Sucesos

Pena de cárcel a un hombre por seguir a una niña de 12 años y hacerse tocamientos

  • La sentencia dicta 4 meses de prisión por provocación sexual a un menor en el municipio de Turre

Zona de Turre donde se produjeron los hechos Zona de Turre donde se produjeron los hechos

Zona de Turre donde se produjeron los hechos / V.V. (Turre)

Comentarios 0

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Vera ha dictado sentencia contra un varón de 41 años de edad, vecino de Vera, cuyo nombre corresponde con las iniciales E.A.A.G., por un delito de provocación sexual a una menor de edad cometido el pasado miércoles 9 de enero en Turre. Tras la celebración de un juicio rápido, E.A.A.G. ha sido condenado a cuatro meses de prisión, la prohibición de entrar en el término municipal de Turre en los próximos cuatro años y a recibir tratamiento en un centro de rehabilitación de trastornos de conducta.

Los hechos juzgados ocurrieron el pasado miércoles a las 14:40 aproximadamente, cuando un varón de 41 años, con domicilio en la localidad de Vera, acosó a una menor de edad, de 12 años, que volvía del colegio. A escasos 200 o 300 metros de su vivienda, fue sorprendida por este hombre que tenía los pantalones bajados hasta las rodillas. Al verla, se subió los pantalones y se metió la mano dentro, haciéndose tocamientos mientras que con la otra mano le hizo gestos para que se le acercase.

La joven salió corriendo en la dirección contraria, asustada, hasta que dio con un vecino al que le pidió ayuda. En ese momento, el acosador se refugió en unos bancales cercanos a calle Añaflix, donde según los testigos se quitó parte de la ropa y se tiró al suelo, escondido tras un olivo. No obstante, la colaboración vecinal (vigilando desde los balcones para que no huyera) y la rápida actuación de la Policía Local lograron detener al individuo, que no opuso resistencia y fue trasladado a la Jefatura de Policía. Según fuentes de la investigación, minutos antes esta misma persona habría perseguido a otra niña menor de edad por una de las calles cercanas.

Tras identificarlo, fue puesto en libertad, ya que no se le podía retener sin que constase una denuncia contra él, según señalan fuentes de la investigación. El detenido mostraba claros síntomas de haber consumido estupefacientes, según estas mismas fuentes, y de hecho confirmó que lo había hecho, aunque varias horas antes, según su testimonio.

Poco después, aproximadamente a las 17:30 horas, reincidió en su conducta al acercarse hasta una peluquería canina ubicada en la calle Nueva. “Me di cuenta de que me estaba mirando por un ventanal mientras se masturbaba, con los pantalones por las rodillas”, asegura su propietaria, Berta Ayora. “Intenté ignorarlo pero empezó a molestarme, hablándome y pidiéndome fuego, por lo que llamé a la Policía”, cuenta a Diario de Almería. Acto seguido, volvió a ser detenido por la Policía Local, con la colaboración de un agente fuera de servicio que pasaba por la zona.

Ya el jueves por la mañana la familia de la menor presentó una denuncia en el cuartel de la Guardia Civil de Turre, por lo que se dio orden inmediata de detención y fue puesto a disposición judicial. La alcaldesa de Turre, María Isabel López, ha destacado la rápida intervención de la Policía Local, que fue “crucial para evitar males mayores y poder identificar al autor de los hechos, sin que huyese”, asegura.

En el juicio, el autor de los hechos, al que no le constaban antecedentes penales, declaró no recordar nada de lo sucedido y aceptó los cargos presentados contra él, según las fuentes consultadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios