El rincón de la Historia

Zenón de Orue y sus trabajos en Londres

  • Los Coloraos. En diciembre de 1828, tras la derrota colombiana en el Estrecho, los liberales siguen pretendiendo la toma de Ceuta, importante para acciones sobre las costas españolas

Fundiciones de plomo en la Sierra de Berja Fundiciones de plomo en la Sierra de Berja

Fundiciones de plomo en la Sierra de Berja / D.A.

Zenón de Orue en Londres no tuvo el protagonismo que desde 1824 a 1826 mantuvo en Tánger, no encuentra un lugar dirigente entre los exiliados españoles en Inglaterra, de aquí, ante su desgracia, que recurriese a Francisco Cea para que intercediese para conseguir el perdón de Fernando VII… desea evitar la ruina de su familia e hijos.

Zenón tiene amistades liberales en Inglaterra, le hacen intervenir para que Juan Rumí Fuentes, Secretario de la Junta Revolucionaria de Londres, pudiese realizar negocios en Marruecos, escribiendo Zenón cartas de recomendación a favor de éste al príncipe Ben Idris, según Zenón inexistente, además recomienda a Rumí a los comerciantes Sidi Gileli Lamarty y Sidi Monamed Ajerdan. Rumí estaba al servicio de las pretensiones de Torrijos que deseaban comercial con Marruecos para obtener ganancias y financiar las conspiraciones liberales. La copia de esas caras fueron entregadas por Zenón a Cea en Londres el 17-6-1830, como prueba de que trabajaba para Fernando VII.

En años anteriores, en fecha 1-12-1828, Zenón escribía al Baja de Tánger, su amigo Mohamed Omimon (los hechos en España Peninsular cambiaron en Junio de 1827 cuando barcos españoles vencen a buques colombianos cerca de Cádiz - será tratado-, aunque desgraciadamente las cuestiones de los dominios de América eran adversas para las pretensiones de España, pero la cuestión liberal mantenía sus intentos de derrocar al Rey Fernando).

En 1824, en el exilio, Golfín conoció a los Coloraos Pablo Iglesias y Benigno Morales

Exponía Zenón que los franceses habían dejado España y podría ser liberado el Rey Fernando VII y los buenos españoles del cautiverio sufrido bajo el ejército francés. Era el momento de reanudar los tratados de España y Marruecos para que el Sultán marroquí pudiese comprar los terrenos del Rif a España. Mantenía Zenón que la Junta Liberal del Gobierno Español en Londres aprobaba y estaba dispuesta a aceptar la compra por el Sultán Muley Abderramane del as plazas de España en el Norte de Marruecos. Manifestaba Zenón al Bajá Omimon que la Junta Liberal de Gobierno de Londres le otorgaría amplios poderes para negociar con el Sultán de Fez, marcharía con dos mandatarios liberales a Marruecos, con amplios poderes para concluir la enajenación de los Presidios norteafricanos.

Deseaba Zenón recibir noticias de Marruecos referentes a la disposición del Sultán respecto a este proyecto, indagar las condiciones deseadas por el Monarca de Marruecos para adquirir dichos territorios. Además Zenón pretendía averiguar las cantidades o contraprestaciones que propondría el Sultán marroquí entregar a cambio de las Fortalezas españolas del Rif.

Los liberales de España disminuirían sus peticiones, respecto a los Presidios, a cambio de la protección del Sultán a los emigrados constitucionales españoles. Además debían prestar los marroquíes auxilio y ayudas a los tripulantes y buques liberales, fuese para la toma de Ceuta o intentos liberal sobre las Costa de España. En diciembre de 1828, tras la derrota colombiana en Junio de 1827 en el Estrecho, triunfan naves realistas españolas, los liberales siguen pretendiendo la toma de Ceuta, plaza que la consideran importante para acciones sobre las costas españolas, pero no citan para nada la alianza con Colombia, pues las naves de esta nación, en su gran mayoría, han dejado de atacar costas españolas (AHN. Estado, leg, 3075).

En carta del 7-7-1829, vuelve Zenón a dirigirse a su amigo el Baja Omimón. Se refiere a lo avanzadas que estuvieron las negociaciones entre los liberales españoles, llevadas en Marruecos por el propio Zenón, con el Sultán de Fez, interrumpidas por la muerte del Sultán Muley Solimán en 1821, por ellas España vendía a Marruecos los Presidios de Melilla, Alhucemas y Peñón de la Gomera. En 1829 Zenón mantenía la oferta de que los liberales mandarían una legación diplomática a Marruecos encabezada por Zenón, en nombre del que consideraba Gobierno legítimo español, el Liberal. Zenón de Orue no tuvo contestación a sus cartas, pero supo por el judío Mier Macnin, que el Baja Omimon no se encontraba en Tánger, que estaba en Fez al lado del Sultán en un puesto relevante.

El liberal Francisco Fernández Golfín, noble extremeño, fusilado en 1831 El liberal Francisco Fernández Golfín, noble extremeño, fusilado en 1831

El liberal Francisco Fernández Golfín, noble extremeño, fusilado en 1831 / D.A.

Zenón en su correspondencia con Marruecos (legajo anteriormente citado), exponía que no soportaba el clima de Londres, deseaba volver a Tánger, y poder gozar de la protección de Sultán de Marruecos, pretendía Zenón volver con su familia, enviando saludos de su hijo al Baja de Tánger. Manifestaba que carecía de dinero, solicitaba que el Sultán autorizase al judío Macnin le concediese un préstamo, para viajar junto a su familia de Londres a Tánger, Zenón predecía cercanos cambios políticos en España. Esta carta fue enviada por Zenón al Bajá Omimon mediante Fernández Golfín, ministro liberal en Tánger y amigo de Zenón. Golfín estaba comprometido con la causa liberal, entonces seguía a Torrijos. En 1824, en el exilio, Golfín había conocido a los destacados Coloraos, Pablo Iglesias y Benigno Morales.

Cea Bermúdez se interesaba por los informes de Zenón, muy especialmente en lo que se planificaba sobre Ceuta, además de las negociaciones entre los liberales y el Sultanato Marroquí sobre Melilla y los Peñones. Cea deseaba tener conocimiento de lo que realmente pretendía Juan Rumí en sus negociaciones en Marruecos, averiguar lo que los liberales querían obtener del Sultán con la excusa de los negocios. Estaba muy interesado Cea por las intenciones de Torrijos sobre Ceuta y sus posibles planificaciones de desembarcos en España. En Londres Torrijos estaba aconsejado por Fernando Butrón, antiguo Gobernador en Ceuta, el cual pasó a Tánger planes para la sublevación de Ceuta.

Torrijos había conectado con Orue para obtener de éste cartas de recomendación para sus emisarios en Tánger, y así encontrar cooperaciones en su empresa de tomar Ceuta, Orue le contestó conocer que el antiguo Baja Mohamed Omimon había fallecido, y que Omimon era el único amigo que tuvo en Tánger en el que podía confiar. Observamos que Zenón, protector y camarada de los Coloraos refugiados en Tánger, destacando Francisco Delgado, en 1830 no contaba con amigos importantes, ni camaradas en Tánger.

Cea Bermúdez consideraba que las largas ausencias de Rumí de Londres se relacionaban con los planes de Torrijos de ocupar Ceuta y desde allí sublevar España, mantenía que debían tomarse inmediatas medidas para evitarlo. Contaba Cea con la cooperación en Londres de Orue , mediante el cual pretendía descubrir los planes revolucionarios de Torrijos y sus contactos en Londres (Informe del Embajador en Londres, Francisco Cea Bermúdez, a Palacio, Londres 26-6-1830. AHN. Estado, leg. 3075).

El conde de Ofalia informaba desde su embajada en París al Secretario de Estado, el 2-3-1830, que Rumí desde Londres planificaba la toma de las minas de plomo de las costas del Reino de Granada entre Motril y Almería, cercanas a Berja y Almería. Las riquezas mineras de Almería eran ambicionadas por los liberales para financiar rompimientos (AHN. Estado, leg. 3075).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios