mari luz martínez seijo y odón elorza. diputados del psoe, plataforma alternativa

"Las plataformas han salvado al partido y han devuelto el orgullo a la militancia"

  • Dos de los diputados díscolos entienden que "la democracia interna ha fallado en el PSOE" y cargan contra las "irregularidades" de la gestora.

  • Temen la pinza de Susana Díaz-Patxi López.

Mari Luz Martínez Seijo y Odón Elorza, diputados del PSOE, plataforma alternativa. Mari Luz Martínez Seijo y Odón Elorza, diputados del PSOE, plataforma alternativa.

Mari Luz Martínez Seijo y Odón Elorza, diputados del PSOE, plataforma alternativa. / Rafael González

DOS de los diputados del PSOE que mantuvieron el "no" a la investidura de Rajoy, el rebelde Odón Elorza (San Sebastián, 1955) y la incombustible Mari Luz Martínez Seijo (Valladolid, 1968) acudieron el jueves a Almería convocados por la plataforma en favor de Pedro Sánchez junto al filósofo José Antonio Pérez Tapias. Llevan semanas de ruta por los pueblos de España, desbordados ante el creciente número de peticiones de agrupaciones y bases indignadas con la gestora y el rumbo que le ha imprimido al partido, emitiendo un mensaje rebeldía democrática y reconstrucción del socialismo junto a otros diputados díscolos como José Luis Ábalos y Zaida Cantera. Nada mejor que la tierra que enamoró a Jhon Lennon, uno de los artistas de cabecera del que fuera veinte años alcalde de San Sebastián, para predicar utopías.

-Planteaba hace unos meses que la situación del PSOE es agónica. Es el diagnóstico. ¿Tiene receta?-Odón Elorza. Hay que hacer un esfuerzo real para reconectar primero con una militancia que se siente herida por lo acontecido en octubre y después para reconectar con la sociedad española. Con los sectores que están sufriendo las consecuencias de la crisis y que ven ante su futuro un montón de incertidumbres vitales. No sé si es una receta, porque no hay una pócima milagrosa, pero hemos hecho el esfuerzo obligado el equipo de Pedro Sánchez, que somos un movimiento plural, diverso que convergemos y coincidimos con sus planteamientos y coherencia, de presentar un proyecto político de transformación del PSOE como una fuerza socialdemócrata real, no ficticia. Es un proyecto abierto a las aportaciones, de la candidatura de Pedro Sánchez pero que no busca rivalizar con las ponencia de la gestora de cara al Congreso. Ésta es nuestra receta para reencontrarnos con nosotros mismos y que la ciudadanía nos reconozca como lo que somos y nunca hubiéramos dejado de ser. - Decía Saramago hace unos años que en estos tiempos la democratica estaba condicionada, amputada y secuestrada. Escuchando sus críticas a la gestora parecen indicar que ocurre en el PSOE...

Mari Luz Martínez Seijo. Relativamente, porque somos un partido que está absolutamente identificado con la democracia, pero no es algo que se tenga que asumir por el hecho de existir, sino que hay que ejercitarla, trabajarla y mejorarla cada día. Los comportamientos democráticos se tienen que visualizar en este partido que siempre ha presumido de esos principios y son los cuadros internos los que tienen que dar ejemplo. La democracia exige nuevos mecanismos de participación y en estos últimos tiempos una parte de la militancia no la ha ejercitado en su sentido más estricto. Se demanda una participación más efectiva, sin ninguna traba, sin ningún miedo y los cuadros del partido han sido excesivamente duros y no han permitido que los militantes se hayan manifestado de una manera tan libre como sería deseable. Los últimos comités han sido el momento clave de rebelión de una militancia que ha demandado una nueva forma de participar en el partido mucho más plural y democrática. Ha llegado el momento de recuperar el partido para los militantes y para la sociedad porque se lo debemos a ellos y a nosotros. ¿Por qué deciden participar en esta cruzada por un nuevo PSOE?

O. E. Precisamente porque soy socialista soy radicalmente democrático y la democracia interna en el PSOE ha fallado. Y eso ha provocado, aparte de ambiciones personales y luchas de poder, esta crisis y fractura del partido. El pulso de la democracia se paró en octubre y caímos en una situación de anormalidad democrática que no va a revivir de verdad hasta que se celebren unas primarias y un congreso. Estamos aquí por eso y porque queremos que la identidad del PSOE se recupere para que nosotros mismos nos reconozcamos como socialistas y para que la ciudadanía, los que nos han votado y los que no, nos reconozcan como socialistas. Y hoy no somos reconocibles. Hemos cometido graves errores. No supimos encabeza el liderazgo de la oposición frente a la corrupción del PP en el periodo 2011-2013 y eso nos ha llevado a esta situación de pérdida de credibilidad y retroceso electoral. Y nuestros errores han permitido que el PP conciba el poder como un espacio de impunidad en su ejercicio descarado de la corrupción. Tenemos que preguntarle a los socialistas en qué medida no hemos sabido cortar eso. En primer lugar siendo Gobierno que no supimos prevenir y atacar la corrupción con la legislación y tampoco desde la oposición con Rubalcaba al frente. 

- Un militante del PSOE almeriense presentó una querella contra la gestora al entender que incumple los estatutos. ¿Consideran que no fue legal la acción de la gestora?

M. L. M. S. Desde el punto de vista de que los estatutos no contemplan una gestora federal está prácticamente dicho todo. Y de ahí la ruptura y el alejamiento entre los cargos y la militancia. El culmen fue el famoso día del comité federal. He hablado con muchas personas de las agrupaciones de todo el país y todos coinciden en que cuando se hizo dimitir a un secretario general elegido directamente por la militancia fue un golpe al corazón del partido y a la democracia interna. Y ha sido como un revulsivo que ha hecho despertar al conjunto de la militancia. Se ha forzado a dimitir al secretario general sin haber contado con una nueva elección y después nos encontramos con un comité federal mermado en número que elige a una gestora a dedo que se otorga competencias que no aparece por ningún sitio en los estatutos. Todo ha sido irregular. Es lógico que los militantes estén enfadados y quieran un cambio importante del funcionamiento del partido e incluso que acudan a los tribunales. 

De dar el paso hacia adelante y conseguir el respaldo de la militancia Susana Díaz, ¿mantendrían sus escaños y cargos en el PSOE?

O. E. Sin ningún género de dudas. El socialismo puede pasar por distintos momentos y avatares, como ha ocurrido a lo largo de su historia, y no vamos a renunciar a defender sus principios nunca. Y el que está aportando coherencia y poniendo sobre la mesa la recuperación de estos valores es Pedro Sánchez. No concibo que el futuro del PSOE en España pueda ser liderado por alguien que no haya sido claro, coherente y rotundo a la hora de votar la investidura de Rajoy. El PSOE no tiene futuro, no va a recuperar su credibilidad y no va a recuperar a sus votantes que están en la abstención o en Podemos sin un dirigente que esté realmente limpio y que haya dicho no a un Gobierno que hoy -jueves- vuelve a ser actualidad por la corrupción porque somos perfectamente conscientes de que se han estado financiando con el 3% de empresas en base a adjudicaciones de obras. Y eso no lo pueden olvidar los ciudadanos. Y nosotros, Luz y yo, hemos votado que no a ese individuo, al señor Rajoy. Y en sistema neoliberal que cada vez agudiza más las desigualdades y las situaciones de pobreza, me preocupa realmente como socialista que para recuperar al PSOE podamos enfrentarnos dentro de unas semanas a una pinza entre Susana Díaz y Patxi López sobre Pedro Sánchez. 

¿Qué le parece la propuesta de Patxi López de que no compatibilizar secretaría general y cargos?

- M. L. M. S. La situación del PSOE en estos momentos requiere una dedicación absoluta. Para ejercer una labor pública adecuadamente hay que dedicarle todo el tiempo y empeño y eso es incompatible a hacerlo en la dirección del partido. 

O. E. Conociendo como fueron los acontecimientos en Euskadi hay que decir que Patxi López no fue coherente porque allí nunca se planteó siendo lehendakari no ser secretario general del PSOE. Ser secretario general de un partido con tantas heridas por curar requiere una dedicación intensiva y exclusiva. Este PSOE no se puede permitir a una persona que no esté muy centrada porque es presidenta de un gobierno tan importante como el de Andalucía, si además le añades que pueda ser senadora.

- M. L. M. S. Este PSOE se merece mucho más, se merece todo. 

Planteaba hace ya un tiempo que Podemos es un espejo en que el mirarse y ver los errores del PSOE. ¿Siguen siéndolo aún?

O. E.Considero que tenemos que mirar a Podemos como una fuerza que surge después del 15M como consecuencia de un estallido social provocado por la crisis económica, de las instituciones y porque aflora la corrupción de una manera bestial en España. Y ahí el PSOE no reaccionó a tiempo. El congreso de Sevilla en febrero de 2012 fue un gran error porque no abordó un proceso de regeneración y de lucha contra la corrupción. Se perdió la oportunidad porque nos metimos en una batalla entre Rubalcaba y Chacón y de aquel congreso no salió un partido preparado para liderar la oposición, combatir la corrupción y plantear un relato nuevo del socialismo. Nuestros errores y limitaciones generaron un espacio para que creciera Podemos. Nosotros no tenemos ningún complejo respecto a ellos, pero tenemos que reforzar nuestras señas de identidad, tradición histórica y capacidad como una fuerza de izquierda transformadora. No queremos ser un apéndice útil para la derecha, ni una socialdemocracia adaptada a los intereses del sistema ni a las conveniencias del poder establecido. 

M. L. M. S. Tenemos que volver a ser un partido autónomo en todos los sentidos y obedecer exclusivamente a nuestro proyecto político y a nuestra responsabilidad y compromisos con la ciudadanía. Y eso pasa por no estar atados ni de un lado ni de otro, una independencia que ha liderado Pedro Sánchez manteniendo esa libertad frente a las presiones externas y mediáticas manteniendo el "no" a Rajoy por su compromiso con los militantes. 

Evidencian la necesidad de reconstruir el relato del socialismo, ¿el de Pedro Sánchez irá mucho más a la izquierda que el del resto de los candidatos?

M. L. M. S. Nosotros queremos ser el referente de izquierdas de este país y no nos vamos a andar con tonterías de centro-izquierda ni izquierda-centro. Y lo vamos a hacer con un proyecto de una nueva socialdemocracia y abordando los retos que plantea la sociedad. Estamos reivindicando nuestros principios y nuestros orígenes, el PSOE ha sido siempre un partido de la izquierda y ahora tenemos que reencontranos con ella y no desviarnos de nuestro objetivo que es estar con los trabajadores. 

¿Cuáles son los mensajes que están recibiendo de la militancia?

O. E. Las plataformas socialistas han salvado la historia de este partido y le han devuelto el orgullo a la militancia, porque muchos se pensaron tras los acontencimientos de octubre que se iban del partido y rompían el carné porque perdían la esperanza. Las plataformas en muchos lugares de España, organizadas de una manera espontánea, han conseguido cosas muy importantes como que los militantes no se fueran y emprendieran una batalla de rebeldía democrática y pacífica. La parte de la militancia que acude a estos actos convocados fundamentalmente por las plataformas nos pide recuperar el orgullo y la dignidad de ser socialistas con un proyecto político para España y Europa. Quieren medidas en política económica y social que sean creíbles y sostenibles en el tiempo, una reforma fiscal, una búsqueda de la eficiencia en la administración y aprovechamiento de los recursos públicos y que acabemos con la evasión fiscal y la economía sumergida y que se reforme la legislación laboral para permitir un salario digno y no precario. En definitiva, que el socialismo tenga respuestas para los desafíos del siglo XXI para sacar entre todos este país adelante con un gran pacto de los agentes económicos y sociales. El PSOE debe abanderar un nuevo concepto del patriotismo, el de la solidaridad. Nadie como Pedro Sánchez puede liderar ese movimiento que tiene una mezcla de épica y de ética. 

El lleno hasta la bandera de la plataforma en Almería sorprendió tanto como la buena acogida de otros actos por Andalucía. ¿Cómo están de moral para la batalla?

- O. E. El equipo de Pedro Sánchez es bastante realista y no caemos en el triunfalismo por el hecho de que los actos a los que asistimos obtengan una gran asistencia o sean masivos. Es innegable que hemos conseguido desmontar en un mes aquella acusación de los sectores cercanos a Susana Díaz y a la gestora, pero también de Patxi López, que comentaban que Pedro Sánchez se había quedado sólo y volvía por una cuestión de puro personalismo sin proyecto. Hemos iniciado un camino de trabajo ciudad a ciudad y pueblo a pueblo buscando alianzas con la militancia. Nosotros no trabajamos por las alturas, no tenemos muchos apoyos de líderes con galones, generales y barones, pero es que la democracia es otra cosa. Un partido no puede funcionar en base a los acuerdos de las elites, las batallas democráticas no las ganan los generales ni las viejas guardias, aunque tengan el apoyo de la artillería mediática, las gana la infantería que es la militancia. Y la del PSOE se ha hecho insumisa, pacifista y roja. Y por eso creo que vamos a ganar. 

Perdieron sus portavocías tras el "no" a Rajoy. ¿Creen que puede existir cierto temor a represalias en el seno de las agrupaciones?

- M. L. M. S. Cuando uno defiende sus convicciones las represalias no te tienen que dar ningún miedo. A la política hay que entrar por principios, convicción y dedicación. El resto es accesorio. Hay que rendir cuentas ante la ciudadanía porque si somos cargos públicos Odón y yo es porque nos han elegido por los compromisos que hemos adquirido con ellos. Y ahora tenemos un contrato con la militancia que está por encima de represalias. Somos un equipo plural que representa la voz de Pedro Sánchez y vamos a transmitir un proyecto político. Y lo más importante es que cuando se vote se hará en una urna de manera secreta y con libertad. - O. E. Aspiramos a ser algo más que un equipo en torno a Pedro Sánchez. Aspiramos, y lo digo como donostiarra, a ser un gran orfeón dónde las voces no distorsionen, unacoral con la misma melodía para devolver el orgullo a la militancia y hagamos cómplices de esta aventura a una gran parte de la sociedad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios