Almería

Las lluvias dan vida a Bayárcal, Paterna del Río y sus castañares

  • Han impulsado la venta de manzanas y castañas y el número de alquileres de casas rurales en la zona · Con la humedad, el hongo que mata los castaños no ha rebrotado

Los últimos frentes nubosos que están descargando de manera continua lluvia en la provincia durante estas semanas se han convertido en los salvadores de los bosques de castaños que pueblan Paterna del Río y Bayárcal y que son un referente turístico y económico para ambos municipios. "Este pasado fin de semana el pueblo ha sido un hervidero de gente disfrutando de la fiesta de la castaña y muchos vecinos ha triplicado las ventas de manzanas doncella, almendras, nueces, castañas y membrillos", afirma el alcalde de Paterna del Río, José Asensio.

Y es que las precipitaciones son, por un lado, el mejor antídoto para combatir a la tinta del castaño, un hongo que en las dos últimas décadas se ha encargado de eliminar a un gran número de ejemplares de castaños de la zona haciendo peligrar de esta forma a uno de los principales sustentos económicos de la comarca, ubicada en las faldas del Parque Natural de Sierra Nevada.

El citado hongo provoca cuando se asienta en el castaño que éste termine secándose de forma irremediable. Hasta el momento la única forma de hacer frente a este beligerante hongo se encuentra en el mantenimiento por parte de la Junta de Andalucía de las acequias tradicionales que vertebran la zona y que en muchos casos, datan de época musulmana. Éstas permiten irrigar la humedad a los castaños fortaleciéndoles frente a la tinta del castaño.

En este sentido, Asensio señala que en los últimos meses no ha habido ninguna plaga de este tipo "lo que nos anima a pensar que poco a poco estamos erradicándola", añade.

Hay que recordar que estas filtraciones del agua transportada para el riego hace que se mantenga un elevado nivel de humedad del suelo que da lugar a un extraordinario verdor en todos los bordes de las acequias, permitiendo la presencia y desarrollo de caducifolios como es el caso del castaño.

Por esta razón, las lluvias que han adornado esta temporada invernal en la provincia están permitiendo humedecer también los terrenos sobre los que crecen esta especie vegetal, muy mimada por la administración autonómica.

Y por otro lado las lluvias han permitido despertar a dos pueblos que dependen en gran parte de los ingresos que deja el turismo a través de sus castañares. No en vano, el regidor de Paterna afirma "que aunque la crisis se nota, estos dos últimos fines de semana han venido muchos turistas. Han comprado muchos productos de los que dependen muchas familias, y también han llenado los bares y han apostado por el alquiler de casas rurales". Como siempre sucede en estos casos no siempre llueve al gusto de todos pero si hay euros de por medio la cosa mejora.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios