Almería

Las autoescuelas adaptan las clases prácticas al nuevo examen de conducir

  • l El examinador indicará un punto de la ciudad y el aspirante tendrá que llegar sin ser dirigido. Se podrá utilizar un navegador

Comentarios 1

Los aspirantes al carné de conducir tendrán que demostrar a partir del próximo día 21 de enero que saben moverse con el coche por cualquier punto de la ciudad. En el nuevo examen práctico, el examinador dará carta libre al alumno para que se dirija a un punto de la localidad, y tendrá que hacerlo sin indicaciones, por su cuenta, pero con ayuda, si es preciso, de un navegador. Esta, entre otras cuestiones, son las novedades que se han introducido en el nuevo examen y cuyo objetivo no es otro que "comprobar la soltura de los conductores y que saben realmente lidiar con el tráfico real una vez que se pongan al volante", tal y como indicó a Diario de Almería uno de los profesores de autoescuela que ya lleva un mes enseñando a sus alumnos las nuevas directrices que les dará el examinador.

La llamada conducción autónoma tendrá una duración de diez minutos y se llevará a cabo al principio de la prueba. Pero después, habrá otros diez minutos aproximadamente en los que el examinador sí dirigirá la ruta o trayecto que debe realizar el conductor. Con esta medida, el alumnos deberá demostrar si sabe circular con soltura y también si tiene decisión o es dubitativo, y si realiza una conducción eficiente, según la DGT.

Otra de las novedades y una de las cuestiones más valoradas tanto por los alumnos como por los propios profesionales que se dedican a enseñar a conducir, es el hecho de que también se puntúe la verificación de los niveles de aceite del vehículo, así como de algún otro líquido. Pero esto será una opción del examen que se realizará de forma aleatoria.

La mayoría de las autoescuelas de la provincia de Almería ya han adaptado las clases prácticas y teóricas a las nuevas directrices. Tanto es así que no es raro ver a vehículos de autoescuela parados en cualquier punto de la ciudad, con el capó abierto y un profesor dando indicaciones al alumnado.

El examen sólo se interrumpirá por una falta eliminatoria que comporte un peligro real y concreto, cuando se produzca una intervención justificada del profesor y cuando quede acreditada una manifiesta impericia del aspirante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios