Lucha de la Policía Judicial contra el blanqueo con bitcoins

El gran golpe a los bitcoins de la droga

  • El sargento Francisco Blanco, que ha estado durante cinco años al frente del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidrogas (EDOA) de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Comandancia de Almería, ofrece las claves de esta actuación

Agentes de la Guardia Civil y la Agencia Tributaria cargan parte de la droga intervenida. Agentes de la Guardia Civil y la Agencia Tributaria cargan parte de la droga intervenida.

Agentes de la Guardia Civil y la Agencia Tributaria cargan parte de la droga intervenida.

La Deep Web forma parte de ese Internet que no aparece indexado en buscadores como Google, Yahoo o Bing. Ahí es donde se encontraban páginas web cuyo acceso estaba restringido a usuarios invitados previamente en las que era posible comprar más de un centena de tipos de nuevas sustancias psicoactivas (NPS) como cannabinoides sintéticos, depresivos, disociativos, estimulantes como anfetaminas o catinonas, nootrópicos, psicodélicos y opiáceos sintéticos.

En el marco de la operación DRYER, el día 7 de marzo se realizaron registros simultáneos en diversas localidades de Granada, Valencia, Madrid y Seitzersdorf (Austria), deteniendo a todos los integrantes de la organización delictiva responsables de estos mercados ilegales de drogas, compuesta por 8 personas de nacionalidad española, austriaca y francesa. Todo ello fruto de una investigación dirigida por el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidrogas (EDOA) de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Comandancia de Almería.

Tal fue su magnitud, que se contó con el apoyo del Equipo Contra el Crimen Organizado de Baleares de la UCO, Agencia Tributaria y Policía de Austria, con la coordinación de la Unidad Técnica de Policía Judicial de la Guardia Civil y Europol (Sustrans y Synergy), participando unidades de la DEA (EEUU) y ZKA de Alemania, así como la Agencia Española del Medicamento.

Los agentes responsables de la investigación durante uno de los registros practicados. Los agentes responsables de la investigación durante uno de los registros practicados.

Los agentes responsables de la investigación durante uno de los registros practicados.

Bloqueados más de 4,5 millones de euros en bitcoins

El sargento Francisco Blanco ha estado durante cinco años al frente del EDOA de Almería, aunque en la actualidad se encentran en el Grupo de Información, y desgrana ahora para Diario de Almería algunas de las principales claves de esta operación pionera en la que más de 4.500.000 euros en Bitcoins han sido bloqueados, la mayor intervención de criptomoneda de Europa.

Los detenidos podían realizar entre 70 y 100 envíos a todo el mundo a diario

“Estábamos desarrollando la operación ‘Korowai’, también centrada en NPS y con sede en Motril y nos mandaron información sobre este caso porque también tenía que ver con la provincia de Granada, por si tenía relación. No la tenía pero comenzamos la investigación”, explica Blanco. El detonante se produjo exactamente en 2015, cuando fue interceptado un paquete en Hof (Baviera) por parte de la policía alemana, que procedía de un apartado de correos de Ogijares (Granada).

En este caso, se pudo determinar que un austriaco, R.T., que ya había sido investigado en su país en 2011, había conocido a un español y le había ofrecido su “idea”de crear sociedades mercantiles con las que enmascarar la venta de NPS, por ejemplo de servicios administrativos, informáticos... “Con esa estructura, los pagos de las compras de NPSentraban en las sociedades. Al principio era posible adquirirlos con transferencias bancarias, plataformas de pago virtuales como Paypal, Payward o Payvision, y por último con Bitcoins. El Bitcoin les renta tanto que comenzaron a dar de baja esas sociedades y a operar todo a través de pagos virtuales. Desde Austria, R.T. dirigía las webs, aunque las IP no estaban en ese país, pero los ordenadores sí. Su socio en España también tenía un sofisticado sistema informático pero era el austriaco el que realizaba los movimientos, modificaba los precios, anunciaba que había vacaciones...”, subraya.

Para convertir esos beneficios en dinero efectivo, los investigados utilizaban el tradicional sistema de la “Hawala”, a través de distintos intermediarios con otras organizaciones criminales, llegando a hacer transacciones de hasta 700.000 euros, dinero que posteriormente era depositado en cajas fuertes de empresas especializadas. “Esos 700.000 euros los convierte el principal invstigado en España en euros por seguridad, como una especie de fondo de reserva para salir adelante. Su mujer era la otra persona que podía acceder a las cajas de seguridad que contrataban. Por elo demás, llevaban una vida normal, sin obstentar doches de lujo, con casas aparentemente normales por fuera...”, dice Blanco.

La organización contaba con un laboratorio en Ámsterdam, que servía de unidad productora de las NPS, elaborada con las materias primas que adquirían en China. Desde este laboratorio se diseñaban y producían las sustancias estupefacientes, derivadas posteriormente a otros dos laboratorios instalados en Alhendín (Granada) y La Pobla de Vallbona (Valencia), que estaban directamente gestionados por la organización y en los que se llevaba a cabo el tratamiento final al producto, envasado y distribución al consumidor final.

“El paquete salía al día siguiente o dos días después de recibir el ingreso”, apunta el sargento. Cada día se podían realizar entre 70 y 100 envíos, por lo que la Guardia Civil calcula que desde 2012, aproximadamente podrían haber obtenido hasta 40 millones de euros. En la fase de explotación de la operación ‘Dryer’ se embargaron numerosas cuentas bancarias con un valor aproximado de 2.000.000 euros, tres propiedades inmobiliarias con un valor cercano al millón de euros, 10 vehículos de alta gama y se han intervinieros más de 650.000 euros en efectivo.

“El Bitcoin trabaja con un sistema blockchain, paquetes en los que se recepcionan toda la información de las transferencias realizadas por el wallet o monedero. Es como una base de datos que permite una trazabilidad de todas las operaciones de ese monedero y permite evitar que un Bitcoin se venda dos veces. Otra cosa es que al ser un sistema no centralizado, que no depende de ninguna institución, sea más complejo seguirlo porque las plataformas no tienen ese amparo judicial, aunque algunas nos respondieron”, señala Blanco.

Para llegar a intervenir, fueron precisos numerosos contactos con el Grupo de Delitos Telemáticos de la UCO, la Fiscalía... Y a desarrollar un método nunca antes utilizado para poder intervenir los Bitcoins. “Una persona puede tener varios monederos blockchain, que pueden ser multifirma porque sean de varios titulares. Acordamos que para tener las mayorías garantías legales para evitar una nulidad en un futuro juicio era preciso crear nuestros propios monederos. Una vez se accedió a los de los investigados, se transfirieron los Bitcoins al wallet de la Guardia Civil, cuya clave se puso en sobre cerrado a disposición del juzgado para asegurar el valor real de la criptomoneda y que tuviera el valor de ese momento ante las posible fluctuaciones”, incide.

Complicaciones añadidas fueron el que los clientes sólo podían llegar a estas webs con una invitación con el código de usuario, operando en la Deep Web con navegadores como TOR. “Ha sido la operación más complicada, en la que más nos hemos tenido que partir los cuernos y la que más satisfacción nos ha producido. No sólo por ser pionera en lo que se refiere a los Bitcoins, sino porque ha sido la mayor intervención de LSD a nivel europeo. La cartera que tenían era enorme, exagerada. Había foros en la Darknet en las que se hablaba del cierre de estas webs, tuvo una repercusión grandísima en este mercado”, concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios