Sucesos

Se estrecha el cerco sobre al agresor sexual que asaltó a una joven el día 1

  • La Policía toma declaración a la víctima, a sus padres y al testigo que alertó al 112 de Andalucía

Se estrecha el cerco sobre al agresor sexual que asaltó a una joven el día 1 Se estrecha el cerco sobre al agresor sexual que asaltó a una joven el día 1

Se estrecha el cerco sobre al agresor sexual que asaltó a una joven el día 1 / Carlos Barba/EFE (Almería)

La Policía Nacional estrecha el cerco sobre el presunto agresor de la joven de 20 años que el día de Año Nuevo recibió una brutal paliza y sufrió un intento de violación. Poco a poco van trascendiendo nuevos datos que dibujan un perfil muy concreto lo que, unido a la presencia de diferentes cámaras de seguridad en edificios de los alrededores de la calle Antonio Gala, dónde se produjo el asalto, pueden facilitar la identificación del criminal más buscado en estos momentos por los cuerpos y fuerzas de seguridad en la provincia.

Por lo pronto, el Cuerpo Nacional de Policía ya ha entrevistado al testigo que alertó sobre las 08:44 horas del pasado miércoles al 112 de Andalucía informando que había presenciado lo que parecía ser un atraco. Los agentes cuentan con una completa descripción del hombre y han podido descartar a dicho testigo como sospechoso, ya que no presentaba ninguna marca o herida en su cuerpo compatibles con las que presentaría el responsable de la agresión a esta alumna de imagen y sonido, que durante el curso estudia en Murcia y se encontraba pasando las vacaciones de Navidad en casa.

Más aún, la Policía Nacional ya ha podido hablar con la propia víctima y con sus padres. Según han trasladado fuentes cercanas a la familia a este periódico, la joven habría indicado que su agresor tiene entre 20 y 30 años. En su relato a los agentes responsables de la investigación ha señalado que fue abordada en el portal de su edificio por un hombre “bien vestido”que tras darle un golpe la habría introducido en el inmueble.

Una vez allí, la víctima le habría manifestado que le daba todo el dinero que llevaba pero la respuesta de éste habría sido clara:No quería sus pertenencias, sino violarla. La estudiante intentó defenderse con un spray, que su asaltante habría logrado arrebatarle, y acto seguido habría comenzado una desigual lucha en la que el varón le habría quitado la ropa para agredirla sexualmente, quedando en cierto momento inconsciente la chica.

Según las fuentes consultadas por Diario de Almería, el agresor habría emprendido la huida por los alrededores de los jardines de Alcaldía, en el antiguo preventorio. Dado que en esa dirección se encuentran instaladas cámaras de seguridad en varios edificios, la descripción proporcionada por el testigo y los datos que haya podido facilitar sobre el prófugo la víctima, son de vital importancia para cotejar este retrato robot con las grabaciones de dichos dispositivos.

De forma oficial, desde la Comisaría de Almería se ha trasladado que tanto la chica como sus padres han asegurado que ésta no tiene pareja, “ni estable ni inestable”, si bien la Policía Nacional no ha cerrado aún esta posible vía o que pueda tratarse de un caso de violencia de género. De hecho, según ha podido saber este diario, la Policía Nacional se habría llevado supuestamente el teléfono móvil de la víctima para estudiarlo.

Además, desde el Cuerpo Nacional de Policía han apuntado que aún se está a la espera del informe forense que certifique a ciencia cierta si se produjo una agresión sexual y en qué términos. Lo que sí se ha descartado es que el móvil del agresor fuese el robo, dado que la víctima ha dicho a este cuerpo que no ha echado en falta ninguno de los objetos y pertenencias que llevaba encima en ese momento, lo que corrobora el relato realizado por otras fuentes consultadas.

Por otro lado, según ha concretado la Policía Nacional al ser interpelada sobre si la joven ha señalado si conocía a su agresor, ésta ha indicado que “la abordó por detrás y no pudo ver nada”, aunque los agentes esperan poder profundizar en la descripción que pueda realizar sobre lo ocurrido a lo largo de la agresión.

La víctima fue trasladada en ambulancia por la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES) 061 al Hospital Universitario Torrecárdenas de Almería, tras lo que el personal sanitario comunicó a la Policía Nacional que presentaba golpes por todo el cuerpo y la cara, así como que sí que podría haber sido objeto de una agresión sexual, aún pendiente de confirmar por el informe forense.

Mientras, la búsqueda continúa y, afortunadamente, la joven, que presenta hematomas por toda su anatomía, un coágulo de sangre en la cabeza y ha sufrido la fractura de su tabique nasal, se encuentra fuera de peligro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios