UN PATRIMONIO PERDIDO

Dos bandos enfrentados y un patrimonio en peligro

  • ALMERIA 1936-2019. La Guerra Civil Española fue difícil para Almería, que aunque no fue frente de batalla, en la retaguardia sufrió serios bombardeos durante el período bélico

Dos bandos enfrentados y un patrimonio en peligro Dos bandos enfrentados y un patrimonio en peligro

Dos bandos enfrentados y un patrimonio en peligro / (ALMERIA)

LA pasada Guerra Civil Española (1936-1939), causó un gran deterioro en el Patrimonio Cultural Español, no visto nunca en la Historia de España ni tan siquiera en el periodo de desamortización del siglo XIX.

La Guerra, con su carácter de confrontación ideológica y revolución social, afectó gravemente al Patrimonio artístico, arqueológico e histórico y particularmente a los bienes inmuebles y muebles religiosos, sometidos en la zona que quedó en poder de la República y fundamentalmente a una violencia incontrolada que provocó incendios de iglesias y conventos y destrucción de una gran parte de los objetos religiosos que se conservaban en ellos. La preocupación de esas acciones por los efectos que la guerra provocaba en las zonas cercanas a los frentes y en especial a las ciudades sometidas a intensos bombardeos aéreos, llevaron al Gobierno de la República a poner en marcha una política de defensa del Patrimonio que tenía como objetivo primordial la evacuación de obras de arte a lugares seguros.

17 IGLESIA DE SANTIAGO 17 IGLESIA DE SANTIAGO

17 IGLESIA DE SANTIAGO / D.A. (ALMERIA)

En la zona Nacional, las líneas de una política de protección y recuperación del patrimonio, se trazaron más tardíamente, pero en cualquier caso si hay que destacar, que en las dos zonas ciertamente se crearon organismos específicos para la salvaguardia del patrimonio artístico, arqueológico e histórico, siendo el deseo de los técnicos y especialistas adscritos a estos organismos proteger un patrimonio que era de todo el pueblo español.

Hay que subrayar que la política de protección del patrimonio en la zona nacional estuvo unida a la organización institucional de lo que se llamaría Nuevo Estado. Tras la sublevación militar, los militares y civiles que la habían auspiciado, crearon un órgano superior de mando sin ninguna significación política que estaba integrado por militares que debían asumir todos los poderes del Estado. En este orden de cosas, hay que subrayar que el bando contrario participante en la Guerra y adversario a la república, en cuanto a la salvaguarda del patrimonio español demostró que sus prioridades eran la victoria militar sobre el gobierno republicano.

En lo que respecta al patrimonio artístico y monumental, las primeras disposi­ciones del bando militar y adverso a la república, se remontan al propio año de 1936. En esa fecha, se prohibió el comercio de obras de arte mientras duraran las circunstancias bélicas, creándose las Juntas Provinciales de Cultura Histórica y del Tesoro Artístico, cuya misión era hacer inventario de los deterioros al patrimonio, recuperando los bienes culturales desaparecidos de sus lugares originales. Dicha Junta no fue creada en Almería porque ésta fue fiel al gobierno republicano vigente en dichas fechas.

En julio de 1936, se formó en Madrid una Junta de Incautación y Protección del Tesoro Artístico

Con posterio­ridad, se creó un Servicio Artístico de Vanguardia, que acompañaba al avance de las tropas y un Servicio del Patrimonio Artístico Nacional, cuyos responsables principales fueron el arquitecto Pedro Muguruza y el futuro director general de Bellas Artes Marqués de Lozoya. En determinadas provincias, el resultado de su actuación fue positivo, como es el caso de Sevilla, donde Hernández Perera, publicó un volumen acerca de las iglesias destruidas durante la primera fase de la Guerra, de similar corte al ya publicado anteriormente por Hernández Corbacho perteneciente al período republicano (1931-1936), y de forma similar a lo publicado por Gallego y Burín en Granada.

Sin embargo, los esfuerzos por el Patrimonio Artístico, fueron aislados, no existiendo un plan coordinado ni tampoco medios para llevar a cabo una labor de conservación importante. Muguruza, por otro lado, denunció las destrucciones del patrimonio eclesiástico por parte de los partidarios de la República y sus actuaciones relativas a la salida del patrimonio más allá de nuestras fronteras.

En relación al Gobierno Republicano, su labor hacia la conservación del Patrimonio Artístico, se basó en una eficaz labor y preocupación coordinada hacia las agresiones al patrimonio cultural español durante la contienda. Ya en julio de 1936, se formó en Madrid, una Junta de Incautación y Protección del Tesoro Artístico, cuya iniciativa partió de la alianza formada por intelectuales antifascistas, que aunque tenía una composición plural, estaba, sin embargo dominada por el partido comunista, destacando entre otros el poeta Rafael Alberti, y la escritora María Teresa León mujer de Alberti y muy comprometida con la protección del Patrimonio Artístico.

El predominio comunista en las tareas culturales se puso claramente de manifiesto en el Ministerio de Jesús Hernández (de septiem­bre de 1936 a abril de 1938). Fue Hernández quién nombró director del Prado a Picasso y del Museo Romántico a Alberti, al igual que el pintor Joseph Renau ocupaba la Dirección General de Bellas Artes. Con posterioridad, la responsabilidad sobre el patrimonio cultural la perdió el Ministe­rio de Educación, dependiendo directamente de Hacienda. En dichas fechas (1938), la gestión del patrimonio estaba muy normalizada, emprendiéndose en Madrid la consolidación de algunos de los edificios parcialmente destruidos en los primeros días de la Guerra, prosiguiendo, además, las declaraciones monumentales, así como «los camiones de arte» y las «Milicias de la Cultura» que divulgaban nuestro arte en el frente.

1 CATEDRAL 1 CATEDRAL

1 CATEDRAL / D.A. (ALMERIA)

La labor de la Junta de Incautación y del Tesoro, tuvo como fin primordial la concentración en depósitos custodiados celosamente, de una parte, importante de nuestro patrimonio artístico, gracias a la colaboración de un gran número de personali­dades y prestigiosos especialistas en Historia del Arte en España: Buero Vallejo, Chueca Goitia, Diego Angulo Iñiguez, Lafuente Ferrari y un largo etcétera. En cuanto a Almería, por parte del Gobierno Republicano se formó una Junta Delegada del Tesoro Artístico en septiembre de 1937, tras la creación de la Junta Central General del Tesoro Artístico en abril de 1937, que durante su actuación consiguió salvar mucho Patrimonio que hoy podemos admirar, como es el tesoro artístico que encierra la iglesia convento de las Puras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios