Almería

Concluye el proyecto Incover en El Toyo para transformar el agua residual en energía

  • La edil de Sostenibilidad Ambiental, Margarita Cobos, acompaña en una visita a los investigadores y representantes de empresas internacionales potencialmente interesadas en las tecnologías investigadas

Concluye el proyecto Incover de transformación de agua residual en energía y uso para riego desarrollado en la depuradora de El Toyo Concluye el proyecto Incover de transformación de agua residual en energía y uso para riego desarrollado en la depuradora de El Toyo

Concluye el proyecto Incover de transformación de agua residual en energía y uso para riego desarrollado en la depuradora de El Toyo

Almería ha acogido esta semana la reunión final y el tercer encuentro internacional de trabajo (Innovation Workshop III) del proyecto Incover, iniciativa europea de investigación tecnológica que se ha desarrollado durante los tres últimos años en las instalaciones de la EDAR El Toyo de la capital almeriense. Por este motivo, la concejala de Sostenibilidad Ambiental, Margarita Cobos, y el gerente de Aqualia en Almería, José Colomina, han dado la bienvenida a todas las personas que han tomado parte en este encuentro, coordinado por el jefe del proyecto, Enrique Lara, del departamento de I+D de Aqualia, que es el principal socio industrial del consorcio investigador.

El objetivo primero de Incover es transformar el agua residual procedente de aglomeraciones urbanas en fuente de energía (biometano) y en productos de valor como bioplásticos y biofertilizantes, a la vez que se obtiene agua con calidad para reutilización en riego de agricultura, urbanizaciones y campos de golf, y todo ello a partir de fotobiorreactores de cultivo de algas.

Los avances logrados desde la puesta en marcha del proyecto han sido presentados en una reunión técnica con todos los investigadores y una representación de empresas internacionales potencialmente interesadas en las tecnologías investigadas: Severn Trent (Reino Unido) International Impact Partners, Oieau, EGEH y Bourges Plus (Francia), Águas do Norte (Portugal), Catalan Water Agency (España) y Aarhus Vand (Dinamarca).

Los investigadores internacionales del consorcio que ha trabajado en el proyecto se han reunido durante dos días en Almería para profundizar en los logros tecnológicos y las perspectivas comerciales que se vislumbran

Después de esta reunión, todos los asistentes han visitado las plantas piloto demostrativas en la depuradora de El Toyo, donde han podido ver in situ la laguna de 3.000 metros cuadrados, denominada raceway, en donde se cultivan a escala industrial microalgas y se realiza el tratamiento de aguas residuales gracias a la simbiosis algas-bacterias, lo que permite obtener un efluente que cumple los parámetros más exigentes de vertido de forma sostenible, sencilla y con ahorros energéticos de hasta el 80% respecto a una depuradora convencional.

Enrique Lara, jefe del proyecto, ha señalado que “estas sesiones cobran especial trascendencia al relacionar a los investigadores que están desarrollando las distintas tecnologías y sus aplicaciones con responsables de empresas que pueden adaptar las mismas a sus diferentes áreas de trabajo”. Además, ha querido recalcar que “esta reunión no es un punto y final, sino que representa para alguna de las tecnologías innovadoras desarrolladas el inicio de su expansión comercial y, para otras que aún necesitan ser optimizadas, la presentación de nuevos proyectos de investigación que permitan su acercamiento al mercado y en los que el departamento de I+D de Aqualia ya está trabajando”.

La necesidad de un cambio radical en el sector del agua ha impulsado el interés de la Unión Europea hacia la promoción de ideas innovadoras en el sector, y el proyecto Incover es un ejemplo de ello, pues pretende ofrecer una respuesta a la necesidad de nuevas soluciones técnicas para el tratamiento de agua residual que sean capaces de promover la reutilización y de generar nuevos recursos. “El futuro de las plantas de depuración de aguas residuales pasa necesariamente por su reconversión de elementos clave en el saneamiento a futuras unidades productivas eficientes energéticamente y capaces de generar bienes valorizables”, ha dicho Jose Colomina.

La concejala de Sostenibilidad Ambiental, Margarita Cobos, visitó la EDAR con los investigadores La concejala de Sostenibilidad Ambiental, Margarita Cobos, visitó la EDAR con los investigadores

La concejala de Sostenibilidad Ambiental, Margarita Cobos, visitó la EDAR con los investigadores

Por su parte, la concejala de Sostenibilidad Ambiental se ha mostrado gratamente sorprendida al conocer las instalaciones y ha valorado de manera muy positiva que un proyecto de investigación de este calado se desarrolle en la ciudad: “La elección de Almería para el desarrollo de estas tecnologías es idónea, al tratarse de una zona con elevado estrés hídrico e importante actividad agrícola, y por tanto donde los desarrollos tecnológicos del proyecto pueden tener un elevado potencial”.

Para conseguir los objetivos del proyecto, los socios del mismo han desarrollado una amplia gama de tecnologías que contribuyen a crear una economía circular. Estas innovadoras tecnologías se han investigado individualmente a escala de laboratorio y posteriormente se han probado conjuntamente a gran escala en plantas piloto ubicadas en Alemania y España para demostrar cómo se pueden extraer del agua residual recursos como energía y nutrientes, y productos como biofertilizantes, biometano y bioplásticos.

Gracias a proyectos como Incover, los efluentes de la depuradora han dejado de ser un residuo para convertirse en una materia prima para crear y fabricar productos de alto valor. Así, que después de tres años el proyecto Incover disponga de suficiente potencial como para ofertar su tecnología a otras empresas, es la confirmación de su éxito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios