La consulta del especialista

Vitamina D, coronavirus y Trump

  • Hay estudios que aseguran que esta vitamina reduce la posibilidad de contagio de COVID-19

Trump, en plena campaña electoral. Trump, en plena campaña electoral.

Trump, en plena campaña electoral. / Efe

Saltaba la noticia a nivel mundial: Donald Trump, positivo en coronavirus. Parecía que el karma le había jugado una mala pasada al presidente de los Estados Unidos. No en vano fue negacionista al principio, luego insinuó la posibilidad de inyectar lejía dentro del cuerpo para sí erradicar al virus: si lo mata en las superficies, también lo puede matar dentro del organismo (pero seguro que no se dio cuenta de algunos pequeños e insignificantes efectos secundarios como la muerte…). También se negó al uso de mascarillas para acudir a eventos, hasta que al final no tuvo más remedio. Sin embargo, en su último mitin, Rose Garden, permaneció la mayor parte del tiempo sin mascarilla, así como su esposa Melania y algunos de sus colaboradores más cercanos. Resultado, Donald Trump se infecta.

Cuando saltó la noticia, lo primero que pensé son los factores de riesgo que el americano presenta:

-Edad: el pasado 14 de junio cumplió 74 años. Ya sabemos que los ratios de mortalidad son mayores cuanto más longevo es el paciente.

-Sobrepeso: Su altura es 1.91 m y pesa sobre 90 kg. Respecto a la medicación, toma una aspirina y una pastilla para el colesterol al día.

-Enfermedades asociadas: No padece hipertensión ni diabetes ni tampoco tiene problemas de corazón o ha sido sometido a cirugía oncológica; los niveles de PSA (el antígeno prostático que marca la posibilidad de padecer cáncer de próstata) es normal. El propio Trump reconoce varias cosas: una, que no hace ejercicio físico. Dos, que tiene buenos genes y tres, que come todo lo que le apetece. No parece que sufra de ninguna enfermedad del aparato respiratorio.

Con todo esto, fue trasladado a un Centro Médico en Washington para tenerlo más controlado por si acaso. El Covid-19 es un virus de lo más “cabrito”. Por la mañana, el paciente puede encontrarse bien, comiendo con normalidad, a por la tarde empeorar de manera exponencial, requerir oxígeno y caer en picado. Los partes médicos al principio eran esperanzadores: se encontraba bien. Más adelante, la fiebre y la necesidad de oxígeno en alguna ocasión ensombrecieron la evolución. Pero duró poco.

En cuanto al tratamiento, se le administró un cóctel formado por dexametasona, que es un corticoide muy empleado para tratar afecciones respiratorias, o cuadros inflamatorios en general. Se ha demostrado muy eficaz en los pacientes Covid-19 al mejorar notablemente a nivel respiratorio. Eso hace que, como buen antiinflamatorio, desaparezcan todos los dolores articulares y musculares que una persona de su edad tiene. Quizás es la causa por la que, al abandonar el centro hospitalario, Trump se encontraba mejor que nunca. También mejora el ánimo y el apetito.

El otro ingrediente del tratamiento fue un suero experimental a base de anticuerpos para ayudar al sistema inmunitario a combatir el virus. El último componente del tratamiento es la vitamina D.

¿Cómo funciona la vitamina D?

La luz solar permite producir vitamina D3, que actúa en mecanismos relacionados con la absorción de calcio y la deposición de calcio en los huesos. Entre las funciones de la vitamina D se encuentran: facilitar la absorción de calcio a nivel del tracto intestinal, ruptura y asimilación del fósforo, necesario para la formación de huesos. Bastan 5 ó 10 minutos de sol, dos o tres veces por semana para recargar los depósitos de vitamina D.

En nuestra área geográfica es muy fácil de conseguir, pues contamos con sol todo el año, pero en los países con menos horas de sol, hay más incidencia de raquitismo en los niños y osteoporosis y osteomalacia en los adultos.

Estudios recientes han concluido que la vitamina D reduce la posibilidad de infectarse de Covid-19 y también reduce la severidad de la infección. Los pacientes con niveles bajos de Vitamina D, tienen más del doble de posibilidades de contraer la infección que aquelos con valores dentro de la normalidad. La razón es bien simple: la vitamina D es un buen activador del sistema inmunitario. En un estudio de la Universidad de Granada se trataron 50 pacientes infectados de Covid-19 con dosis altas de vitamina D; de ellos, solamente uno precisó su ingreso en la UCI. En cambio, en otro grupo de 26 enfermos a los que no se les administró la vitamina D, 13 de ellos, el 50%, precisó ingreso en UCI. Otro estudio en un hospital de Milán reveló que, todos los pacientes muy graves por Covid-19 tenían niveles bajos de esta vitamina, frente a aquellos ingresados con síntomas menores cuyos niveles de vitamina D entraban dentro de la normalidad.

Un mural de ciudadanos con mascarilla. Un mural de ciudadanos con mascarilla.

Un mural de ciudadanos con mascarilla. / Efe

Al parecer, uno de los problemas de la infección por Covid-19 es la brutal respuesta inflamatoria que genera nuestro propio organismo, como si el sistema inmune se volviera loco y provocara tal respuesta que genera daños a nuestro propio organismo. Pues bien, la vitamina D regula esa respuesta inflamatoria para que no sea exacerbada ni desproporcionada.

Niveles

Mediante un sencillo análisis de sangre, podemos ver los niveles de vitamina D en sangre. La 25 hidroxivitamina D y 1,25 dihidroxivitamina D: se pueden encontrar disminuidas en pacientes fumadores, en las que tengan una baja ingesta de vitamina D o en las que la producción renal se encuentre reducida.

¿Dónde se encuentra?

Todas aquellas personas con una alimentación saludable y equilibrada, sin hábitos tóxicos y que salgan a hacer ejercicio al aire libre, tendrán unos niveles de vitamina D normales. Basta con exponer nuestra piel al sol durante 5-10 minutos.

Otra opción es tomar suplementos de vitamina D y calcio. Con una dosis entre 1000-3000 UI de vitamina D al día, es más que suficiente. Ojo porque a pesar de vivir en un país con muchas horas de sol, España tiene unos niveles de vitamina D bajos para lo que debería ser.

Si tiene dudas, hable con su médico de cabecera y que le realice una analítica. Si los valores son bajos, por debajo de 20, debería tomar vitamina D extra. Así se protege mejor frente al Covid-19 y también frente a una fractura por huesos frágiles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios