Obras en el Cañarete

La niebla se suma al caos de cada mañana en la A-7

  • La circulación se ha complicado esta mañana aún más debido a la falta de visión en la Autovía del Mediterráneo entre la capital almeriense y Aguadulce

La niebla complica aún más la circulación en la A-7 esta mañana La niebla complica aún más la circulación en la A-7 esta mañana

La niebla complica aún más la circulación en la A-7 esta mañana / Redacción (Almería)

La densa niebla con la que ha amanecido esta mañana a capital y Aguadulce ha complicado aún más la circulación por la Autovía del Mediterráneo entre ambas localidades. Las adversidades meteorológicas se han sumado al caos de cada mañana en este tramo de vía que a diario soporta miles de vehículos con circulación muy lenta, especialmente en horas punta. Además de una alta accidentalidad provocada por la intensidad del tráfico.

Tráfico muy lento en la Autovía del Mediterráneo entre Aguadulce y Almería esta mañana Tráfico muy lento en la Autovía del Mediterráneo entre Aguadulce y Almería esta mañana

Tráfico muy lento en la Autovía del Mediterráneo entre Aguadulce y Almería esta mañana / Redacción (Almería)

Es el calvario de cada mañana de la Autovía del Mediterráneo. Miles de conductores de todo tipo de vehículos, desde los camiones a los autobuses escolares, atascados entre los enlaces 429 de Roquetas y el 438 del acceso a la capital por Bayyana. Como si de la entrada a las grandes urbes se tratara, pese a no tener ni una décima parte del tráfico que generan estas ciudades con millones de usuarios, cada día toca suplicio al volante y prende la llama de la impaciencia cuando se colapsa la A-7 en la ida al trabajo y al colegio. Entre el exasperante concierto del claxon de más de un turismo y la psicosis colectiva del que sabe que llegará tarde cuando lo esperan, se genera una tensión que propicia imprudencias y más de un accidente. En poco más de un mes, desde que se cerrara al tráfico el Cañarete por el enésimo desprendimiento de rocas, se han registrado una decena de alcances y colisiones ante la impotencia de los agentes de la Guardia Civil de Tráfico y Policía Local roquetera en el tramo provincial más negro de la Autovía del Mediterráneo.

Al borde del colapso

Más de 50.000 vehículos diarios a los que se suman otros 15.000 que con anterioridad circulaban, como alternativa de una A-7 al borde del colapso, a través de los nueve kilómetros de ensueño en las estribaciones sur de la Sierra de Gádor junto a la orilla del mar. De nada sirve el refuerzo de las medidas policiales ni los mensajes en paneles ni nuevas señales si los conductores se encuentran con la retención cada día. No hay forma de apaciguar las hostilidades y la exigencia al nuevo Gobierno de Pedro Sánchez es máxima, tanto en la reapertura del Cañarete una vez finalizadas las obras que estos días darán comienzo como para la construcción de un tercer carril en la A-7 que si dispone de estos hilos de descongestión de la circulación desde la Comunidad Valenciana hasta la frontera francesa. Es más, desde febrero de 2018 se trabaja en el proyecto de construcción de un tercer eje entre Crevillente y Alhama de Murcia. 72 kilómetros con una inversión que rondará los 415 millones de euros, más otros 25 en expropiaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios