patrimonio

Los arquitectos de la rehabilitación del campanario de la Catedral defienden el proyecto

  • Lavila Arquitectos asevera que "el proyecto respeta las aportaciones de todas las épocas y las pátinas y expresamente se indica que no se eliminará ninguna de ellas"

La Catedral de Almería con la torre del campanario al fondo. La Catedral de Almería con la torre del campanario al fondo.

La Catedral de Almería con la torre del campanario al fondo.

Lavila Arquitectos, el estudio ganador del proyecto de rehabilitación de la torre del campanario de la Catedral, aclara en un comunicado la polémica surgida en torno a los trabajos y al voto particular del jefe de departamento de Protección de Patrimonio Histórico de la Delegación Territorial de Almería. 

Los arquitectos confirman que el proyecto cumple con la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía, "pues está proponiendo la conservación, restauración y rehabilitación de la Torre de la Catedral. Sobretodo desde el punto de vista de la rehabilitación, tan importante en la sociedad del siglo XXIque permita un acceso universal a la cultura. Conservar un edificio que no puede visitarse porla dificultad de sus accesos y por la falta de medidas de seguridad, no contribuye a su difusiónentre la ciudadanía que no puede disfrutar de él".

El proyecto fue seleccionado por el Ministerio de Fomento dentro del programa del 1,5 % cultural entre cientos de proyectos de toda España para acogerse a la subvención de las obras de rehabilitación.

Según el estudio ganador, "se respetan las aportaciones de todas las épocas y las pátinas y expresamente se indica que no se eliminará ninguna de ellas", argumentando que "únicamente es necesario un paso de 1,90x1,70 metros en la bóveda de planta baja y en el forjado de planta primera para asegurar la comunicación vertical por el interior de la Torre". Explican que "este tipo de huecos se hacen sin ninguna dificultad en los forjados y las bóvedas, pues no comprometen su estabilidad estructural y se han venidopracticando a lo largo de la historia".

Los arquitectos confirman que el proyecto cumple con la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía

Tanto es así que la propia Torre de la Catedral de Almería tiene varios huecos practicados en dichos forjados y bóvedas para el paso de los contrapesos del reloj desde el siglo XVIII.

"No se elimina ninguna bóveda ni forjado, sino que exclusivamente se permite el paso del ascensor, que es absolutamente imprescindible para que puedan visitar la torre las personas con discapacidad o dificultades de movimiento. El punto 3 del artículo 20 de la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía indica que losmateriales elegidos seguirán criterios de reversibilidad. Todo el proyecto plantea el uso demateriales y técnicas tradicionales, como la cal, la piedra, madera, pátinas naturales, etc.", explican, al mismo tiempo que "en caso de desmontaje toda la estructura y materiales del ascensor son absolutamente reversibles y podrían desmontarse sin dificultad y recuperar las trazas de las bóvedas y los forjados muy fácilmente".

"En caso de desmontaje toda la estructura y materiales del ascensor son absolutamente reversibles y podrían desmontarse sin dificultad y recuperar las trazas de las bóvedas y los forjados muy fácilmente"

Se refieren al punto 4 del mismo artículo, que señala que si se añaden materiales, estas adiciones deberán ser reconocibles. "El ascensor presenta 4 perfiles verticales de acero 20x8cm. y un cerramiento de vidrio que, lógicamente, se distinguen inmediatamente de las fábricas antiguas. La propia transparencia hace que puedan verse los paramentos a través del mismo por lo que su impacto visual es muy reducido".

Según el estudio, el acceso a la torre se realiza desde la nave del Evangelio de la Catedral a través de unapuerta en recodo de menos de 80 cm. de ancho con 5 peldaños y un tramo de rampa muy empinada, "lo que lo hace inviable desde cualquier punto de vista de accesibilidad, además de muy peligroso en caso de una evacuación de emergencia", agregan. La documentación histórica y fotográfica documenta la existencia de una puerta en el lateral Este, que fue tabicada probablemente en torno a los años 40 del siglo XX. Aún hoy son visibles los restos de dicha puerta en la fachada de la Torre hacia la plaza de la Catedral.

"El proyecto propone recuperar este acceso que en su día tuvo, por lo que no se trata de ninguna nueva apertura. Además de todo lo anterior el proyecto incluye los estudios arqueológicos e históricos que documenten antes y durante la ejecución de las obras todos estos aspectos", aseguran al respecto.

"Las intervenciones en cornisas y resto de elementos de fachadas se justifican por la necesidad de evitar las patologías que gran parte de ellas presentan fundamentalmente por la falta de protección frente al agua. Todas estas actuaciones respetan las pátinas históricas e incluso está prevista la realización de un estudio de caracterización de los materiales que componen la Torre. El equipo multidisciplinar formado por Arquitectos, Aparejadores, Arqueólogos, Historiadores, Ingenieros, etc, contempla la compatibilidad entre las diferentes intervenciones que incluye el proyecto", concluyen los arquitectos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios