Coronavirus Almería

La comunidad islámica de Almería inicia un Ramadán "solitario" y "en familia"

  • El día 25 marcará el inicio del ayuno, que durará hasta el próximo 24 de mayo

  • Este año estará marcado por la ausencia de rezos colectivos en las mezquitas

Imagen de archivo de la celebración del ramadán. Imagen de archivo de la celebración del ramadán.

Imagen de archivo de la celebración del ramadán.

Arranca el Ramadán, el mes sagrado para el islam, ha dejado estampas para el recuerdo en Almería como la de los últimos años en la explanada del Estadio de los Juegos del Mediterráneo donde cientos de personas se reúnen para la ruptura del ayuno (conocido como el Iftar). El confinamiento dictado por las autoridades impedirá cualquier reunión de este tipo. Los 100.000 fieles musulmanes de la provincia celebrarán por primera vez esta festividad sin salir de sus casas.

"Es el primer Ramadán que se vive así. Es el primero en la historia en estas condiciones. Sentimos pena porque es el mes del año donde todos los musulmanes en todo el mundo más socializan. Estás viendo a la gente de la comunidad todos los días en la mezquita. Rompes el ayuno, comes junto a todos en la mezquita. De repente, esto no está", explica Umar del Pozo, presidente de la Comunidad Islámica en España.

Para los musulmanes, "éste es un mes muy especial a todos los niveles". "No sólo se trata del hecho de cumplir con esa dificultad de no beber ni comer (el ayuno) desde que sale el sol hasta que se pone. Que ya es difícil de por sí. Surge una cualidad en el ser humano caritativa, la de ayudar al vecino, al necesitado. El mes del Ramadán es cuando ponemos más en práctica esta aptitud. Este año incluso más todavía dada la situación en la que muchísima gente se ve. Muchos viven al día o no han podido trabajar en un mes. Algunos no tiene nada que comer. Esta situación está generando una cadena de ayuda masiva", destaca Del Pozo, que cree que es "algo muy positivo". "No hablo sólo de solidaridad a nivel de los musulmanes, que es parte de su religión, sino a nivel de muchas personas. Cada musulmán en su zona intenta ayudar a vecinos con los que tratan que no son musulmanes. En España hay mucha gente necesitada. Están sucediendo cosas muy buenas", subraya.

Durante el Ramadán, los fieles aprovechan para estudiar, memorizar y aprender los significados del Corán y todo lo relacionado con el islam. "Este año es muy particular. Mucha gente por lo general no tiene tiempo para estas cosas porque trabaja. Algunos cogen vacaciones en el mes del Ramadán. La mayoría trabaja y tiene poco tiempo para estudiar el Corán y reflexionar. Este año, en cambio, algunos están teletrabajando, otros no van a tener la posibilidad. Muchos van a poder estar en casa estudiando y reflexionando. Cuando antes no tenían ese tiempo", recalca Del Pozo.

Rezos online y mensajes del imán en redes sociales

Este periodo normalmente acerca aún más a los fieles a su lugar de culto. ¿Las redes sociales permitirán llenar el vacío derivado del cierre de los templos? "Si habrá personas en comunidades que harán oraciones en una casa y las retransmitirán online. En el islam no está bien visto. Todo lo que sea de esa manera, artificial", reconoce el presidente de la Comunidad Islámica. 

El confinamiento impedirá oraciones muy propias del mes de ayuno. "Se trata de una oración colectiva de entre 40 minutos y hora y cuarto de duración que se hacía en la mezquita donde se recita, a lo largo del mes de ramadán, el Corán en su totalidad. Es una oración a la que va multitud de gente. Este año no se va a hacer. No es obligatorio. Cada uno hará lo que pueda", dice Del Pozo sobre esta plegaria adicional que se realiza en las mezquitas tras el fin del ayuno diario.

"Creer en dios te da una tranquilidad enorme"

El presidente de la Comunidad Islámica en España, dice, echará de menos comer harira, una suculenta y reparadora sopa con carne y verduras, junto a los suyos en la mezquita. "Es lo primero que te pide el cuerpo cuando rompes el ayuno. En la mezquita se hacen dos ollas grandes de sopa para 170 personas", cuenta Del Pozo, que aconseja ser "pacientes". "Toda persona que tiene fe y que cree en dios, y no me quiero remitir sólo a los musulmanes, sino también a los cristianos y a otras comunidades, sabe que cuando dios te da algo, y es un tiempo de dificultad, en el fondo siempre hay algo bueno. Lo aceptas. Creer en dios va en el corazón y te da una tranquilidad enorme. Te quita todo ese estrés, miedo e incertidumbre que esta situación genera", se sincera.

Al final de la conversación, Del Pozo desea "a todos los musulmanes de Granada que este Ramadán atípico, en confinamiento, sirva para acercarnos más a Dios y para valorar el gran regalo que es estar en comunidad". "Que Dios nos dé facilidad y un Ramadán bendecido y que recompense nuestro esfuerzo. Amin", se despide. Ramadan mubarak (Feliz Ramadán).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios