Almería

La misa de la ermita se trasladó al santuario

  • El obispo presidió en la iglesia de los Dominicos la ceremonia litúrgica que debía haberse celebrado en Torregarcía

Comentarios 0

Tras la suspensión de la romería, la junta de gobierno de la hermandad y su consiliario decidieron trasladar al santuario de la Patrona la celebración eucarística que debía tener lugar en la ermita de Torregarcía a las 12:00 horas. Con la presencia de numerosos fieles, el obispo de la Diócesis, Adolfo González Montes, presidió la Eucaristía concelebrada con el presidente del Cabildo Catedral, Arturo Gallego; el prior de los Dominicos, y otros sacerdotes. El alcalde de Almería, Luis Rogelio Rodríguez, asistió acompañado de un numeroso grupo de concejales del equipo de gobierno municipal.

Monseñor González Montes habló de la rememoración del bautismo de Cristo, que representa para todos entrar en la Iglesia y formar parte de Cristo. El prelado pidió a la Virgen del Mar "ser testigos de la redención en estos tiempos de dificultad".

La imagen de la Virgen del Mar, colocada a la izquierda del presbiterio, recibió las muestras de devoción de los fieles al finalizar la celebración litúrgica, cuando la lluvia había dejado de caer y el sol hacía su aparición entre las nubes.

Algunos almerienses se desplazaron a primeras horas de la mañana a la playa de Torregarcía para realizar los preparativos necesarios para pasar el día, teniendo que abandonar el lugar precipitadamente cuando comenzó a llover torrencialmente. Otras peregrinos como el hermano mayor de la cofradía de Pasión, Manuel Arqueros, y el presidente de la Junta de Personal de la Administración por CSIF, José Antonio Peña, iniciaron como cada año su marcha a pie desde la capital a las ocho de la mañana, teniendo que refugiarse en el barrio de Costacabana para regresar posteriormente.

El santuario de la Virgen del Mar permaneció abierto hasta la tarde para que los almerienses pudiesen visitar a su Patrona, que fue solemnemente despedida con la Salve en su honor al finalizar la misa que tuvo lugar a media tarde.

Desde que el 7 de enero de 1954 se celebrara la primera romería en honor de la Virgen del Mar, ésta ha sido la primera vez que se ha tenido que suspender. El hermano mayor, Elías García, manifestó a este diario que ya hubo un año en que la lluvia obligó a que la Virgen regresara al día siguiente, "pero ésta ha sido la primera vez en 55 años que no ha podido llegar hasta el lugar donde apareció, aunque lo hemos intentado".

La romería supone cada año un motivo de expresión de la devoción a la Virgen en una jornada de convivencia y fiesta para miles de almerienses celebrada a la orilla del mar, participando en la misma muchas personas que se desplazan desde distintos pueblos de la provincia. En los alrededores de la ermita se instalan numerosos chiringuitos y atracciones infantiles para los más pequeños, además de un mercadillo con todo tipo de objetos, enseres y ropa. Cada año tiene lugar un concurso de pesca y la actuación del grupo de coros y danza del Ayuntamiento de la ciudad.

La Virgen del Mar apareció en la playa de Torregarcía en la madrugada del 21 al 22 de diciembre de 1502, siendo encontrada en la orilla del mar por el vigía Andrés de Jaén. El historiador de la Patrona, José de Juan Oña, ha recogido la crónica en la que Peralta Valdivia relata lo sucedido unos días más tarde. "Los almerienses que el 1 de enero fueron a oír misa del alba a Santo Domingo quedaron encantados al contemplar la nueva imagen que el Prior Fray Juan de Baena y Padres Dominicos habían colocado en el nicho del altar mayor de su iglesia…".

Esta fecha marca el inicio del culto público a la Virgen del Mar en la iglesia del convento de la Orden de Predicadores. Años más tarde a este suceso, Andrés de Jaén, impresionado por todo ello y no pudiendo olvidarlo, abandonó el puesto de vigía y solicitó entrar de lego en el convento de Santo Domingo, donde acabó sus días a los pies de la Virgen del Mar y al servicio de la Comunidad Dominicana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios