Diario de los Libros

La lectura, como consuelo en tiempos del Coronavirus

  • En nuestra biblioteca, apoyada por las numerosas iniciativas surgidas, se encuentra uno de los remedios más eficaces para paliar los efectos del coronavirus.

Diario de los Libros con Rosa Montero Diario de los Libros con Rosa Montero

Diario de los Libros con Rosa Montero / Rafael González (Almería)

En estos días de confinamiento forzoso a causa del coronavirus, me ha parecido adecuado, hacer más llevaderos estos tristes días, el realizar una recopilación de novelas que me han llamado la atención, para intentar incitar a buscar el género o la lectura más adecuado a cada uno. La idea surgió de mi hija, una gran lectora, que me recordó la trama de uno de sus libros de su juventud, "Los narradores cautivos" donde unos asistentes a un congreso internacional de literatura son secuestrados por un grupo fundamentalista y para entretenerse cuentan historias basadas en la literatura universal. En definitiva una nueva versión del “Decamerón” adaptada hacia la lectura de los más jóvenes. En esa línea recopilatoria, Santiago Posteguillo hace unos años publicó "La sangre de los libros", donde la pasión por la lectura nos hace transitar por decenas de lugares comunes de la literatura. Paralelamente han surgido múltiples iniciativas para animar y potenciar la lectura desde casa. De todas ellas destacaría la del Grupo Planeta #YoMeQuedoEnCasa, con la libre disposición de autores tan importantes como Ruiz Zafón o Dan Brown, ofreciendo también una agenda literaria de actividades para seguirlas por internet.

 

Estos días han surgido múltiples iniciativas para animar y potenciar la lectura desde casa

Pero, volviendo a nuestro propósito inicial: ¿Cómo seleccionar una docena de libros de nuestra biblioteca? ¿Qué criterio seguir? Al final decidí revisar mis estanterías y entresacar aquellos libros cuyos lomos, a semejanza de las bibliotecas mágicas, parecieran que estuvieran diciéndome: "A mí, a mí, cógeme a mí". Ante las múltiples y apremiantes llamadas, y después de pasar la mano de forma cariñosa por cada uno de los lomos (por la siempre injusta y arbitraria decisión) me atreví a ir tomando uno a uno a los elegidos, con la única restricción de haberlos leído en los últimos cuatro años y estar escritos por autores españoles (por eso de fomentar lo patrio). De los casi cien libros que entraron en el primer corte había que seguir eliminando autores en una tarea que seguía siendo algo ingrata, ya que cada uno de ellos tenía su propia historia. Pero había que seguir discriminando a sabiendas de que cometería muchos sacrilegios literarios. Y así fue constituyéndose una lista que no sigue ningún orden ni criterio salvo que el autor hubiera conseguido hacer vibrar mis sentimientos.

 

Ildefonso Falcones Ildefonso Falcones

Ildefonso Falcones / D.A.

El primero de los títulos que anotaría sería cualquiera de los libros de Santiago Posteguillo, empezando por el libro que acabo de comprar, “Y Julia retó a los dioses” del que ya estoy ansioso por adentrarme en sus páginas. Otra obra que me despertó un gran interés fue “Intemperie”, de Jesús Carrasco, con una prosa muy cuidada y fuera de lo habitual. Carlos Aurensanz con ”El médico del califa” consiguió transportarme a la Almería del siglo X y Marcos Chicot con “El asesinato de Pitágoras” a la Grecia clásica. “Patria”, de Fernando Aramburu, fue sin duda, uno de los acontecimientos editoriales del año. En esta selección, no puedo dejar de citar uno de mis últimos descubrimientos, la prosa envolvente de Vanessa Montfort en “El sueño de la crisálida” o a mi querido Ildefonso Falcones con “El pintor de almas”, en la recreación de la Barcelona de principios del siglo XX.

 

Un thriller judicial en Jerez de la Frontera en el siglo XVIII fue una propuesta atrevida de Juan Pedro Cosano, con “El abogado de los pobres”, mientras que Luis Zueco creó una magnífica trilogía basada en la Albarracín del siglo XIII. No podemos dejar de citar y ponderar las aventuras de Falcó o Sidi, del siempre admirado Arturo Pérez Reverte. Eva García Sáenz de Urturi y Dolores Redondo con sus trilogías de “La Ciudad Blanca” y “El Baztán” consiguieron atrapar a miles de lectores entre sus páginas, al igual que las nuevas aventuras del subteniente Bevilacqua de Lorenzo Silva. Otros investigadores que se han hecho muy populares en estos años han sido Antonia Scott y Jon Gutiérrez en “Reina Roja” y “Loba Negra” de Juan Gómez-Jurado o la mutante Bruna Husky, en “Los tiempos del odio” de Rosa Montero.

 

Vanessa Montfort Vanessa Montfort

Vanessa Montfort / D.A.

Otras muchas novelas nos ofrecerían inacabales horas de lecturas, siendo misión imposible abarcar más títulos y autores en este limitado espacio. Aún así, aunque sea de soslayo, me gustaría citar a Gonzalo Giner con “Las ventanas del cielo”, María Dueñas y “Las hijas del capitán”, Isabel San Sebastián con “La Peregrina”, Jorge Molist con “Canción de sangre y oro”, “El latido de la tierra” de Luz Gabás, “La cocinera de Castamar” de Fernando J. Múñez , “La sospecha de Sofía” de Paloma Sánchez Garnica o “Latin lovers” de Emilio del Río... porque todos han dejado un trocito de su alma en su escritura y e ingentes cantidades de mi ilusión en cada una de sus páginas leídas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios