Discapacidad La Junta estabiliza cerca de un centenar de contratos de personas con discapacidad

  • La inversión de la Consejería de Empleo hace posible el mantenimiento de 2.200 contratos y la firma de 89 indefinidos

Un trabajador con discapacidad desempeña sus funciones. Un trabajador con discapacidad desempeña sus funciones.

Un trabajador con discapacidad desempeña sus funciones. / D.A.

La Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo de la Junta de Andalucía ha invertido durante la actual legislatura más de 8,5 millones en políticas para facilitar la contratación de personas con discapacidad en la provincia almeriense, que han permitido el mantenimiento de casi 2.200 contratos y la firma de 89 contratos indefinidos en Centros Especiales de Empleo, la adaptación de puestos de trabajo y la contratación indefinida en empresas ordinarias.

A esta cuantía hay que añadir la destinada a los programas que permiten mejorar la empleabilidad del colectivo, con orientación laboral, prácticas, tutorías, asesoramiento y formación. En este caso es más complicado cuantificar la inversión porque muchos programas se dirigen a colectivos con dificultades de inserción laboral en general, entre las que se incluyen las personas con discapacidad. La Consejería cuenta con ayudas para el mantenimiento del empleo y la contratación indefinida de personas con discapacidad en Centros Especiales de Empleo (CEE) -que son empresas en las que el 70% de la plantilla tiene discapacidad-, así como para adaptación de los puestos de trabajo, y ayudas para que las empresas ordinarias creen empleo en este colectivo, con el fin de incrementar la aún escasa presencia de estas personas en empresas ordinarias.

También hay una línea de ayudas para que las entidades que trabajan por la inserción laboral de las personas con discapacidad pongan en marcha servicios de apoyo para alcanzar dicho objetivo y para facilitar el paso de estas personas de CEE a empresas ordinarias. En los próximos días se darán a conocer las resoluciones de estas ayudas. Además, las personas con discapacidad tienen prioridad para acceder a otras medidas de apoyo de la Consejería de Empleo como la orientación laboral, la Formación Profesional para el Empleo, los programas de prácticas en empresas o la Iniciativa AIRE.

Así, en la red Andalucía Orienta de Almería, cuatro de las unidades que han gestionado durante los dos últimos años entidades colaboradoras de este programa han tenido como colectivo específico de atención a las personas con discapacidad (aunque pueden dirigirse a cualquier unidad Andalucía Orienta para ser asesoradas), llegando a prestar más de 17.000 horas de atención y a poner en marcha 1.705 Itinerarios Personalizados de Inserción para este colectivo, gracias a la labor de nueve técnicos especializados contratados por las entidades, que recibieron una ayuda total de 926.710 euros para este fin. Las entidades colaboradoras han sido Asoal, Verdiblanca, Andalucía Inclusiva-Cocemfe y Faisem.

De las nuevas unidades que se han puesto en marcha en las últimas semanas, correspondientes a la convocatoria de ayudas para entidades colaboradoras de Andalucía Orienta de 2020 que Empleo apoya con 2,1 millones de euros, cuatro tienen como colectivo de atención prioritaria las personas con discapacidad. Son Faisem, FAAM, El Saliente y Asoal. Estas unidades, apoyadas con 546.018 euros, tienen el objetivo de realizar hasta febrero de 2022 más de 5.300 horas de orientación laboral y 6.100 de acompañamiento para la inserción. En cuanto al programa de prácticas en empresas, denominado Experiencias Profesionales para el Empleo (EPES), en su última convocatoria ha hecho posible que 182 personas con discapacidad en Almería hayan adquirido experiencia laboral y los valores y hábitos de un entorno real de trabajo a través de prácticas profesionales no laborales en empresas y entidades.

El Servicio Andaluz de Empleo financió en 2020 con más de un millón de euros concedidos a entidades colaboradoras para la gestión de las prácticas, llegó a 382 personas beneficiarias

Este programa, que el Servicio Andaluz de Empleo financió en 2020 con más de un millón de euros concedidos a entidades colaboradoras para la gestión de las prácticas, llegó a 382 personas beneficiarias, lo que implica que el 47,7% de los participantes presentaban algún tipo de discapacidad. Y además, de las 115 personas en total que fueron contratadas, 32 fueron personas con discapacidad, el 27,8%.

El programa de Experiencias Profesionales para el Empleo persigue favorecer la mejora de la empleabilidad de las personas desempleadas, que en muchos casos deben afrontar como principal reto dotarse de experiencia profesional para poder acceder a una ocupación. Por ello, les facilita prácticas no laborales que oscilan entre los 3 y los 9 meses, con jornadas semanales de 20 horas repartidas en cuatro días de 5 horas, periodo en el que reciben becas del 80% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (unos 430 euros mensuales).

Por otro lado, en la Formación Profesional para el Empleo, las personas tanto desempleadas como ocupadas que quieran participar como alumnos en los cursos, tienen prioridad en la selección, recibiendo un punto más en la baremación.Además en el marco de la Iniciativa AIRE que promueve la contratación de 1.143 personas desempleadas en colaboración con 102 ayuntamientos almerienses y una inversión de 11,22 millones de la Consejería de Empleo, se ha reservado un 6% de los contratos para personas con discapacidad, un porcentaje superior al exigido por la normativa, que es del 2%, lo que implica que al menos 68 personas con discapacidad puede acceder a un empleo y una experiencia laboral gracias a la Iniciativa AIRE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios