Almería

La Policía Nacional en Almería libera a un jilguero que servía de reclamo para la caza furtiva

La Policía Nacional en Almería libera a un jilguero que servía de reclamo para la caza furtiva La Policía Nacional en Almería libera a un jilguero que servía de reclamo para la caza furtiva

La Policía Nacional en Almería libera a un jilguero que servía de reclamo para la caza furtiva / D. A. (Almería)

Agentes de la Policía Nacional en Almería han liberado a un jilguero que servía de reclamo para la caza ilegal de pájaros, y desmantelado un entramado casero de palos y redes que atrapaban a los mismos.

Una llamada al CIMACC-091 alertó a los agentes acerca del desarrollo de una actividad ilegal en la Rambla los Charcos de Almería. Los sospechosos, al verse sorprendidos emprendieron la fuga campo a través, no pudiendo ser alcanzados por los agentes.

Sin embargo, en el lugar abandonaron un ave que estaba anillada por su parte inferior y atada a una cuerda, cuyo canto servía de reclamo para la caza de otras especies de pájaros. También fueron intervenidas las cuerdas y redes que a modo de trampa se disponían en mitad de la rambla para la caza furtiva.

Del ave se ha hecho cargo la asociación Indalexotic, Centro de Rescate de Animales, quien le ha prestado los cuidados necesarios acordes con el estado en el que había sido hallada.

Por el momento, la Policía Nacional busca a dos personas, presuntos responsables de esta actividad ilícita.

La Policía Nacional recuerda que este tipo de arte de caza prohibido supone un delito relativo a la protección de la flora y la fauna, utilización de medios de caza prohibidos, y captura de especies protegidas.

El uso de redes para la caza furtiva, se trata de un método de captura no selectivo y masivo, prohibido por la Directiva 2009/147/CE del Parlamento Europeo relativa a la conservación de aves silvestres; por la Ley 4/1989 de conservación de espacios naturales, flora y fauna silvestre; y por su Reglamento 1095/1989, que desarrolla la misma.

El código penal español por su parte, castiga con hasta dos años de prisión a la persona que ejecute este tipo de conductas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios