Manifestación

Trabajadores de la limpieza aparcan la escoba por temor a un despido masivo

  • Protagonizan otra protesta en la calle ante la “amenaza” de que” 60 personas” de la plantilla reciban el finiquito. Son ya 21 las sancionadas y exigen al Ayuntamiento que intervenga

La protesta de la limpieza, en Alcaldía La protesta de la limpieza, en Alcaldía

La protesta de la limpieza, en Alcaldía / Javier Alonso

Los procesos de negociación de los convenios colectivos suelen ser tiempos de tensión entre plantillas y empresas, pero la situación en la que está inmerso el servicio municipal de la limpieza de calles y playas puede calificarse de hostil. Cerca de un centenar de trabajadores de Entorno Urbano ha vuelto a concentrarse en protesta por los ocho despidos de noviembre y las sanciones impuestas, que ya alcanzan a 21 empleados, y ante el temor de que el número de finiquitos sea “masivo”.

Desde Plaza Vieja hasta Alcaldía, recorriendo Obispo Orberá, los trabajadores han paseado las pancartas de la Unión Sindical Obrera (USO), y de la Central Independiente y de Funcionarios (CSIF), al grito de “Stop de despidos” y “no somos monedas de cambio”. Según ha asegurado el presidente del Comité de Empresa, Antonio Martínez, la plantilla está sufriendo una “campaña de acoso y derribo”, que ha empezado por los citados ocho despidos y las sanciones, que se elevan de las primeras 16 a 21, junto a retrasos en el pago de las nóminas, lo que no ha hecho más que encapotar el ambiente laboral. “Los despidos y sanciones son injustificados y ahora la dirección de empresa nos amenaza con echar a 60 trabajadores, si el Ayuntamiento sigue imponiendo sanciones”, afirma Martínez, apuntando a “enfrentamientos” entre la concesionaria y la gestión municipal.

Los sindicatos inciden en que la concesionaria no ve compensados los gastos con los ingresos que, a través del canon anual de 15.124.000 euros, recibe del Consistorio, a lo que suma casi “un millón de euros” que por “incumplimientos de servicio” la empresa ha dejado de cobrar desde el mes de junio, “200.000 euros menos cada mes”, señalan. Es por eso que, como ya hicieran la pasada semana, exigen al Ayuntamiento su intervención en este conflicto que, para la responsable política del servicio, la concejal Margarita Cobos, es una cuestión interna entre empresa y trabajadores, siendo la competencia municipal el cumplimiento de los servicios contratados.

Los trabajadores al inicio de la marcha, en la calle Mariana Los trabajadores al inicio de la marcha, en la calle Mariana

Los trabajadores al inicio de la marcha, en la calle Mariana

“El Ayuntamiento no ha abierto ningún expediente sancionador a la empresa. Hemos empezado en junio a hacer detracciones en la factura por servicios no prestados”, por una cuantía global que la edil en el momento de las declaraciones telefónicas no pudo precisar, pero que, en su opinión, está dando como resultado una mejora notable de la limpieza de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios