barrios

Vecinos de El Puche, con miedo a las represalias de los 'narcos de la marihuana'

  • La presión vecinal consigue arreglar los cortes en el suministro a vecinos pagadores

  • La marihuana no se ha ido y el miedo a denunciar tampoco

Detenido en El Puche por cultivo ilegal.

Detenido en El Puche por cultivo ilegal.

A veces, el miedo puede más que la necesidad. No es algo nuevo. Y pasa donde no debería. Almería suma unos cuantos barrios en los que los cortes de luz provocados por el ingente cultivo de marihuana. El Puche, Pescadería, Los Almendros, El Quemadero en Almería capital, Pampanico o Las Norias en El Ejido o Los Llanos de Vícar son claros exponentes. Endesa junto con la Policía Nacional desarrollan continuas operaciones para proceder al corte del suministro ilegal. Pero donde se corta uno nacen otros cuantos. Es imposible frenar el disparado cultivo de marihuana de la provincia de Almería. Y es que, poco a poco, se comienza a recortar terreno a otras provincias como la de Granada, líder en estos menesteres. Este es un problema de difícil situación. Harían falta muchos más agentes y muchas más operaciones. Prácticamente todos los días y en todos los barrios. La única táctica posible sería el atosigamento.

Y ni así está al 100% asegurado. Pero para ello también es necesaria la ayuda de los vecinos de la zona. Aquellos que aún pagando religiosamente sus facturas tienen cortes de luz diariamente y desde hace meses. Años, incluso.

Pero estos, en muchos casos, están atados de pies y manos. Diario de Almería ha informado continuamente del problema existente por cultivo de marihuana indoor en los distintos barrios de Almería, siguiendo de cerca incluso las protestas y manifestaciones de barrios como Pescadería y El Puche. Porque hay voces que sí salen a la luz, pero Diario de Almería también se ha encontrado en sumas dificultades para que los vecinos quieran dar la cara por separado, que cuenten sus historias.

Y el motivo es directo: “Tenemos miedo a las represalias”. Vivir junto a personas que se ganan la vida traficando con marihuana supone tener miedo a un modo de vida. Miedo a quien haya detrás. Terror al desconocimiento y respeto a esa persona que trafica y a la que ya conoces. Y a la que quizás, nunca delatarías porque eres consciente de que pueden existir represalias.Han sido varios los vecinos de El Puche Viejo que han venido contando a este medio de comunicación sus problemas diarios, pero esos mismos vecinos se han resistido a dar la cara en algunos casos.

En otros, los menos, sí han dado la cara con reportajes llenos de detalles. Pero, en realidad, las críticas nunca llevan implícita la palabra marihuana, son peticiones de ayuda para no tener que vivir en la oscuridad. Y es que, indefensos y encima con temor, necesitan de las administraciones para pasar este mal trago. Porque son muchos los problemas que se le ciernen. Pero también requieren de sus manifestaciones y de los medios.

La luz ha vuelto para buena parte de los vecinos pagadores

Y al final, aunque con sus miedos, parecen haberlo conseguido, al menos en el barrio de El Puche: “Hace varias semanas que apenas tenemos problemas, se corta alguna vez pero muy poco. Agradecemos el interés que habéis tomado en el tema. Lo cierto es que hay trabajadores en el transformador, que también parece arreglado”. 

Son buenas noticias para aquellos vecinos que pagan todos los meses la luz, pero que sufren igual o más que el resto los cortes de luz. Y es que han estado casi un año completo con apenas unas horas de luz al día.Pero, los enganches siguen ahí, ¿quien los paga? Ese consumo ilegal al final lo pagamos todos. Las compañías eléctricas aplican un recargo denóminado ‘pérdidas de red’. Una tasa destinada a compensar las pérdidas que tienen que afrontar por los enganches ilegales.

El pasado mes de septiembre, este consumo elevado hizo que volviera a arder el transformador ubicado en El Puche. No es la primera vez y tampoco será la primera vez que Endesa tenga que actuar para cambiarlo.

Trabajos de Endesa

Endesa viene trabajando desde hace años en tratar de zanjar este consumo por cultivo de marihuana. De hecho, trabaja conjuntamente con la Policía Nacional para realizar cortes de suministros de este tipo. Y lo hace constantemente.

El problema es que donde se corta, vuelve a surgir, y si no... pues en otro lado. Es imposible seguir el ritmo de los narcotraficantes de interior. Y no solo pasa en El Puche, no se puede criminalizar solo a este barrio. El cultivo de marihuana se ha extendido por gran parte de los barrios de la capital, Roquetas, El Ejido y otros tantos municipios de la provincia de Almería. El Puche es un lugar en el que el cultivo de marihuana se realiza durante las 24 horas del día, así que en unos meses de cifras de megawatios por las nubes, el consumo es desorbitado. Endesa viene trabajando desde hace años en tratar de zanjar este consumo por cultivo de marihuana.

De hecho, trabaja conjuntamente con la Policía Nacional para realizar cortes de suministros de este tipo. Y lo hace constantemente. El problema es que donde se corta, vuelve a surgir, y si no... pues en otro lado. Es imposible seguir el ritmo de los narcotraficantes de interior. Y no solo pasa en El Puche, no se puede criminalizar solo a este barrio. El cultivo de marihuana se ha extendido por gran parte de los barrios de la capital, Roquetas, El Ejido y otros tantos municipios de la provincia de Almería.Desde hace meses, Endesa trabaja en el desarrollo de un plan de actuación para hacer frente a la problemática que generan los enganches ilegales en los barrios almerienses de Quemadero, Pescadería y El Puche y que se está extendiendo a otras zonas de la ciudad.

“Endesa y las entidades competentes están trabajando de forma coordinada con el fin de aunar esfuerzos para intentar poner fin al origen de la sobresaturación de las redes eléctricas, como son los enganches ilegales, principalmente los destinados al cultivo de marihuana, que provocan cortes de suministros que afectan a todos los vecinos de la zona. En este sentido el plan de actuación que está estudiando la Compañía prevé un refuerzo mayor de las redes de baja tensión, digitalizándolas y dotándolas de la última tecnología con el fin de intentar evitar los enganches ilegales a estas redes que no solo afectan al suministro de los clientes con contratos en vigor, sino que sobre todo representa un peligro para la seguridad de las personas que viven en estos entornos”, aseguran.

En el último año Endesa ha invertido más de 300.000 en actuaciones de refuerzo de las infraestructuras eléctricas, cuadriplicando la potencia instalada en estas zonas de Almería donde de media el 60% de la energía la consumen suministros sin contratos en vigor.En total los técnicos de Endesa han conectado tres nuevos centros de transformación en El Quemadero, Pescadería y El Puche. Los nuevos centros de transformación cuentan con una capacidad de 2.000 KVA cada uno de ellos por lo que, junto a la ampliación de capacidad de otro centro de transformación de 1.000 a 2.000 KVA en el Barrio de Cerro San Cristóbal, la potencia en estos barrios afectados por la sobrecarga de las redes derivada de los enganches ilegales se cuadriplica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios