Patrimonio

Silencio municipal a la propuesta del ‘chalet museo’ del paseo marítimo

  • Amigos de la Alcazaba lamenta que el Consistorio no haya dado respuesta en un año a la idea de hacer un Centro de Fortificaciones

El Chalet de La Marina es una vivienda de los años veinte del arquitecto Enrique López Rull, que se encuentra dentro de la segunda fase del paseo marítimo. El Chalet de La Marina es una vivienda de los años veinte del arquitecto Enrique López Rull, que se encuentra dentro de la segunda fase del paseo marítimo.

El Chalet de La Marina es una vivienda de los años veinte del arquitecto Enrique López Rull, que se encuentra dentro de la segunda fase del paseo marítimo. / Javier Alonso

“Ni una sola respuesta del Ayuntamiento, ni un educado escrito de ‘se está estudiando’ o de agradecimiento por la sugerencia. Nada. Mientras, el edificio va languideciendo física y simbólicamente a la vista de todos”. Es la queja formulada por el colectivo Amigos de la Alcazaba por el silencio municipal ante la propuesta de la asociación de rehabilitar el Chalet de la Marina, del paseo marítimo, y convertirlo en el Centro de Interpretación de las Fortificaciones de la Costa de Almería, un lugar donde estudiar la historia de la ciudad en su relación con la costa y sus defensas.

Es la propuesta que hacía llegar hace prácticamente un año (en el mes de octubre), Amigos de la Alcazaba al Ayuntamiento, desde donde se había anunciado durante el transcurso de una sesión plenaria que la Gerencia de Urbanismo se disponía a encargar un proyecto para recuperar este inmueble, que se salvó de las demoliciones programadas dentro del área afectada por la regeneración del Delta del Andarax y ampliación del paseo marítimo. Incluso, fue catalogado para su protección. Pero ningún paso más efectivo ha dado el Consistorio, según la queja expuesta por Amigos de la Alcazaba, que teme que su iniciativa haya quedado guardada en el eterno cajón.

La actuación trasladada por escrito por el colectivo al equipo de gobierno pondría en valor la vivienda unifamiliar, construida a finales de los años veinte por el arquitecto Enrique López Rull, así como los búnkers de la Guerra Civil existentes en la playa. Aprovechando las “características del edificio, su diálogo con el mar” y “estas cercanas construcciones defensivas” que, unido a la mejora del entorno, permitiría -explicaban- “construir un proyecto museístico en torno a la historia de las fortificaciones de Almería”.

Reseñaba en octubre del pasado año este colectivo creado para la defensa del patrimonio la significación de la defensa de su costa para Almería, desde su fundación con la propia Alcazaba hasta la Guerra Civil española, viniendo a completar este posible nuevo centro de interés cultural la oferta de los Refugios.

La propuesta incluso incorpora su monetización. Amigos de la Alcazaba valoraba el coste de esta actuación en 350.000 euros, un presupuesto global que abarcaría también la rehabilitación del chalet. Según concretaban, la ejecución de estas obras absorbería 250.000 euros y los restantes 135.000 euros estarían dedicados al estudio histórico, proyecto museístico, estudios económicos y de gestión, proyecto técnico, dirección y servicios, y otros. El ámbito de actuación abarcaría “además del edificio, el búnker próximo al mismo y otro de la desembocadura del río, así como la adecuación del entorno”, detallan.

Amigos de la Alcazaba se lo ponía fácil al Ayuntamiento, porque acompañan la propuesta incluso de un plan de actuación que en tres años tendría todo listo. Según abundaban, este año hubiera estado dedicado a la realización de todos los estudios técnicos necesarios (con un coste de 80.000 euros), y los ejercicios de 2020 y 2021 serían aprovechados para la realización de las obras y del proyecto museístico (305.000 euros).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios