Inmigración

La UFP exige medidas de protección tras los positivos de COVID-19 en inmigrantes del CAED de Cruz Roja

  • Por ello, insiste en que es necesario, "en aras de prevenir el desarrollo de focos de COVID-19 en los centros de inmigrantes y de poder confinar a los inmigrantes que lleguen en futuras pateras", implementar instalaciones preparadas para albergar a un "número grande de personas, y que tengan la posibilidad de aislar a los positivos en COVID-19, ya sea un campamento militar o una instalación deportiva habilitada al efecto"

6.472 personas, entre ellas 337 menores, rescatadas de pateras durante 2019 6.472 personas, entre ellas 337 menores, rescatadas de pateras durante 2019

6.472 personas, entre ellas 337 menores, rescatadas de pateras durante 2019 / D.A. (Almería)

La Unión Federal de Policía (UFP) ha insistido hoy en la necesidad de impulsar medidas de protección para los agentes que atienden la recepción de pateras, tras conocerse que siete inmigrantes del Centro de Acogida de Emergencia y Derivación (CAED) gestionado por Cruz Roja en Almería han dado positivo en COVID-19.

Así consta en un escrito presentado ante la Subdelegación del Gobierno de Almería, en el que la UFP mantiene que, tras las residencias de ancianos, los "centros de acogida de inmigrantes procedentes de patera se convertirán en el segundo gran foco de infecciones si no se implementan medidas para prevenirlo".

En este sentido, el secretario general de la UFP en Almería, Raimundo Morales, ha apuntado que tras el cierre de los CIE, "el destino de los inmigrantes llegados en patera el gobierno lo deja en manos de instituciones humanitarias como Cruz Roja".

"Aquí en Almería única y exclusivamente Cruz Roja interviene en la recepción y atención a inmigrantes, otras instituciones humanitarias subvencionadas por el Estado para estos menesteres no se implican nada", ha dicho.

Ha explicado que el CAED gestionado por Cruz Roja en Almería tiene "un aforo aproximado de 200 personas, con habitaciones de 15/20 camas y WC comunitarios, y a día de hoy da cabida a unos 150 inmigrantes aproximadamente".

"Tras la detección de 7 casos de COVID-19 en el centro, se ha intentado desviar a la mitad de los inmigrantes al Balneario de San Nicolás de Alhama de Almería, y ante la negativa del alcalde -de este municipio- a la entrada de los inmigrantes, se han vuelto a alojar en el mismo centro, una medida ya de por si bastante cuestionable", incide.

Morales expone que a finales de marzo la UFP ya trasladó el "problema de como confinar a los inmigrantes llegados en patera, y por otro como abordar el control del COVID-19", solicitando a la Subdelegación que se informara sobre las medidas que se tenía previsto realizar con los inmigrantes recepcionados procedentes de pateras.

"¿Dónde confinará el subdelegado del Gobierno a los inmigrantes de las próximas pateras? En el CAED de Almería se podría alojar a unos 50 inmigrantes más, sin contar el problema de los 7 positivos por COVID- 19", ha subrayado.

Por ello, insiste en que es necesario, "en aras de prevenir el desarrollo de focos de COVID-19 en los centros de inmigrantes y de poder confinar a los inmigrantes que lleguen en futuras pateras", implementar instalaciones preparadas para albergar a un "número grande de personas, y que tengan la posibilidad de aislar a los positivos en COVID-19, ya sea un campamento militar o una instalación deportiva habilitada al efecto".

También señala que la Subdelegación ha trasladado a la UFP que el vigente protocolo de actuación de Sanidad Exterior, ya contempla medidas ante la llegada de extranjeros en patera, preguntando acto seguido "en qué momento de la recepción de una patera está presente Sanidad Exterior para el diagnóstico de posibles enfermedades, incluido COVID-19, a los inmigrantes que llegan en la misma a suelo español".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios