Sucesos

Nuevo desprendimiento de ladera en la carretera de El Cañarete

  • La vía fue reabierta el pasado 19 de junio tras unas obras de emergencias provocadas por desprendimientos anteriores

La carretera de El Cañarete ha vuelto a sufrir un desprendimiento de ladera que ha alterado la normalidad del tráfico en esta transitada vía que une la capital almeriense con la localidad roquetera de Aguadulce. Según ha informado a este periódico el 112 de Andalucía, ha sido sobre las tres y veinticinco de esta tarde cuando varias piedras de gran tamaño se han precipitado sobre la calzada.

Nuevo desprendimiento de ladera en la carretera de El Cañarete / Javier Alonso (Almería)

Los testigos han apuntado incluso que algunas de estas rocas podrían tener las dimensiones de un coche, siendo movilizados al lugar, por parte del teléfono único de emergencias, efectivos de Mantenimiento de Carreteras, la Guardia Civil y Protección Civil. Afortunadamente, no se han registrado heridos tras la caída de las rocas, que ya están siendo retiradas.

Según han apuntado usuarios de la carretera a este periódico, en estos momentos sólo se encuentra habilitado en el punto afectado, el kilómetro 432 de la N-340a, uno de los carriles para el tránsito de vehículos.

Nuevo desprendimiento de ladera en la carretera de El Cañarete / D.A. (Almería)

El Ayuntamiento de Roquetas de Mar ha informado, por su parte, de que la Dirección General de Tráfico (DGT) ha cortado el tráfico en el punto afectado, aunque precisando que las paradas de bus que se encuentran en las líneas del Consorcio Metropolitano de Transportes que pasan por esta vía seguirán en activo.

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana abría definitivamente al tráfico el pasado 19 de junio la carretera de El Cañarete, una vez que casi habíann finalizado las obras de emergencia que se han desarrollado en la zona. Los trabajos dieron comienzo el 5 de febrero, después de que la Secretaría General de Infraestructuras, dependiente del MITMA, diera su visto bueno el 27 de enero a la realización de una reparación de urgencia en el tramo de la N-340 que une Almería y Aguadulce. En este lugar se produjo la madrugada del 30 al 31 de diciembre de 2019 un desprendimiento de rocas de grandes dimensiones que obligó al corte inmediato de la vía.

Los trabajos contaron con un presupuesto de 639.224,12 € y han sufrido un ligero retraso respecto de la fecha de finalización inicialmente prevista debido a la demora en la llegada de material durante el estado de alarma.

La primera fase de las obras consistió en el saneo de las coronaciones de los diferentes frentes del talud, eliminando las piedras y bloques que estaban en situación inestable y la reparación de la malla de triple torsión existente.

En la segunda fase de la actuación –desarrollada durante el estado de alarma- se procedió a la instalación de dos sistemas de protección aplicados a lo largo de 140 metros lineales de talud, cubriendo una superficie de 8.900 m2: por una parte, la colocación de barreras dinámicas de protección anti-desprendimientos, que serán las encargadas de interceptar los bloques de piedras que puedan desprenderse de la pared y, por otra, la adecuación de la cortina de guiado para la intercepción de los posibles desprendimientos por las barreras dinámicas instaladas.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios