Almería

Así nació la urbanización Playa Serena

  • Este fin de semana se cumplen 50 años de la aprobación del plan urbanístico para construirla. En 1972 se empezó a tramitar y en 1973 se urbanizó

Así nació la urbanización Playa Serena

Así nació la urbanización Playa Serena / D.A. (Almería)

El 13 de noviembre de 1971 fue un día histórico para Roquetas de Mar. Aunque medio siglo después casi nadie se acuerda, aquel sábado de otoño se celebró una reunión clave en el Gobierno Civil para aprobar el plan de ordenación urbanística que daría lugar a la magna urbanización “Playa Serena”, visitada por millones de europeos durante 50 años.

Fue el gobernador, Juan Mena de la Cruz, y los delegados provinciales Alfredo Orozco Buezo, Salvador Ruiz de Zuazu, Luis Fernández Llorente y Francisco Pérez Sánchez quienes tuvieron la visión futurista de que el proyecto presentado para convertir en un fabuloso lugar de viviendas y ocio sería una garantía de éxito para el municipio y el resto de la provincia. Semanas antes, el directivo de “Playa Serena” John E. Tann gestionó en el Ayuntamiento de Roquetas la pertinente solicitud para desarrollar el texto parcial, desarrollado por los arquitectos De Blas, Jaramillo y Orbe, que fue confirmado por el pleno municipal del 28 de abril de 1971. El plan se aprobó en el Gobierno Civil junto a otro de la sociedad “Los Cerrillos”, que permitía convertir cien hectáreas más en un residencial. Así nació “Playa Serena”: en un despacho de la calle Arapiles. Al año siguiente se empezó a tramitar el papeleo y en 1973 se urbanizó.

Durante 1972, los técnicos diseñaron la zona y elaboraron maquetas, documentos y planos destinados a la comercialización. En esa fase del proyecto, “Playa Serena” sonaba tanto en Madrid que Javier Carvajal, director general de ordenación del turismo, se desplazó expresamente a Roquetas el 14 de diciembre de 1973 para informarse de tan magna planificación. Por cierto, para sortear El Cañarete, el alto cargo y su séquito se desplazaron en un yate de recreo desde la capital hasta Roquetas, donde les esperó el alcalde, José Pomares Martínez (1914-1984).

Para celebrar el 50º aniversario, varias asociaciones han solicitado al Ayuntamiento de Roquetas que durante 2023 se organicen diferentes actividades conmemorativas

Mientras tanto, la promotora - “Grupo Velázquez S.A.” - aprovechó la buena fama que iba adquiriendo el complejo en construcción –alguna obra era de “Laing Ibérica”- para iniciar la campaña publicitaria en medios. Antes, el genial diseñador José María Cruz Novillo –autor de símbolos como los de Renfe o del PSOE- dibujó un maravilloso logo de “Playa Serena” de una especie de Neptuno bigotudo balanceándose con su tridente en las olas marinas. La imagen, potentísima, aún perdura. Es fácil encontrarla en el mobiliario urbano de la urbanización. Y fue con ella como llegaron los primeros anuncios en septiembre de 1974: “¿Qué hay detrás de este emblema”? sugería la promotora. Y ella misma contestaba: “dos kilómetros de playa, la mejor ciudad turística del Mediterráneo, 233 parcelas para chalets y un campo de golf de 18 hoyos”.

“Playa Serena” basaba su promoción, durante los últimos meses del franquismo, en esos argumentos tan sólidos. Los clientes interesados en las parcelas acudían para recibir información en la oficina del actual Paseo de Almería número 22 pero algunos madrileños iban directamente a los despachos de “Grupo Velázquez S.A.”, en la calle General Perón, 27. Así hicieron los directivos de distintas compañías hoteleras, interesados en construir en Roquetas; en “Playa Serena” abrió su sede social, en febrero de 1975, la sociedad “Chopasa” (Compañía Hotelera de Playas de Almería). Detrás de “Grupo Velázquez S.A.” estaban los bancos Pastor y Granada y la empresa emitía obligaciones convertibles, por lo que ese respaldo aportaba seguridad a los inversores.

Anuncio de Playa Serena en Alemania en los años setenta Anuncio de Playa Serena en Alemania en los años setenta

Anuncio de Playa Serena en Alemania en los años setenta / D.A. (Almería)

Playa Serena sonaba tanto en Madrid que un director general de turismo se desplazó a Almería, el 14 de diciembre de 1973, para ver qué construían los roqueteros

Y por fin llegó la ansiada apertura oficial del complejo. Después de una constante campaña de publicidad en medios provinciales y nacionales, el 19 de junio de 1975 se inauguró “Playa Serena” como “una novedad en el futuro turístico almeriense”. Para tal fin se desplazó el director general de turismo Jaime Chávarri Zapatero. Ya sumaba 200 hectáreas –de las que la mitad eran para zonas verdes, diseñadas por el ingeniero técnico forestal Gonzalo Cirugeda- y calles, con club náutico, piscinas, tres depuradoras, centro deportivo, 14 grupos de apartamentos, 233 chalets y 12 hoteles; el “Playasol”, con 540 plazas, fue uno de los primeros, que se unió al “Hotel Roquetas” de tres estrellas inaugurado el 3 de junio de 1972. Después se terminaron el “Hotel Alis” –cuya primera piedra se puso el 26 de mayo de 1973-, “Zoraida” y el “Sabinal” de la compañía “Coninca S.A.”

Chávarri Zapatero fue recibido por el presidente del “Grupo Velázquez” Charles Burdett y el consejero Jaime Martín, además de por un interminable séquito de trajeadas autoridades y sonrientes cargos provinciales. El alto cargo se sorprendió por los cien millones de pesetas de inversión en el campo de golf -que empezaría a construirse en abril de 1976 pero no tuvo luz hasta 1978- y el abultado número de viviendas, por lo que en su discurso se congratuló. Pero dejó caer una de las primeras pinceladas “ecologistas” de la historia del turismo provincial: “la belleza natural del paraje debe conservarse a toda costa”, sentenció.

Las extraordinarias expectativas para acoger turistas y residentes –se especulaba con 200.000 personas- llevaron, en 1975, a idear el proyecto para construir una plaza de toros junto a los hoteles que tuviera capacidad para seis mil personas y un circuito de motocross. Éste ya estaba operativo al año siguiente y el presidente de la federación, Manuel María Bértiz García, organizó algunas pruebas el día de San José –que entonces era festivo- en las que compitieron setenta pilotos de dieciocho provincias. Por su parte, José María Rosell con su agencia de viajes y alquiler de coches ya estaba instalado en Roquetas desde el principio, por lo que contribuyó a dinamizar el territorio.

Lógicamente, los arquitectos de la provincia vieron en la urbanización una posibilidad de negocio con el diseño de tantos chalets. Por eso, el 27 de marzo de 1976 Jaime Martí Pérez, director general de la entidad, y Javier Peña, presidente del gremio, organizaron una muestra con catorce propuestas destinadas a las viviendas unifamiliares de lujo. Casi todas aprovechaban al máximo el suelo y evocaban el antiguo estilo almeriense de las casas rurales. La intención era poner los dientes largos a quienes dudaban en invertir allí o en otros lugares como Retamar o Aguadulce. También algunos almerienses compraron parcelas para luego venderlas más caras y obtener un beneficio; en enero de 1973 ya se dio un caso con un terreno de 950 metros cuadrados que se ofreció por 275.000 pesetas. Y así empezaron los conjuntos residenciales; “Don Paco” fue uno de los primeros colgar el letrero de “se vende”. Un año antes ya se habían invertido 600 millones de pesetas y los primeros compradores fundaron la denominada “Asociación administrativa de propietarios”, una especie de comunidad de vecinos, pero a lo grande, cuya principal lucha en la entidad de conservación –disuelta en 1995- fue exigir la construcción de una red eléctrica potente que terminara con los constantes apagones.

Playa Serena se promocionó como “La costa virgen” o “El refugio soñado, con clima privilegiado”

La costa virgen”

Desde julio de 1977 la campaña publicitaria diseñada por la promotora acentuó las condiciones envidiables de Roquetas y “Playa Serena” se convirtió en “La costa virgen”. Se hablaba de “refugio soñado”, “clima privilegiado” … y en un marketing directo al inversor se le inducía así: “usted odia las aglomeraciones”, “a usted le gusta combinar el sol y la calma con la diversión”, “hemos reservado una inmensa superficie de dos millones de metros cuadrados para usted” …

Recreación de una Arqueta de Playa Serena con el 50 aniversario de la urbanización Recreación de una Arqueta de Playa Serena con el 50 aniversario de  la urbanización

Recreación de una Arqueta de Playa Serena con el 50 aniversario de la urbanización / D.A. (Almería)

A finales de los setenta “Playa Serena” llevó distintas acciones promocionales para captar compradores del resto de España; sus comerciales estuvieron en Motril, Bilbao o Madrid mientras que era habitual la presencia en Roquetas de periodistas alemanes y británicos para que reflejaran en sus medios las maravillas de nuestra tierra, aunque en realidad el campo de golf fue determinante como revulsivo de la urbanización.

En los años ochenta, la carga publicitaria se centraba en el sosiego y el descanso: “La mayor tranquilidad a dos minutos de cientos de tiendas y miles de posibilidades de pasarlo bien” decían los anuncios. Pero poco a poco la urbanización colindante de aquel edén costero se fue llenando de bares, restaurantes, discotecas y zonas de ocio nocturno: “Bolera Acapulco”, “Disco-bar Pression”, “Restaurante La Vela”, “Pub Acapulco”, “Disco Las Buganvillas”, “Discoteca Nipper” o “Disco club Simone” (que estaba en la décima planta del edificio).

“Playa Serena” era la calma y la “Urbanización de Roquetas”, la marcha. Precisamente el “Club Simone” –de la empresa “Allkauf”- alcanzó la categoría de mito entre los más ciudadanos pudientes por sus amplias connotaciones festivas. En octubre de 1974 ya estaba en explotación y se anunciaba como un lugar donde uno podía divertirse el sábado y descansar el día siguiente: “Baile, con invitación de champán, y para el domingo, desayuno, almuerzo y nuestras instalaciones de piscinas, con tumbonas a su disposición”.

Un Neptuno balanceándose con su tridente en las olas es el logotipo de Playa Serena. Fue creado por Cruz Novillo, autor de los mejores emblemas de España

Así nació y se desarrolló “Playa Serena”. Un lugar del que cualquier almeriense guarda algún recuerdo lúdico, vacacional o festivo y donde decenas de miles de alemanes y británicos descansaron, se tostaron al sol, se dieron un chapuzón y tomaron alguna que otra copa a la luz de la luna roquetera.

Por ello, para celebrar el próximo 50º aniversario, un nutrido grupo de propietarios integrados en varias asociaciones ha solicitado por escrito al Ayuntamiento de Roquetas que durante el año 2023 se organicen diferentes actividades conmemorativas. Para ello, proponen que distintos eventos de tipo cultural y deportivo se desarrollen a lo largo de los doce meses para festejar la efeméride y también para impulsar la promoción de la urbanización.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios