DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Coronavirus Almería ¿Y nosotros cuándo nos casamos?

  • Bodas, confirmaciones y bautizos han sido aplazadas a causa de esta crisis mundial a una nueva fecha que en el caso de las comuniones aún no se ha establecido

  • Septiembre, octubre y noviembre son los meses que barajan para estas celebraciones si el Covid-19, para entonces, permite dichas aglomeraciones

Las bodas civiles en tiempos que corren, con mascarilla y sin familiares ni amigos. Las bodas civiles en tiempos que corren, con mascarilla y sin familiares ni amigos.

Las bodas civiles en tiempos que corren, con mascarilla y sin familiares ni amigos. / D. A.

Esta pandemia mundial del Covid-19 ha obligado a suspender o, al menos, aplazar decenas de bodas, confirmaciones y bautizos previstos para estas próximas semanas. Junto a esto, tras el Domingo de Resurrección (12 de abril) llegan las primeras comuniones, las cuales al menos en estas semanas del mes que nos atañe, deberán de ser también aplazadas hasta nueva fecha. 

"Las bodas son una cuestión personal de los novios. Son ellos quienes deciden la fecha, no la iglesia. Y ahora, con esta situación, son ellos mismos los que han decidido cambiarlas a fechas posteriores. De igual modo pasa con los bautizos, siendo los padres los encargados de decidir una fecha u otra", narra un sacerdote a este medio de comunicación.

Sin embargo, con las comuniones ocurre lo contrario. "El tema de las comuniones sí que tiene más importancia porque no es un acto único como son las bodas, con la pareja de novios, sino que reúne a multitud de niños y niñas y familiares y amigos. No se puede hacer una norma general que englobe a todos porque cada parroquia tiene su particularidad. Yo, por ejemplo, en una parroquia tengo a más de 30 niños y en otra parroquia que también llevo solo tengo a tres. En este último caso, sí es más fácil ponernos de acuerdo con los padres de esos tres niños y buscar una alternativa, pero en el otro caso es más complicado", incide al respecto este párroco de la ciudad. 

"La verdad que es un tema que está al día. Todos los días me llaman para saber novedades del tema y yo les digo que hasta el momento no se sabe nada. Es cierto que otras ciudades sí han optado por aplazar estas celebraciones a otras fechas pero aquí, en Almería, aún no se ha comentado nada". Preguntado por qué fechas serían las más idóneas para celebrar estas primeras comuniones, el padre manifiesta que "quizás sean en septiembre o en octubre, ya que las comuniones no tienen un calendario litúrgico para celebrarse, siempre y cuando no sean en fechas como la Navidad o la Semana Santa".

Con todo esto, no obstante, el sacerdote pide tranquilidad a la población. "Por desgracia, por ahora no tenemos información. No hay nada. No podemos estar dando todos los días fechas porque dependemos de las medidas que tome el Estado. Imagínense que ahora aplazamos las comuniones y desde el Gobierno nos indican que podemos salir a la calle y tener una vida normal a partir de este mismo mes de abril. Cuando todo se aclare y nos den instrucciones, la iglesia se pronunciará. Mientras, vamos a esperar a que las autoridades civiles hagan su trabajo".

Este aplazamiento de fechas ha repercutido al sector de las celebraciones. "Muchos padres me llaman diciendo que ya han dado la señal del restaurante de celebración. Es una situación muy complicada pero yo les digo que la salud está por encima del dinero. Es más, incluso me han llamado de importantes restaurantes y salones de celebraciones de la ciudad preguntándome si se van a cancelar o no estas celebraciones. Entiendo que para la hostelería es un palo gordo y la crisis será muy severa pero ahora es tiempo de cuidarse y salir de esta cuanto antes, no queda otra", finaliza el clérigo. 

Y es que todo el tejido empresarial, concretamente los profesionales que rodean a la celebración de eventos -fotógrafos, organizadores, animadores, hosteleros o decoradores- se enfrentan a un futuro incierto pues no se sabe, por el momento, a partir de qué fecha se permitirán los festejos o acontecimientos masivos. 

Los profesionales que viven de los grandes eventos sienten temor ante lo que está por venir. En el caso de los fotógrafos, el trabajo en bodas y eventos similares supone el 80 por ciento de sus ingresos, frente al 20 por ciento restante que tiene que ver con fotografía comercial. La restauración también se verá afectada. Uno de los salones más importantes de la ciudad ha indicado a Diario de Almería que "ya me han cancelado cuatro bodas entre abril y mayo. Una de ellas la han pospuesto para octubre, de las otras tres no se sabe aún nada. Para mi, esto es una ruina", indica con voz resignada.Hay que recordar que mayo es el “mejor mes” para la hostelería, lo que supone un duro mazazo para los establecimientos. 

Con este mapa, la mayor parte de los seguros de boda no cobren las canciones por razones externas a los novios. Es decir, a no ser que se dé un problema de salud grave, un accidente o alguno de los miembros de la pareja fallezca, la póliza no indemniza la suspensión del evento. Precisamente por esta razón y teniendo en cuenta la laguna que existe en los seguros ante epidemias como la actual, desde la Asociación Nupcial Americana recomiendan posponer la celebración antes que cancelarla al completo. Al igual que con las bodas, también ocurre con el resto de celebraciones. Así, nos enfrentamos a una incertidumbre tanto por los protagonistas de estas como por los comerciantes que viven y "comen" de ello. El mes más potente para ellos, mayo, se esfuma y por delante solo queda incertidumbre de saber si podrán recuperar algo de lo invertido, o no, al menos en los meses otoñales

Serán miles de familias de toda la provincia las que se verán afectadas por esta situación, algunas de ellas con los preparativos para la Primera Comunión muy adelantados. Sin embargo, las circunstancias obligan a tomar esta decisión. La salud, está por encima de todo.

Con esto, serán miles de familias de toda la provincia las que se verán afectadas por esta situación, algunas de ellas con los preparativos para la Primera Comunión muy adelantados. Sin embargo, las circunstancias obligan a tomar esta decisión. La salud, está por encima de todo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios