Salud El 061 desmonta los falsos mitos acerca de la enfermedad del asma que dificultan su control

  • Un grupo de expertos de procesos respiratorios de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias ha elaborado un decálogo de viejas creencias en el marco del Día Mundial del Asma

Decálogo con falsos mitos acerca de la enfermedad del asma que dificultan su control.

Decálogo con falsos mitos acerca de la enfermedad del asma que dificultan su control. / D.A.

La Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES), de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, se une a la celebración del Día Mundial del Asma, que se conmemora hoy bajo el lema ‘Descubriendo conceptos erróneos del asma’, elaborando un decálogo de falsos mitos comúnmente aceptados por la población y que impiden que los pacientes puedan ser tratados de forma adecuada para conseguir una mejor calidad de vida.

El grupo de expertos de procesos respiratorios de EPES, con el objeto de promover el acceso a una información veraz tanto para los pacientes asmáticos como para sus familias, ha elaborado este documento que resulta vital ya que las falsas creencias acerca de esta enfermedad impiden que las personas con asma disfruten de un beneficio óptimo de los principales avances en el tratamiento de esta afección.

El decálogo aborda los conceptos erróneos más comunes sobre el asma (disponible en la web www.epes.es) y desmiente, entre otras cuestiones, la falsa creencia de que el asma sea una enfermedad de niños y que los fármacos para su tratamiento les impida el crecimiento.

Los expertos aclaran que, aunque los primeros síntomas aparezcan en la infancia, pueden manifestarse a cualquier edad, y que los niños que toman corticoides inhalados alcanzan la misma talla en comparación con los que no los usan.

El asma es una enfermedad que puede desencadenarse por varios factores como alérgenos, tabaco, estrés, frío, entre otros, provocando inflamación de los bronquios y las consiguientes crisis de ahogo, tos. Y esta es una enfermedad crónica, que no tiene actualmente cura.

Los síntomas se pueden controlar con tratamiento y remitir casi totalmente al llegar a la edad adulta, pero pueden volver a presentarse en cualquier momento. Y ante la disyuntiva sobre si se es asmático y/o alérgico, aunque van de la mano, son patologías distintas. Existen pacientes con asma sin alergia, aunque la mayoría de los pacientes asmáticos tienen alergia.

Estudios recientes que desmienten que los pacientes asmáticos presentan mayor riesgo de padecer COVID-19 grave

En cuanto a la medicación, salvo excepciones, el grupo de expertos de patologías respiratorias indica que los fármacos para el asma prescritos por el médico no generan adicción. Un uso frecuente de broncodilatadores puede indicar descompensación, por lo que en estos casos el 061 recomienda acudir a su médico. En esta línea, aconseja usar los medicamentos prescritos con regularidad como única manera de controlar la inflamación de las vías respiratorias, aunque a veces ha de complementarse con medicación de rescate, por lo que no es recomendable tomar los medicamentos sólo cuando hay una crisis.

Este tratamiento en las embarazadas debe mantenerse y no interrumpirse, dado que está comprobado que evita complicaciones para el bebé derivadas de las crisis de asma, recomendando siempre un control por su médico.

Es falso que la persona asmática no pueda hacer deporte de élite. Un paciente bien controlado y buen cumplidor de su tratamiento puede hacer deporte de primer nivel. Una baja tolerancia al ejercicio, apuntan los expertos, puede significar descompensación y es recomendable consultar con su médico.

Los pacientes asmáticos, aunque se crea lo contrario, pueden viajar llevando siempre la medicación prescrita por su médico, manteniendo buena cumplimentación y teniendo en cuenta posibles desencadenantes ambientales.

Y en relación al COVID-19, el grupo de profesionales sanitarios del 061 que han desarrollado este trabajo destaca que, a pesar de existir controversia en este punto, hay estudios recientes que desmienten que los pacientes asmáticos presentan mayor riesgo de padecer COVID-19 grave.

Más de 1.200 personas se benefician del Programa Aire

El programa ‘Aire’, puesto en marcha por la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias 061 y el Plan Andaluz de Urgencias y Emergencias para procurar una asistencia ágil y rápida a las personas con asma grave o que hayan padecido un shock anafiláctico agudo que necesiten atención urgente, registra en la actualidad un total de 1.267 pacientes.

El programa ‘Aire’, desarrollado en colaboración con asociaciones de pacientes y sociedades científicas, es de inscripción voluntaria y gratuita, y está dirigido a todas aquellas personas asmáticas que hayan requerido ingresar en las unidades de cuidados intensivos o que hayan sido hospitalizadas por asma grave, al menos una vez en el año anterior; a personas asmáticas que hayan sufrido infarto cardiaco o angina de pecho, arritmias, sean alérgicas y obesas; a los menores de 5 años que hayan padecido bronquiolitis, así como a las personas con anafilaxia (alergia muy grave) por picaduras, ingesta de alimentos u otras sustancias que hayan precisado ingreso hospitalario.

Los pacientes que deseen beneficiarse de esta iniciativa pueden acceder a toda la información sobre el programa a través de la app Salud Responde o desde la página web de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (http://www.epes.es/?estaticos=programa-aire).

A lo largo del 2020, los pacientes inscritos en este programa han solicitado asistencia sanitaria a los centros coordinadores de urgencias y emergencias en 181 ocasiones, resolviéndose a través de consejos sanitarios el 37,5% de las peticiones de asistencia sin necesidad desplazamientos a centros sanitarios y requiriendo la intervención de los servicios de urgencias y emergencias del sistema sanitario público de Andalucía en un 39,2% de los casos.

Consejos ante una crisis de ahogo

El asma es una enfermedad inflamatoria del aparato respiratorio que provoca dificultad en la respiración (disnea). Se trata de un trastorno inflamatorio crónico de las vías respiratorias. En personas sensibles, esta inflamación causa episodios recurrentes de sibilancias o ‘pitos’, falta de aire, presión en el pecho y tos.

Ante una crisis de ahogo, el 061 aconseja intentar relajarse, apartarse de inmediato de la causa que está provocando la situación y si hay humo u olores en el ambiente, abrir una ventana. En el caso de que la persona esté sola, debe solicitar ayuda y en una posición cómoda y situación cómoda respirar profundamente y usar la medicación que su médico le haya indicado.

Si mejora, debe estar en reposo una hora. Si la sensación de ahogo se mantiene tras pasados 15 o 20 minutos, es recomendable volver a usar el broncodilator y avisar al 061, desde donde se le darán los consejos a seguir mientras llega la ayuda.

En el caso de lo que padezca sea una reacción alérgica muy grave, un episodio de anafilaxia, se recomienda aplicar inmediatamente un autoinyector de adrenalina, en la cara externa del muslo con la dosis indicada por su médico y llamar al 061. Mientras llega la asistencia, es recomendable permanecer tumbado y si pasados 5 minutos no hay mejora, se debe administrar una nueva dosis de adrenalina siempre que esté indicado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios