Almería

Toma de contacto positiva por el futuro de la cementera de Gádor

  • La ministra de Industria, Reyes Maroto, traslada a CEMEX España una batería de medidas para evitar el cierre de las instalaciones

La ministra de Industria, Reyes Maroto, junto con los consejeros de Empleo y Trabajo de Andalucía y Baleares, en la reunión con los representantes de Cemex. La ministra de Industria, Reyes Maroto, junto con los consejeros de Empleo y Trabajo de Andalucía y Baleares, en la reunión con los representantes de Cemex.

La ministra de Industria, Reyes Maroto, junto con los consejeros de Empleo y Trabajo de Andalucía y Baleares, en la reunión con los representantes de Cemex. / ministerio de industria

"Mientras hay vida, hay esperanza". La ministra de Industria Comercio y Turismo, Reyes Maroto, encabezó la que ha sido la reunión más importante hasta el momento, desde que se anunciara la intención de cierre por parte de la multinacional Cemex de la cementera de Gádor. Una iniciativa por parte de la multinacional mexicana que supuso un jarro de agua fría para la sociedad almeriense y que desde ese momento movilizó a toda una provincia, además de ser capaz de unir a las administraciones, independientemente de su signo político.

Ayer por la tarde llegaba el momento clave. La responsable de la cartera de Industria se reunía con Tomás Sánchez, de Operaciones, y con Ángel Galán, de Asesoría Jurídica de la compañía, para trasladarles la intención de constituir una mesa de trabajo con la vista puesta en el mantenimiento de la actividad de la fábrica de Cemex y de Lloseta (Baleares), las dos apercibidas de cierre total dentro de la reestructuración anunciada por la empresa. Después de analizar la situación, desde el Ministerio han planteado las distintas alternativas que han barajado para dar viabilidad laboral a ambas plantas.

Proponen una Mesa de Negociación de 45 días y evitar el ERE planteado para el 7 de noviembreLa matriz europea de la compañía está valorando si negocia o no, y hoy podría haber respuesta

En la reunión se han puesto sobre la mesa todos los motivos objetivos por parte de la administración para evitar el cierre, y en ella han tenido mucho que decir el consejero de Empleo, Empresa y Comercio de la Junta de Andalucía, Javier Carnero, y el consejero de Trabajo, Comercio e Industria de Baleares, Iago Negueruela, también presentes en el encuentro, además de representantes del Ministerio de Industria y de los sindicatos CCOO y UGT.

"Ha sido la primera reunión al más alto nivel para abordar el devenir de la planta de Gádor, y ya nos han comunicado que se han elevado todas las justificaciones a los representantes de CEMEX España para que la planta siga abierta, al igual que la planta de Lloseta", explica a Diario de Almería Mario Martínez, miembro del Comité de Empresa de CEMEX en Gádor por el sindicato UGT, quien ayer estuvo pendiente de todo lo que sucedía en la reunión desde la distancia y de la que se puede decir "que hay un halo de esperanza".

Para Martínez ha habido un hecho clave, y ha sido, además de la presión social, la unión de las distintas administraciones para intentar evitar este fatal desenlace. Además, agradece expresamente una "voluntad política" que ha originado un optimismo comedido sobre la supervivencia de estas instalaciones y el más de centenar de puestos de trabajo directos que lleva aparejados.

Sin embargo, también hay quien ve el vaso medio vacío. A última hora de la tarde, tras la reunión, el conseller de Trabajo balear, Iago Negueruela, señalaba que la cementera "no está por la labor" de sentarse en una mesa de negociación previa ERE, aunque matizó el hecho de que los representantes de la empresa lo consultarán con su matriz europea, cuyo titular es Jaime Elizondo.

Antes de ese encuentro con la ministra, hubo otro entre el consejero de Empleo, Javier Carnero, y el consejero de Agricultura, el almeriense Rodrigo Sánchez, también con los representantes de la compañía. Estos les adelantaron la posibilidad de optar a distintos incentivos autonómicos para acometer proyectos de I+D centrados en favorecer el ahorro energético, con el objetivo de que la empresa reconsidere su postura. Se trata de buscar alternativas a la productividad y a la actividad extractiva que tienen sus fábricas. El análisis de esta propuesta por parte de la Junta, también recalcada minutos después por el Ministerio, puede que sea contestada hoy mismo por la compañía. El objetivo de la propuesta es poner en marcha una Mesa de Negociación, que desarrollaría sus trabajos durante unos 45 días, como alternativa al ERE planteado para la próxima semana.

En cualquier caso, se quedó un poso por el que se confía en que Cemex "se replantee" su posición y haya así una opción de crear ese "espacio de discusión".

Los consejeros de Medio Ambiente, Empleo y Agricultura volverán a reunirse con el Comité de Empresa de la planta de Gádor la próxima semana, antes de que llegue la fecha fijada para el inicio de las negiociaciones del ERE, fechado el día 7 de noviembre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios