Almería

El tesón de un nieto logra la promesa de adaptar los aseos del cementerio de Almería para personas en silla de ruedas

  • El Ayuntamiento se compromete a construir unos baños para personas con movilidad reducida

La escalera que conduce a los aseos del cementerio. No hay barandillas ni rampa. La escalera que conduce a los aseos del cementerio. No hay barandillas ni rampa.

La escalera que conduce a los aseos del cementerio. No hay barandillas ni rampa. / Javier Alonso

Ha recorrido lo suyo, dirigiéndose a distintas administraciones y recibiendo meses atrás negativas. Pero el empeño de un nieto por disponer de baños adaptados en el cementerio de San José, a los que le es imposible a acceder a su abuela –utiliza silla de ruedas–, ha conseguido por fin el resultado esperado. El Ayuntamiento de Almería se ha dirigido a Salvador Marcet, comunicándole por escrito el compromiso del equipo de gobierno de corregir esta deficiencia el principal camposanto de la ciudad.

“Mi abuela se ha puesto contentísima cuando le he dicho que el Ayuntamiento me había envidiado una carta”. Firmada por la concejal de Servicios Municipales, Sacramento Sánchez le informa de que su área tiene prevista la construcción en dicho cementerio de un aseo adaptado a personas con movilidad reducida y con minusvalías, siendo la intención municipal “la de suprimir las barreras arquitectónicas que limitan y restringen la capacidad deambulatoria de las mismas, así como cumplir con la normativa vigente de accesibilidad y solventar los problemas que expone”. En el escrito la concejal adquiere el compromiso, además, de ejecutar las obras “lo antes posible”.

Marcet espera que las palabras se traduzcan en hechos al comprobar las dificultades existentes para poder hacer uso de los servicios, que carecen actualmente de una rampa que elimine las dificultes que entrañan los considerables escalones actuales. “Mi abuela -bromea- está dispuesta a estrenarlos ella y la pobre me ha dicho que ha costado trabajo conseguir esto”.

Salvador Marcet Salvador Marcet

Salvador Marcet

Salvador Marcet lleva más de un año demandando un aseo accesible, con escritos registrados en el Ayuntamiento y dirigidos también a la empresa concesionaria de los servicios mortuorios en Almería capital, así como denuncias formuladas ante el Defensor del Pueblo Andaluz y el Defensor del Pueblo a nivel nacional.

En el Día de Todos los Santos de 2019, Marcet acompañaba a su abuela, María López, a visitar a familiares en el cementerio. Según cuenta su nieto, a María López le gusta ir con asiduidad , pero ese día, en concreto, tras un largo trayecto en autobús su abuelo necesitó ir al baño. Con 77 años, los problemas de circulación le han generado una minusvalía del 60% y precisa de silla de ruedas. Se encontraron con una escalera sin barandillas ni rampa, por lo que necesitó la colaboración de cinco personas para poder ayudar a su abuela.

Fue entonces cuando decidió armarse de paciencia y reivindicar unos aseos adaptadas, no ya solo por su abuela, sino por las personas en general con movilidad reducida y minusvalías. De hecho, está decidido a inspeccionar el resto de los camposantos de la capital y enviar las instancias que sean precisas para evitar que otros pasen por la situación vivida por su abuela.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios