Almería

Una casa nueva para Santa Ana y la Virgen

  • La ubicación elegida, junto a la parroquia, es la más adecuada por comodidad para los fieles · El día 11 de agosto procesionará el Cristo del Mar que estará acompañado por la Infantería de Marina cartagenera

La Hermandad de la Virgen de Santa Ana y la Virgen del Carmen de El Puerto de Roquetas de Mar actualmente está trabajando en las obras de lo que en un futuro próximo será su nueva casa, un espléndido edificio junto a la parroquia, en plena plaza Benedicto XVI, que albergará todas las actividades de la cofradía.

Como no podía ser menos, la crisis económica ha obligado a ralentizar las obras, pero los hermanos esperan que para 2014 pueda ser inaugurada. Dispone de unos 400 metros cuadrados de solar, y estará dotada, entre otras instalaciones, de varios salones que albergarán los tronos de las diferentes imágenes de la hermandad. Hasta ahora tenía su sede repartida en varios lugares, incluso casas de los hermanos, por lo que es la primera vez que va a contar con un flamante centro para poder realizar de forma conjunta todas sus actividades.

La Hermandad cuenta con varias tallas, como la Virgen de Santa Ana o la Virgen del Carmen, que son propiedad de la parroquia, así como la Virgen de las Angustias, el Cristo del Mar y Fray Leopoldo. En un principio cuando se inaugure la nueva Casa de la Hermandad está previsto que se traslade allí la Virgen de las Angustias. Precisamente acaban de finalizar sus días grandes de feria con el tradicional lavado de cara a la Virgen de Santa Ana, en unas fiestas, las de El Puerto, de interés turístico andaluz . Un año más se recogió agua del puerto roquetero con una palangana y con ella se lavó la cara de la sagrada talla en presencia de miles de personas, siendo el agua devuelta al mar después del tradicional y emotivo acto. Luego llegaba el emocionante momento del embarque, en el que todos quieren participar, aunque no todos pueden subir a las naves.

Este año trece nuevos hermanos, algunos casi bebés, vivieron las fiestas con las medallas de la hermandad recién impuestas de manos del párroco del templo de Santa Ana y San Joaquín. Cumpliendo el tradicional rito la procesión salió de la parroquia a media tarde portando los costaleros las imágenes de Santa Ana y de la Virgen del Carmen. Miles de personas se arremolinaron en torno a ellas en la explanada del faro esperando el momento en que se procediera al lavado de cara de Santa Ana con el agua de mar recogida en la palangana. La sagrada imagen esperaba el momento subida en un escenario junto al faro, a la vista de los asistentes que llenaban la plaza, mientras las autoridades locales y los miembros de la hermandad luían sus mejores galas. El párroco pidió por los más desfavorecidos y los que están en paro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios