Bienestar animal

El Ayuntamiento pone a salvo la colonia de gatos del Club de Mar

  • Compromiso municipal de buscar una “solución ética” y sin sacrificio de los animales, de no multar a las cuidadoras e instaurar en Almería el CER

Uno de los gatos de la colonia del Club de Mar posa en el murete del paseo marítimo. Uno de los gatos de la colonia del Club de Mar posa en el murete del paseo marítimo.

Uno de los gatos de la colonia del Club de Mar posa en el murete del paseo marítimo.

Comentarios 1

Los días contados, con el sacrificio al acecho, del medio centenar de gatos que componen la popular colonia del Puerto acaban. El Ayuntamiento de Almería se ha comprometido con las protectoras de animales, que han defendido con uñas durante estas dos últimas semanas la supervivencia de estos felinos, a ponerlos a salvo, mediante una “solución ética” que no sea acabar en el Centro Municipal Zoosanitario. El Consistorio va a intentar, además, que estos gatos puedan continuar viviendo en el entorno del paseo marítimo.

Es uno de los acuerdos que en la mañana de ayer cerraban la portavoz del equipo de gobierno en funciones, María Vázquez, el concejal de Servicios Municipales con competencias en materia de limpieza, Juan José Alonso, y el que fuera el anterior edil de Consumo y responsable de las políticas relacionadas con el bienestar animal, Carlos Sánchez, y las representantes de la Federación Animalista de Almería (Animali), la Plataforma Seven Lives y cuidadoras de esta colonia en cuestión. 

Según ha trasladado la portavoz municipal, el Ayuntamiento va a solicitar al Club de Mar el proyecto de construcción de la pista de pádel en el solar, propiedad en última instancia de la Autoridad Portuaria, que ocupan los gatos. La intención es supervisar la actuación proyectada al objeto de poder compaginar la nueva actividad deportiva prevista con la continuidad de la colonia.

De ser inviable esta cohabitación por falta de espacio, el Ayuntamiento ha garantizado a las protectoras la reubicación de la colonia en su totalidad a un lugar adecuado y bajo las condiciones que el traslado de los ferales requieren para que el mismo sea efectivo. Y “bajo la supervisión de un veterinario experto” en estos proceso, añaden las protectoras.

El Ayuntamiento ha garantizado también que no sancionará a las cuidadoras por darles de comer, después de que el bando de playas de esta temporada recoja la prohibición de la ordenanza municipal de la limpieza de prohibir dejar comida a los gatos de los paseos marítimos y espigones.

Pendiente el futuro de la colonia de concreciones a determinar en próximas reuniones, el conflicto de los felinos del Puerto, que ha encontrado un gran respaldo social –hay recogidas más de 65.000 firmas a través de la plataforma change.org–, ha servido para mucho más. El Ayuntamiento y las protectoras de animales han limado asperezas enquistadas y marcado una hoja de ruta para la “implantación inmediata del método CER”, (captura, esterilización y retorno), con dotación presupuestaria, que permita legalizar colonias existentes en el término municipal y respaldar, con el oportuno carnet de cuidagatos, o documento acreditativo, la capacidad legal de atender a los gatos silvestres.

Se retomará para ello el borrador inicial de la nueva ordenanza de tenencia de animales, que sigue en el tintero y cuyas modificaciones abrieron una brecha entre el Consistorio y las protectoras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios