Seguridad y Movilidad

El centro peatonal controlado con cámaras lectoras de matrículas

  • El sistema discrimina la entrada de vehículos autorizados de los que no y permite sancionar a los infractores

Uno de los ficus del Paseo de Almería 'cobija' una de las cámaras instaladas Uno de los ficus del Paseo de Almería 'cobija' una de las cámaras instaladas

Uno de los ficus del Paseo de Almería 'cobija' una de las cámaras instaladas

El bocado estilo Tim Burton a uno de los ficus del Paseo de Almería es una de las tantas imágenes que durante este puente de San Juan ha estado circulando por las redes sociales. Tras esta cuanto menos curiosa poda, se esconde la instalación de un sistema de cámaras de control mediante el cual el Ayuntamiento de Almería vigilará el acceso restringido a las calles del centro histórico peatonalizadas. O dicho de otra manera, si el vehículo que se adentra en las vías vetadas al tráfico rodado está convenientemente autorizado. O no. En este último caso, el infractor podrá ser sancionado sin que sea necesario que el agente de policía de turno le cace infraganti. Son, en realidad, lectores automáticos de matrículas conectados con la Central de Tráfico y la Jefatura de la Policía Local.

Los residentes en las calles peatonales y los vehículos de reparto son, entre otros, los que disponen del pertinente permiso municipal para recorrerlas. Suelen estar acotadas mediante pilonas escamoteables (bolardos o rompe rodillas), que aparecen y desaparecen presionando un mando a distancia. Pero no todas las calles peatonales cuentan con estos dispositivos y, en más ocasiones de las convenientes, la vía peatonal es cruzada por vehículos no autorizados.

Lector de matrículas en calle Zaragoza Lector de matrículas en calle Zaragoza

Lector de matrículas en calle Zaragoza

A las pilonas escamoteables le quedan los días contados, así como la impunidad a los infractores. Las cámaras de control de accesos están siendo colocadas en puntos estratégicos siguiendo la trayectoria de otras ciudades, como Granada o, más recientemente, Salamanca, con las calles peatonales bajo estricta vigilancia.

Los lectores automáticos de matrícula son una de las novedades introducidas en el servicio de explotación del Centro de Control de Tráfico y de conservación del sistema semafórico de la capital, que el pasado año el Ayuntamiento sacó a licitación, incorporando en el contrato mejoras. Una de las condiciones exigidas por el equipo de gobierno es este sistema de control de cámaras sancionador que dejará fuera de funcionamiento a las pilonas “por los problemas de accidentes”, según explica en 2018 el entonces concejal de Seguridad y Movilidad, Manolo Guzmán. A este motivo podrían sumarse otros inconvenientes relacionados con el propio tránsito peatonal y la accesibilidad de los servicios de urgencias.

Cámara en Javier Sanz con Méndez Núñez Cámara en Javier Sanz con Méndez Núñez

Cámara en Javier Sanz con Méndez Núñez

La unión temporal de empresas constituida por Eysa, antigua concesionaria de la zona azul, y Alusiva fue la que consiguió hacerse con este contrato, por el que el Ayuntamiento de Almería tiene comprometido pagar 2.125.000 euros durante los cuatro años de servicios prestados. A cambio y entre las nuevas obligaciones de la sociedad adjudicataria, se encuentra hacer entrega al Ayuntamiento “llave en mano” –como recogía el propio pliego de condiciones técnicas– del suministro, instalación, configuración y puesta en marcha de la citada solución de control de accesos con “detección y lectura automática de las matrículas de los vehículos que accedan a las zonas peatonales”.

El sistema implantado en la ciudad está compuesto por diez cámaras, con leds infrarrojos cuyo alcance tendrá por mínimo 30 metros, con fibra óptica y un software que permite trasladar la lectura de matrículas al Centro de Control de Tráfico, ubicado en la Jefatura de la Policía Local.

Cuatro cámaras han sido situadas en las intersecciones de Javier Sanz con las calles Padre Santaella, Minero, Zaragoza y Méndez Núñez. En el cruce de esta vía con el Paseo de Almería está instalada otra cámara, a las que se suman los siguientes puntos: plaza Marqués de Heredia con calle Lachambre; calle Poeta Villaespesa con el Paseo; y la calle Juan Lirola, que estará controlada con tres cámaras, una en su intersección con Alcalde Muñoz, y otras dos con calle González Garbín, en dirección ascendente y descendente. Más Plaza Vieja.

El sistema de análisis e identificación de matrículas está integrado en una plataforma de vídeo inteligente, que permitirá tanto el reconocimiento automático de las matrículas como el envío de las que no estén dadas de alta –no autorizadas– al sistema de generación de denuncias del Ayuntamiento al objeto de poder emitir, previa ratificación por parte de los agentes de la Policía Local, la correspondiente sanción al conductor que invada la zona peatonal.

Las cámaras a emplear tienen una capacidad mínima de seguimiento del 98% de los vehículos, identificando correctamente el 95% de todas las matrículas, de día y de noche. Para ello, pueden operar en luz visible y luz infrarroja, y captar imágenes con suficiente calidad sin que el deslumbramiento de los focos de los coches y contraluces afecten a la identificación.

Otra cámara, en calle Minero Otra cámara, en calle Minero

Otra cámara, en calle Minero

Estas cámaras, además, están diseñadas para resistir los actos vandálicos. Adicionalmente, la solución de lectura automática de matrículas estará dotada de un sistema de grabación de back-up ubicado en cada cámara para que, en caso de fallo o avería de la red, quede almacenada la información, pudiéndose extraer y gestionar de forma posterior.

Los primeros diez lectores –su número puede ser objeto de ampliaciones venideras para completar proyectos como el de la anunciada peatonalización del Paseo– están dentro de las 102 cámaras que controlarán el tráfico rodado en la ciudad, un número que el citado contrato de 2018 amplía los 82 cruces centralizados que hasta el momento disponía la capital, junto a 34 aforos automáticos para el control de vehículos y ajuste de los semáforos.

Son medidas adoptadas por el Ayuntamiento de Almería atendiendo al incremento del parque móvil de la ciudad y la evolución de las tecnologías, dos motivos por los cuales el equipo de gobierno apostó el pasado año por una nueva Central situada en la planta baja de la Jefatura, con mayor espacio y más equipos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios