Tribunales

A la cárcel durante 14 años por apuñalar a un portero y a un encargado del Mandala

  • El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha confirmado la pena de 14 años de prisión a D.P.J., un hombre condenado por sendos delitos de homicidio en grado de tentativa

Mandala Beach, una de las discotecas cerradas por un brote de coronavirus. Mandala Beach, una de las discotecas cerradas por un brote de coronavirus.

Mandala Beach, una de las discotecas cerradas por un brote de coronavirus. / Diario de Almería

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha confirmado la pena de 14 años de prisión a D.P.J., un hombre condenado por sendos delitos de homicidio en grado de tentativa tras apuñalar al encargado y al portero de una discoteca de Mojácar.

La sentencia del Alto Tribunal andaluz desestima el recurso de apelación interpuesto contra el fallo de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Almería, que declaró probado que los hechos tuvieron lugar durante la madrugada del 26 de mayo de 2018.

El acusado se encontraba en ese momento con un grupo de amigos afincados en la provincia de Málaga celebrando una despedida de soltero en dicho establecimiento, ubicado en la playa de Mojácar.

Sobre las dos de la mañana, debido a un problema en el interior del local, la seguridad de la discoteca "invitó" a D.P.J. y a parte de sus acompañantes a salir al exterior, dónde se produjo una discusión entre éstos y el personal del establecimiento que "fue a más" y concluyó con un enfrentamiento físico entre "ambos bandos".

Durante dicha riña, D.P.J. asestó dos puñaladas al encargado de seguridad del local, una en el pecho y otra en la pierna izquierda, y otras dos, en un hombro y en el costado derecho, al controlador del local, actuando "con absoluto desprecio hacia la vida de los perjudicados, y con la finalidad de causarles el mayor daño físico posible, incluida su muerte".

En este sentido, el fallo apunta que habrían muerto "de no haber recibido los mismos asistencia medica y quirúrgica de manera urgente".

Por estos hechos le fueron impuestas sendas penas de 7 años de cárcel por dos delitos de homicidio en grado de tentativa y el abono de indemnizaciones de 10.320 y 18.370 euros a los agredidos por los días de incapacidad y secuelas causadas.

La defensa de D.P.J. recurrió la sentencia ante el TSJA, que ahora incide en cómo los empleados del local reconocieron a éste como el autor de la agresión, y que a esta "prueba personal se suma el contenido de la grabación realizada por el sistema de seguridad de la discoteca que refleja las imágenes correspondientes a los precisos momentos en que ocurrieron los hechos".

"La grabación de las cámaras de seguridad confirma sin lugar a dudas la autoría de D.P.J. (...) El acusado, portando un objeto no identificado en la mano pero cuya condición punzante es indudable a la vista del resultado, lo lanzó y aplicó dos veces al cuerpo de -el encargado de seguridad-, y poco después hizo lo mismo respecto de -el controlador-, al cual se ve cómo dirige una de las punzadas al cuello alcanzándole en la extremidad superior izquierda al levantarla la víctima como tratando de defenderse".

Considera además que la Audiencia Provincial ha calificado correctamente los hechos como dos delitos de homicidio intentado y no como lesiones según pretendía el acusado porque el que las agresiones se produjesen durante una "trifulca" en "nada interfiere en el ánimo o la consciencia del agresor al medir las posibles consecuencias de sus actos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios