Almería

El Palacio del Rey Chico ya es de los vecinos de Fuente Victoria

  • Ayer se rubricó la histórica compraventa entre el Ayuntamiento y la familia Hita, su propietaria. Ahora toca su rehabilitación para convertirse en centro cultural. Diputación ayuda con 30.000 euros

Vecinos aplauden a los alcaldes de Fuente Victoria y Fondón en el patio central del Palacio tras la adquisición del inmueble. Vecinos aplauden a los alcaldes de Fuente Victoria y Fondón en el patio central del Palacio tras la adquisición del inmueble.

Vecinos aplauden a los alcaldes de Fuente Victoria y Fondón en el patio central del Palacio tras la adquisición del inmueble. / fotos: diario de almería

La pequeña Entidad Local Autónoma (ELA) de Fuente Victoria acaba de recuperar una parte de su historia. En el mediodía de ayer, con más de una treintena de vecinos como testigos, su alcalde José Ramón Rubio, rubricaba la escritura del Palacio del Rey Chico con sus dueños hasta ahora, la familia Hita, en el Salón de Actos del Ayuntamiento. Un día histórico porque "ya empieza a formar parte de nuestro patrimonio tras una gran lucha y esfuerzo", apunta el regidor a través del perfil del Ayuntamiento en la red social Facebook.

Hay que recordar que el inmueble, de grandes dimensiones, cuenta con un importante valor histórico al tratarse de la vivienda donde residió Don Juan de Austria durante el tiempo que duró la persecución de los moriscos en la zona. Pero hasta el momento, el paso del tiempo se había convertido en un cruel verdugo que hacía peligrar su existencia. Algo que ya no sucederá porque con esta adquisición, que tal y como informó ayer este periódico en exclusiva ha supuesto una inversión de 90.000 euros por parte de la ELA, se van a dar los primeros pasos para su rehabilitación.

Muchos años han sido los que los vecinos han alzado la voz para poner freno a su deterioro"José Ramón RubioAlcalde de Fuente Victoria

"Muchos años han sido los que los vecinos han alzado la voz para que la administración pusiese freno al deterioro y abandono que sufría la propiedad, y por fin se han hecho oír en el día de hoy", apunta el regidor.

Un día ya histórico para Fuente Victoria que ha precisado de largos meses de negociación por parte de Francisco Álvarez, alcalde de Fondón (Fuente Victoria depende de este municipio al ser ELA), que al final ha llegado a buen puerto. "Para mí este acuerdo es uno de las mejoras cosas que he hecho en política. El principal problema era el dinero pero al final se ha solucionado", explica a Diario de Almería.

Un trabajo que no olvida el regidor de Fuente Victoria que asegura que "hay que agradecer al ayuntamiento de Fondón por su apoyo y ayuda para la negociación con la familia Hita y como no ésta misma por aceptar el trato".

Un trato que ha requerido el desembolso de 90.000 euros que la ELA ha obtenido vendiendo varias viviendas de titularidad municipal a familias que llevaban muchos años viviendo en ellas. "Con el dinero que ha sobrado de la venta tras pagar a la familia Hita se va a destinar al arreglo del palomar para que entren más palomas y arreglar la techumbre del Palacio así como intentar salvar las columnas y el patio central", explica Álvarez que también ha gestionado una subvención con la Diputación Provincial por valor de 30.000 euros "que vamos a destinar salvar la fachada que está en muy mal estado", añade.

Ambos regidores coinciden en que el siguiente paso, tras su rehabilitación es "poner en uso este edificio histórico, artístico y cultural referente en la comarca y la provincia", afirma Rubio. Álvarez, por su parte, señala que cuando se rehabilite "se puede utilizar como centro de exposiciones así como otros usos culturales y como punto de encuentro de los vecinos".

El primero ya tuvo lugar ayer. Todos los vecinos, con los dos regidores y la familia Hita al frente, aprovecharon la ocasión para brindar dentro del Palacio con un buen vino de la comarca. Tras años de espera el Palacio del Rey Chico o Casa Grande, como la conocen los lugareños, ya es suya.

Hay que recordar que arquitectónicamente, su importancia radica por ser el tipo de vivienda que más ha persistido, dentro de la arquitectura doméstica almeriense y que íntimamente va ligada a una clase social económicamente poderosa pese a que su estado casi de abandono atestigüe lo contrario. Su caracterización actual testimonia el auge económico en la Alpujarra almeriense durante el siglo XVIII, y la instalación de la pequeña nobleza en la zona, vinculándose a actividades de producción agrícola. Cuenta con unos 2.000 metros cuadrados construidos en cuatro plantas con un jardín de 2.500 metros cuadrados.

El inmueble, que hasta ayer pertenecía a la familia Hita, lo adquirió a principios del siglo XX a su anterior propietario, Manuel Loyzaga. Además de vivienda, hasta hace unos años, la casa ha tenido usos tan dispares como almazara o secadero de jamones. Hay que recordar que su expediente como Bien de Interés Cultural se inició por resolución de la Consejería de Cultura de la Junta en diciembre de 1989. Desde ese momento se le han buscado muchos usos para poder impulsar su rehabilitación como residencia de ancianos, parador, alojamiento turístico, etc., pero hasta el momento ninguno ha terminado fructificando hasta que definitivamente el Ayuntamiento de Fondón ha negociado para terminar adquiriéndolo para convertirlo en todo un reclamo turístico y un nuevo equipamiento cultural.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios