearán al edificio principal, además de la cafetería con terraza.

La reordenación de espacios reserva una zona de secano, dedicada al cultivo del cereal, con un bancal de trigo, mientras que en el extremo de la parcela y en una plataforma elevada, se ha situado una era, elemento característico de los cortijos.

Alrededor de ella, se plantarán arbustos de esparto, tomillo o manzanilla. Se propone también la creación de una caseta de aperos donde poder centralizar los talleres de “trabajo del experto” o de aliño de aceitunas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios