Almería 'post-Covid'

El Paseo de Almería es ya una avenida con un único carril para el tráfico rodado

  • Comienzan los trabajos para crear el "corredor saludable" en esta arteria principal. No se podrá acceder a la misma desde avenida Pablo Iglesias, calle Granada  y plaza Manuel Pérez García

Instalan las señales para no permitir el acceso del tráfico rodado al Paseo desde avenida Pablo Iglesias, la plaza de los Refugios y calle Granada Instalan las señales para no permitir el acceso del tráfico rodado al Paseo desde avenida Pablo Iglesias, la plaza de los Refugios y calle Granada

Instalan las señales para no permitir el acceso del tráfico rodado al Paseo desde avenida Pablo Iglesias, la plaza de los Refugios y calle Granada

El Paseo de Almería ha dejado de tener dos carriles para la circulación del tráfico rodado. El Ayuntamiento de la capital ha comenzado con los trabajos previstos para la ampliación de aceras y la creación de un "corredor saludable", que absorbe el ya desaparecido segundo carril, dentro de los planes de mejora de movilidad para la ciudad 'post-Covid'.

Los aparcamientos han dejado de permitirse en la banda de estacionamiento del carril izquierdo, en sentido descendente, espacio que se gana en favor del peatón y de ese corredor saludable a destinar a la movilidad activa (bicicletas, patinetes eléctricos...). La banda derecha quedará para carga y descarga, paradas de autobús y taxis, limitándose un único carril de tráfico para el tráfico rodado.

Las tareas previas están siendo abordadas desde esta mañana con la reserva de espacio para empezar a ejecutar el proyecto. No son obras, sino trabajos de señalización como el establecimiento de nuevas marcas viales, repintado de pasos peatonales, así como la delimitación del nuevo corredor saludable. Durarán entre siete y diez días, aproximadamente, según los cálculos municipales. 

Esquema de la reordenación programada Esquema de la reordenación programada

Esquema de la reordenación programada

La señalización está siendo abordada y se procede a la instalación de las indicaciones que prohíben el acceso de los vehículos al Paseo de Almería desde calle Granada, avenida Pablo Iglesias o la plaza Manuel Pérez García. Se podrá desde Rambla Obispo Orberá y calles perpendiculares del centro histórico. Los autobuses y taxis  podrán internarse en el Paseo desde cualquier otra vía. 

La supresión del tráfico procedente de la avenida Pablo Iglesias supondrá la reducción de la densidad de circulación de un 70% y, además, el Ayuntamiento implanta el "calmado del tráfico" en el Paseo donde no se podrá rebasar la  velocidad de 30 km/hora en todo su recorrido. 

El diseño de esta medida incluye la reordenación de la carga y descarga, así como de las paradas de taxis a lo largo de toda la banda derecha de calle (en sentido descendente). Su traslado conlleva la supresión de la banda de estacionamiento del margen izquierdo del Paseo, dedicado en la actualidad a operaciones de carga y descarga, parada de taxis y estacionamiento de motos, prohibiéndose el establecimiento de turismos.

La concejala de Seguridad y Movilidad, María del Mar García Lorca, en rueda de prensa la semana pasada, ha defendido esta reordenación como una “oportunidad” para implantar iniciativas de movilidad activa y promover los desplazamientos de viandantes a través de corredores saludables ante la necesidad de facilitar una mayor distancia interpersonal. Ha argumentado que, si bien el PMUS contempla la semipeatonalización del Paseo, la reordenación “definitiva” de este espacio queda supeditada al resultado del concurso de ideas convocado por el Ayuntamiento, “con esta actuación, además de ampliar la superficie de uso para viandantes y crear espacio para otras alternativas de movilidad peatonal, queda garantizado, en todo caso, el tránsito de los vehículos de transporte colectivo urbano de viajeros, taxis y distribución urbana de mercancias (carga y descarga).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios