Sistema de Trazabilidad Inalámbrica Las nuevas tecnologías revolucionan los quirófanos de Torrecárdenas

  • Torrecárdenas implanta un sistema digital que permite conocer en tiempo real la localización del paciente, que optimiza los tiempos y mejora la información a familiares

Quirófanos del Hospital Torrecárdenas Quirófanos del Hospital Torrecárdenas

Quirófanos del Hospital Torrecárdenas / Javier Alonso

El Hospital Universitario Torrecárdenas ha implantado un sistema digital que permite conocer en tiempo real la localización del paciente quirúrgico. Se trata de un dispositivo ‘tag’ que se integra en las pulseras de identificación que se colocan a todos los pacientes intervenidos quirúrgicamente y que detecta automáticamente el lugar en que se encuentra a través de una serie de balizas ubicadas por todo el circuito quirúrgico, recogiendo su ubicación, el recorrido o los tiempos.

Profesionales del centro sanitario han destacado que su puesta en marcha mejora la información que se puede ofrecer a los familiares de los pacientes de cirugía, reduciendo su incertidumbre, y contribuyendo a la mejora de la seguridad del paciente. Otra ventaja es su impacto en la mejor gestión del proceso quirúrgico, facilitando otros datos que permiten optimizar los tiempos y la eficiencia del flujo de pacientes también a los profesionales.

En el bloque quirúrgico de Torrecárdenas ya se han instalado los sensores y los monitores y han detallado a los profesionales del centro el funcionamiento del nuevo sistema.

En el bloque quirúrgico de Torrecárdenas ya se han instalado los sensores y los monitores y han detallado a los profesionales del centro el funcionamiento del nuevo sistema. El Sistema de Trazabilidad Inalámbrica del Circuito Quirúrgico (STIQ) puesto en marcha en el hospital permite tener localizado al paciente en todo momento mediante una pulsera que se le facilita cuando llega al centro sanitario y un sistema de balizas distribuidas por el bloque quirúrgico. Incluye además un sistema de alertas que refleja necesidades especiales, como profilaxis antibiótica, alergias, etc.

Los beneficios son obvios: mejora la seguridad del paciente, ayuda a ordenar los traslados dentro del área quirúrgica, automatiza la medición de los tiempos en quirófano y optimiza toda la información, tanto para familiares como para los profesionales, proporcionando a estos últimos una imagen en tiempo real del funcionamiento global del bloque. Se pretende así que la cirugía sea más segura gracias al sistema de alertas; más efectiva, porque permite la gestión global del área quirúrgica, detecta deficiencias, integra los sistemas de información del bloque y optimiza los recursos; y, finalmente, también más afectiva, ya que mantiene a los familiares del paciente informados en tiempo real.

El primer paso, ya citado sobre estas líneas es la colocación de las pulseras con geolocalización. Esta pulsera permite saber en qué punto del circuito quirúrgico está en todo momento.

El primer paso, ya citado sobre estas líneas es la colocación de las pulseras con geolocalización. Esta pulsera permite saber en qué punto del circuito quirúrgico está en todo momento. Esta información, actualizada en tiempo real, está disponible tanto para los profesionales como para los familiares, de manera que estos puedan conocer a través de su teléfono móvil, en qué punto del proceso se encuentra el paciente. Una medida que sin duda va a reducir la ansiedad de los más allegados durante un proceso que en determinados casos puede llevar muchas horas.

Los datos actualizados serás asimismo claves para el personal sanitario que verán reducidas de forma considerable las llamadas internas que hasta el momento se realizan para comunicar, entre otros aspectos, que el paciente ya está preparado o que la intervención ha finalizado. Todo el proceso está automatizado, de manera que no depende de ninguna acción manual.

Sobre el nuevo sistema cabe destacar que mejora notablemente la gestión de los recursos y proporciona una visión global de cómo está funcionando el conjunto de los quirófanos. Si una de las salas de intervención va más lenta, y otra más rápida se pueden reubicar procedimientos a lo largo de la jornada. Cada procedimiento tiene un tiempo medio de duración que con esta medida se precisa y se ajusta más aún para mejorar el rendimiento de todo el bloque, en el que si los tiempos lo permiten, se aumentarán el número de intervenciones programadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios