Almería

"En el SAS no hay nutricionistas, y debería porque es necesario"

  • La experta María Morales incide en que es esencial para prevenir la obesidad y el sobrepeso

La nutricionista almeriense María Morales durante la entrevista con este periódico. La nutricionista almeriense María Morales durante la entrevista con este periódico.

La nutricionista almeriense María Morales durante la entrevista con este periódico. / j.. PABLO GARCÍA

"Más vale prevenir que curar", dice el sabio refranero, y así lo ha considerado la experta en dietética y nutrición almeriense, María Morales, quien ha señalado que en este momento "el Servicio Andaluz de Salud (SAS), no cuenta con personas tituladas en esta especialidad, cuando deberían de estar presentes en la sanidad pública". "Principalmente porque si lo hubiera se podrían prevenir enfermedades asociadas a la obesidad". María Morales ha detallado que actualmente "son enfermeras las que realizan la labor de nutricionistas. Ponen todo su empeño, pero la realidad es que no lo son". Uno de los puntos débiles de este sector contra el que tiene que luchar continuamente es el intrusismo profesional que hace, por ejemplo, que monitores de gimnasio o empleados de una herboristería asesoren a sus clientes erigiéndose como nutricionistas cuando en realidad no son expertos en esta rama sanitaria. La doctora Morales ha incidido en que el dietista-nutricionista no se limita a poner dietas y ayudar a la gente a adelgazar. Hace muchísimo más que eso, ya que se trata de un profesional sanitario capacitado "para mejorar la salud de las personas a través de la alimentación".

Será capaz, por ejemplo, de abordar enfermedades crónicas para tratarlas o evitarlas desde el punto de vista de la alimentación porque tiene los conocimientos científicos necesarios, ya que conoce a la perfección los nutrientes de los alimentos, así como el modo en que estos interactúan con nuestro organismo contribuyendo a su correcto funcionamiento. Realizan además una importante labor preventiva contribuyendo a mantener la salud pública de las personas a través de una dieta personalizada y ajustada a sus patologías y necesidades fisiológicas. La especialista ha añadido que "en general los pacientes acuden a un endocrino cuando ya existe un problema". "Esto se podría evitar si en atención primaria hubiese nutricionistas o si los médicos de familia pudiesen derivarlos a un especialista en nutrición como lo hacen para el tratamiento de otras patologías", como traumatología, alergología, fisioterapia, neurología... por citar algunos ejemplos. María Morales ha insistido en la necesidad de educar en hábitos saludables a la población, especialmente entre los más pequeños de la casa.

Y es que la obesidad infantil ha ido aumentando en los últimos años y se prevé que, si no se pone remedio seguirá la misma línea en el futuro. Aunque a simple vista puede parecer un problema estético o de estigma social, lo que más debe preocupar es el efecto que este sobrepeso puede tener en la salud de los niños a largo plazo, tanto a nivel físico como a nivel psicológico. Niños, embarazadas, deportistas, personas con diabetes, ancianos, pacientes renales, con alergias e intolerancias... "cada persona requiere de una dieta personalizada", ha subrayado la dietista. Es por ello que debe de ser un profesional especializado quien elabore la misma. Cabe recordar que recientemente ha sido aprobado el anteproyecto de Ley para la Promoción de una Vida Saludable y una Alimentación Equilibrada, una gran noticia y una buena iniciativa, pero advierte de la necesidad de dotar al SAS de dichos expertos para su correcto desarrollo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios