Educación

Padres del Princesa Sofía sienten “miedo” por sus hijos y "ruegan" un médico

  • ·Desde el AMPA hacen un llamamiento “desesperado” para cubrir la plaza vacante desde hace más de 5 meses

  • · Se trata de alumnos con grandes discapacidades y con diferentes problemas de salud 

Alumnos con gran discapacidad en el CEE Princesa Sofía. Alumnos con gran discapacidad en el CEE Princesa Sofía.

Alumnos con gran discapacidad en el CEE Princesa Sofía. / D.A.

De insostenible tachan la situación desde la Asociación de Madres y Padres (AMPA) del Colegio de Educación Especial Provincial Princesa Sofía de Almería, dependiente de la Junta de Andalucía, quienes han manifestado sentir "miedo" por sus hijos y urgen la contratación del médico. Y es que se trata de un centro que debe estar dotado de personal docente, pero también de personal sanitario, con una plaza de medicina escolar y otra de enfermería entre sus trabajadores.

“Desde octubre de 2019 llegó al AMPA ‘Avanzar’ la noticia de la jubilación del médico que ocupaba uno de esos dos puestos, y en ese mismo momento se produjeron las peticiones para que estuviera todo previsto con antelación y los niños no se quedasen desatendidos”, han detallado desde el AMPA. No fue así, hasta el extremo de que continúa sin cubrirse la vacante a día de hoy y una sola enfermera debe atender a los 120 alumnos, llegados de toda la provincia, “con la problemática añadida de la incidencia de la COVID-19”. Ante el grave riesgo para sus hijos y la notable falta de asistencia, Enriqueta Reche, la presidenta del AMPA, ha hecho “un llamamiento desesperado para que sea cubierta la vacante de médico escolar, que nuestros hijos necesitan de forma apremiante”.

“Tenemos miedo de que ocurra alguna circunstancia grave y mientras los servicios de urgencia acuden hasta el centro, la situación sea ya irremediable”

A esto ha añadido que no se puede obviar bajo ninguna circunstancia, que “al colegio acuden más de un centenar de alumnos con las mayores necesidades educativas y sanitarias de toda la provincia”. El sentir de las madres y padres que representa es rotundo y claro: “Tenemos miedo de que ocurra alguna circunstancia grave y mientras los servicios de urgencia acuden hasta el centro, la situación sea ya irremediable”. Lejos de ser una manera exagerada de llamar la atención, ha advertido de que “ya en varias ocasiones, durante este mismo curso, el 061 ha tenido que acudir a atender necesidades que anteriormente eran solucionadas en el mismo colegio por el médico”.

Reche ha ido a más para subrayar que este llamamiento “solamente consiste en poner en conocimiento de la administración que nuestros hijos no entienden de plazos, ya que no se puede olvidar que desafortunadamente ellos tienen las mismas necesidades las 24 horas al día los 365 días del año”, textualmente. Es por ello que su mensaje se torna ya desesperado: “Rogamos que, por la seguridad de nuestros hijos, la tranquilidad de las familias y el buen funcionamiento del colegio, sea cubierta ya la vacante del médico”. Cuando comenzaron a movilizarse, antes del momento de la jubilación del facultativo saliente, se les frenó con la explicación de que mientras esta no fuese efectiva, no se podía reclamar un nuevo médico. Una vez ya jubilado, tampoco se les ha dado solución, si bien el AMPA lo ha reclamado en reiteradas ocasiones.

“Rogamos que, por la seguridad de nuestros hijos, la tranquilidad de las familias y el buen funcionamiento del colegio, sea cubierta ya la vacante del médico”

La administración tampoco ha estado acertada en los trámites oportunos y necesarios, puesto que lo único que se ha conseguido es que “hace unas semanas, por fin, llegase una médica, pero estuvo tan solo tres días, al comunicársele que se había producido un error en su contratación y tuvo que marcharse”. Así lo ha relatado Mercedes Mellado, a la que no solo le importa su hijo, que “tiene una epilepsia muy importante a consecuencia de su patología”, porque “como él, todos los niños de este cole están afectados, de una o de otra manera, con diferentes problemas de salud”.

La situación es tan extrema que las familias se encuentran en una dura tesitura: “Tenemos que elegir si llevarlos al cole, con el beneficio que para ellos supone, o que se queden en casa, por no poder contar con una asistencia médica garantizada allí”. Lo tienen claro: “No vamos a permitir que los niños carezcan en su centro escolar de un médico, que es absolutamente necesario, encima siendo un centro que, por norma, debe estar dotado de ese personal sanitario”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios