Desescalada Almería “Los rebrotes van a ser el pan nuestro de cada día, es solo un aviso”

  • El experto epidemiólogo Juan Gestal manifiesta que "deben servirnos para llamar la atención de toda la población en el sentido de que la pandemia no ha terminado y que debemos mantenernos en alerta”

Juan Gestal, experto epidemiólogo. Juan Gestal, experto epidemiólogo.

Juan Gestal, experto epidemiólogo.

Tendremos que aprender a convivir con el virus, al menos, hasta que la vacuna no sea una realidad. Y aunque los acontecimientos muestren un futuro cercano con ella, es imposible predecir una fecha segura. Juan Gestal, experto epidemiólogo a nivel nacional, ex decano de la Facultad de Medicina y Odontología de Santiago de Compostela (USC), catedrático de Medicina y Salud Pública y profesor emérito de la USC, entiende que es irremediable la existencia de rebrotes en el futuro próximo, pero plantea las medidas necesarias para no tener que dar pasos atrás.

–¿Nos habituaremos a los rebrotes hasta que haya vacuna o esto es algo pasajero?

–Sí, los frecuentes rebrotes van a ser el pan nuestro de cada día a lo largo del verano motivados por el aumento de la movilidad de la población, y favorecidos por el relajamiento de las normas de prevención. Los rebrotes deben servirnos para llamar la atención de toda la población en el sentido de que la pandemia no ha terminado y que debemos mantenernos en alerta y no bajar la guardia en las distancias de seguridad, el uso de mascarillas y la higiene de manos.

–¿De qué forma influirá la apertura de fronteras y viajes entre comunidades en la enfermedad?

–La llegada de personas procedentes de países con una situación epidemiológica peor que la nuestra conlleva el riesgo de que algunas puedan ser portadoras asintomáticas del virus y puedan ocasionar brotes. Los asintomáticos han tenido una importancia grande durante la onda pandémica, y ahora incluso más, pues la mitad de los casos se contagian durante la fase asintomática, lo que favorece la extensión subclínica de la infección y que cuando se detectan los primeros casos haya ya muchos infectados.

–Hay avances en cuanto a la vacuna, o eso dicen Universidades como la de Oxford, que planean tenerla para octubre, ¿lo cree posible?

–Van un poco justos de tiempo, aun fabricándola al mismo tiempo que se llevan a cabo los ensayos clínicos en humanos, lo que pretenden hacer. Realmente el incentivo económico es muy importante para las empresas fabricantes, y para todos nosotros una magnífica noticia, poder disponer de una vacuna en octubre, pero me parece muy precipitado, aun tratándose de una vacuna que utiliza un adenovirus como vector del antígeno S del SARS-CoV-2, lo que hace que su producción sea más fácil.

–Hay un nuevo estudio que asegura que pasar el virus solo genera anticuerpos por un espacio de dos meses, ¿qué opina al respecto?

–Los resultados de los distintos estudios que van apareciendo necesitan consolidarse. Todavía no sabemos cuál es la duración de los anticuerpos que genera la infección por este nuevo coronavirus, lo más esperable es que sea similar a la de otros coronavirus como los que ocasionan el catarro común y el SARS en los que se ha observado una duración de dos a tres años, pero todavía es pronto para saberlo con certeza.

–En breve millones de alumnos volverán a las aulas, sin vacuna, ¿sería adecuado? ¿Qué medidas se deberían establecer?

–La covid-19 afecta menos a los niños, y por lo que hoy sabemos, no juegan aquí el papel de difusores que tienen en la gripe, siendo ellos más bien contagiados por los adultos. A pesar de esto, existe temor a lo que pueda ocurrir cuando se reinicie el curso escolar en septiembre, y como la covid-19 es una enfermedad nueva hasta entonces no saldremos de dudas. Se ha recomendado establecer burbujas en los centros escolares con los menores de 10 años, y el uso de mascarilla y la distancia de seguridad a partir de esa edad. La actividad escolar no puede suspenderse hasta que se disponga de una vacuna, si hubiera que hacerlo se volvería a recurrir a la enseñanza a distancia, pero ese no debe ser el sistema educativo de elección.

–Echando la vista atrás, ya es posible hacer un balance de las cosas que ha hecho bien y mal el país frente la pandemia, ¿qué aspectos positivos y negativos destacaría?

–Uno aprende más cuando se equivoca y hemos como país hemos aprendido mucho, pues se han cometido muchos errores. El primero ha sido no haber hecho provisión de recursos cuando se conoció la amenaza pensando que nuestro SNS estaba bien preparado e iba a ser capaz de hacer frente a cualquier desafío. Hemos visto que no. Contamos con unos magníficos profesionales sanitarios, pero nuestro SNS no es lo que se nos decía y creíamos, ni mucho menos. Necesita un Libro Blanco y numerosas reformas dotándole convenientemente de recursos humanos y materiales. La Salud Pública necesita con urgencia modernizarse, desarrollarse y dotarse convenientemente para tener capacidad de llevar a cabo adecuadamente la vigilancia epidemiológica. Es la cenicienta de nuestro SNS, con una estructura anterior a la Ley General de Sanidad de 1986, alejada de los servicios asistenciales y con apenas recursos humanos. Tiene que integrarse con la asistencia sanitaria en las áreas de salud, aprovechando como base y desarrollando la actual estructura de los servicios de medicina preventiva hospitalarios, estableciendo una estrecha conexión son los servicios de atención primaria. También hay que hacer una reflexión sobre en qué aspectos debemos de ser autosuficientes como país (EPI, respiradores, medicamentos, vacunas, …) y potenciar la investigación.

–Lamentablemente, apenas se ha trabajado duramente para buscar focos de contagio...

–Se tardó en poner en marcha los “rastreadores”, lo que debería haberse hecho cuando se alcanzó la acmé de casos, y aunque se han hecho test debieran haberse hecho muchos más. Esto hubiera permitido detectar a muchos más asintomáticos. Al final del estado de alarma hemos visto como se aceleraron las fases y algunas comunidades pasaron a la llamada “nueva normalidad” sin estar el tiempo suficiente en la fase 3. De repente entró una gran prisa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios